Celta se escribe con "C" de Coudet) "Una temporada llena de emociones", análisis de un tiempo especial

Una temporada llena de emociones.
Por Alfredo Costas Villar.

En lo referido al R.C. Celta, la temporada 2020-2021 ha sido muy especial. Y no solo por la ausencia de su público sino también por un equipo que ha ilusionado hasta el final intentando llegar lo más arriba posible. 
Y aunque lo cierto es que este Celta resultó un equipo que nos había enseñado a sufrir en las dos últimas temporadas, la realidad es que en esta -con la llegada de Eduardo Coudet- ha dado un salto de calidad, no solo en sus resultados, sino también en la construcción de su identidad, con un juego muy visible y parecido al que en su día propuso Berizzo. Y es que Eduardo Coudet es ese entrenador lleno de garra y ganas de ir en cada partido a por lo máximo, sin pensar en el siguiente. 

Con un Balaídos distinto con la falta de su público, el equipo ha sabido reponerse siempre a los bajones y a las idas y venidas que había sufrido al principio de temporada. Y destacando jugadores que no habían estado a tan buen nivel años atrás. Tal es el caso de Iván Villar que ha tenido una temporada donde ha podido dar un salto de calidad y madurez; estando en las buenas y las malas ha podido demostrar que el Celta tiene portero para rato y para muchos años. Otros, como Hugo Mallo, demostrando lo que verdaderamente lleva dentro un capitán del Celta que es el ejemplo de sentir el escudo y de sentirlo muy de cerca. 

Siguiendo con las obligadas menciones : un gran José Fontán, un jugador que apunta a que va a ser importante próximamente no solo por su enorme calidad sino también por su gran entrega en el campo a cada minuto jugado. Tampoco olvidar al jefe de la zaga que ha sido -sin ninguna duda- Jeison Murillo, siendo un jugador decisivo por sus actuaciones más que sobresalientes a lo largo de todos los partidos.

El medio campo nos ha dejado la gran noticia positiva de un jugador como Tapia, que ha venido a Vigo a demostrar no solo la calidad que atesora, sino también la razón de las cosas fundamentales de las que se debe que componer un futbolista que se precie : trabajo notable y sobre todo ayudar a ser equipo. 

La temporada nos ha dejado también el resurgir de Denis Suárez. El de Salceda ha vuelto a primer plano, con su enorme calidad, aportándole al equipo una frescura y una veteranía de un verdadero jugador de la casa. Tampoco está de más reconocer a Brais Méndez, un jugador de montaña rusa por sus actuaciones de menos a más, de más a menos, pero siempre cumpliendo a rajatabla el objetivo que tiene en cada partido, aportar solidez en la banda derecha. 
Y para completar : la maravillosa delantera formada por Santi Mina un jugador que ha demostrado con creces lo que es a base de goles y lucha, y formada también por Iago Aspas, un jugador que tiene una categoría muy difícil de explicar, que derrocha desborde, calidad, da y recibe, mete goles y los da, es un jugador que para mi -y seguramente muchos compartirán mi opinión- es el mejor jugador de la historia del Celta de Vigo por todo lo que es y representa para el este club y cómo lo siente.

Pero para mí, fundamental ha sido la llegada de un entrenador diferente, que sabe hacer equipo, que ha demostrado un trabajo tremendo (y que esperemos verlo muchos años más porque es lo que realmente haría feliz a la afición). Muy importante, pues, Eduardo Coudet, con un excelente equipo técnico, como es el entrenador de porteros, Fernando Villa, y también Borja Oubiña, en labores que no se ven pero que realmente se notan mucho.

Gracias hay que dar a la temporada protagonizada por el Celta; por hacer feliz a mucha gente en estos tiempos tan difíciles para muchas familias. Gracias por la "Afouteza e Corazón" de cada partido; ojalá la temporada que viene sea también bonita y llena de éxitos y podamos celebrar más y más temporadas en Primera. ¡Gracias, equipo!.
Eduardo Coudet. -




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.