Ya nos queda muy poco para despedir el doble Año Santo... habrá que ir a Compostela

Se marcha este mes de Noviembre, y con el ya casi se marcha el cuarto trimestre del segundo Año Santo consecutivo, otorgado por el Papa a Compostela como gracia excepcional, teniendo en cuenta la enorme desgracia de la peste del Covid y lo que iba a impactar en la celebración, si esta se ciñese solo al 2021 como en origen estaba previsto.

Estamos terminando, pues, con el segundo Año Santo, del excepcional bienio 2021-2022. 

Con todo, en este 2022, con tres dosis de vacuna encima -y no pocos con otra cuarta- fueron llegando a Santiago muchísimos más peregrinos y turistas de los habidos en el 2021. De manera que no será el éxito aplastante que se ansiaba, pero al menos las cosas han ido bien con el Xacobeo 21-22... si bien la otra peste, la Guerra y la Crisis, también se hizo notar lo suyo, en un recorte del número de turistas, pues muchas economías no estaban para muchos trotes...

Aún así, viendo hacia atrás, fuera del éxito del 2022, en el 2021, para lo mal que pintaron las cosas, especialmente en el primer semestre, aún hubo en Compostela un cierto ambientillo. Especialmente a la salida del verano, o en el gran puente de El Pilar, que envió a Santiago a miles de peregrinos y visitantes (como acreditan las fotos de este reportaje gráfico que sigue, hecho en las calles compostelanas por Araújo Maceira y que ilustran este casi adiós al excepcional Año Santo 21-22).

Se nos va un nuevo año jubilar, el segundo del famoso bienio 21-22. Y ya solo nos queda poco más de un mes por delante de Año Santo. Dentro de Galicia, para los foráneos del territorio galaico, si aún no acudieron a cumplir con el rito, habrá un punto de destino durante el mes de diciembre para muchos miles y miles de gentes rezagadas, no solo españoles, también de otras partes del Mundo. Es Santiago de Compostela... indudablemente, la catedral, la tumba de Santiago Apóstol, el Año Santo, las incesantes peregrinaciones. 

A medida que el año se va... será más que palpable la invasión de los foráneos que lo dejaron para el final. De todas partes de España y numerosísimos extranjeros, de muy diferentes países; mayoría, eso sí, de hermanos portugueses, a los que -no obstante- no deberíamos de contabilizar como extranjeros... a decir verdad.

Santiago, su casco antíguo, será así, en el mes final del año 2022, una explosión de numerosísimas gentes de todas las edades, aspectos, procedencias, idiomas... Peregrinaciones de todo tipo y procedencia, la cita final en plena plaza del Obradoiro, con la catedral de fondo, para transmitir a los suyos lo de que "hemos llegado muy enocionados y a punto estamos de entrar a abrazar al Apóstol Santiago"...

Peregrinos de todas las edades, de esos que se mortifican haciendo uno de los múltiples caminos de Santiago... a pie, o en bicicleta... miles y miles llegarán aún semana a semana a Compostela hasta que, otra vez, se cierre la puerta santa. 

Como si no hubiese pandemia ya -que aún la hay-... el turismo que ocasionalmente ya volvió con fuerza en los puentes de la recta final del 2021, se hizo mucho más presente a lo largo y ancho de este 2022. Y Santiago, su Año Santo 2022, lo ha acusado y para bien. 

La plaza del Obradoiro es el punto de encuentro, de concentración de todos los turistas. Y ahora más que nunca, porque la limpieza, mejora, reconstrucción de todas las fechadas y elementos ornamentales de la catedral es un hecho... y se ve una catedral única, como no recordábamos ni los más viejos del lugar... es un aspecto sensacional, grandioso, impactante, maravilloso, formidable... esos calificativos salieron ya de las bocas de esos muchos miles y miles de turistas que fueron llegando al destino compostelano.

Tal y como recoge el reportaje gràfico de ARAÚJO MACEIRA, se van a suceder en Compostela, en las semanas finales de Diciembre, muchos momentos como los que recogen las fotos. Es el testimonio visual de una sinfonía de gentes, procedencias dispares, vestimentas de todo tipo, protagonismos en no pocos casos excéntricos, manifestaciones de alegría y júbilo en muchos de ellos por haber culminado el camino; en otros por compartir -simplemente- un viaje -en coche, tren o autobús- de cientos de kilómetros, con amigas y amigos para aprovechar cualquier ocasión disponible "para ver al Apóstol y ganar la indulgencia plenaria". 

Se repitieron las colas interminables y permanentes para entrar en la catedral, igualmente para acceder a la puerta santa; guardia jurado que espabila al viajero que se entretiene más de los segundos prudenciales ante la tumba del Apóstol... Todo mecánico, todo organizado, todo desbordante, porque la respuesta del gentío turístico y religioso, así lo ha querido ya mismo, pese a la pandemia, ya de nuevo en este inicio de año en Compostela.

El segundo año del bienio santo 2021-2022 supone la vuelta por todo lo alto de miles de turistas y peregrinos a Santiago, eso sí es cierto.

Quédense ahora con esta profusión de imágenes y disfruten :