Bizcocho, irresponsables, poli bueno, poli malo, conciertos para 10.000, inmunidad de rebaño y ¡viva España!

Ya echaba en falta la llamada de mi amigo y vecino. Finalmente se produjo...

---Ayer me lié de mala manera. Fuimos a dar un paseo hasta la aldea de mi mujer, vinimos un poco tarde... hizo un descafeinado con leche, tomé unos trozos de un bizcocho que trajimos de allá, abrí una botellita de moscatel del Douro (Martha´s) que tenía guardado desde que lo compré el verano pasado en Valença... y me quedé dormido viendo la tele. Así es que disculpa...

---No hay nada de que disculparte. Yo también ayer estuve con día complicado. Pero bueno... aquí andamos, ya ves, asistiendo a los ecos del espectáculo del fin de semana. Ya has visto ¡cuanto irresponsable anda suelto!.

---¡Y tanto, y tanto...!. Es lamentabilísimo. Da miedo... Esa gente será de los que crean -si ahora hacen esto en calles y plazas- que así que les pongan la vacuna, al día siguiente ya ha terminado el problema. Es de locos... Pero te voy a decir una cosa : me indignan esos jóvenes -y no tan jóvenes- irresponsables, arracimados, algunos sin máscara, inundando plazas y bebiendo en botellones callejeros en masa... Pero también me indignan los gobernantes, el espectáculo de unos contra otros; usando la pandemia para arremeter los de un color político contra los del otro... No salvo a ninguno, me produce gran dolor que en España estemos asistiendo a esa guerra dialéctica, una vez que finalizó el Estado de Alarma... Los del PP venga a decir que si el Gobierno está echado al monte... y que pobrecitos ellos, desamparados, sin ley con la que tomar medidas restrictivas...¡Coño! : ¡deje ya de llorar, hombre!, pida expresamente que el Gobierno le declare el estado de alarma en su autonomía o región, mójese usted con el asunto, y luego aténgase también a las consecuencias... Pero todos quieren que sea el otro, el adversario político el que se moje; ninguno quiere ser el responsable de otro Estado de Alarma, porque saben que la ciudadanía, en general, está muy harta.

---Es verdad lo que dices... pero además, los vaivenes, los teatrillos, son constantes...

---Día tras día; y ya cansan. Ahora, aquí, en Galicia, por ejemplo, tienes ya la figura del poli bueno y del poli malo. El "bueno" es Feijóo... el "malo" es el conselleiro Comesaña. Comesaña aparenta ser el hombre de las medidas duras y el otro hace como que solamente respalda las decisiones de los "sanitarios" como que no le queda otro remedio, cuando todo el mundo sabe, que la última palabra es la de el... Pero el teatrillo funciona : Comesaña constantemente reclama órden, disciplina, calma, paciencia por parte de los ciudadanos y avisa cada dos por tres de que la inmunidad de rebaño está lejos. Advierte de que es contraproducente dar la sensación de que la pandemia ha acabado. Y se pone duro, anunciando que tomarán las decisiones "que sean necesarias pese a que puedan implicar desgaste político...". Y mientras Comesaña suelta ese mitin, el bueno, Feijóo, va soltando sus píldoras : primero, el otro día, deja caer lo de hacer conciertos hasta con 10.000 personas en el santiagués Monte do Gozo... el asunto es jaleado a la mañana siguiente por la Radio Galega, que incluso a media mañana, en el tiempo abierto a los oyentes, juega con las ilusiones de estos cara a asistir a conciertos... Dos o tres días después, Feijóo deja caer lo de la mascarilla : "Si todos seguimos durante las próximas seis, ocho semanas con la prudencia que aconseja la situación, estoy convencido de que allá por el mes de julio, agosto empezaremos otra vez a poner cara a todas las personas que vamos por la calle", apuntó al término de un acto en Santiago... Solo unas horas después, aparece el malo en escena, Comesaña, diciendo cuidadito, esto está aún muy verde, a ver qué pasa... arremete contra el Gobierno central -ya hace tiempo que lo viene haciendo, es un sanitario metido decididamente a político- y arremete contra Sánchez al valorar las declaraciones del socialista sobre los 100 días que tardaría España en tener inmunidad de rebaño. Afirmó que el anuncio del presidente “mete medo”, y recordó que hay numerosos factores que pueden alterar el flujo de las vacunas... O sea, le mete miedo que Sánchez diga lo que dijo (que me parece de una alegría rayana en lo irresponsable) pero no le molesta que el bueno hable de conciertos en Galicia para 10.000 personas dentro de solo dos meses, o de para entonces, en la calle, no llevar mascarilla... Miren : ¡déjennos en paz; cállense de una puñetera vez!; dejen de apostar al mismo tiempo por lo uno y lo contrario, dejen de marearnos... y me refiero con esto a todos : desde los que Gobiernan en Madrid, a los que gobiernan en lo que cada vez más gente llama "reinos de taifas". Trabajen, esfuércense para mejorar la situación, gobiernen... dejen los enfrentamientos a un lado -y menos con la pandemia y los ciudadanos como rehenes- y si no están a gusto, si les molesta aquello, lo otro y lo de demás allá, váyanse a casa, vengan otros, que me parece a mi que para ocupar cargos, sobran señoras y señores en este país....

---Bueno, pues ¡qué quieres que te diga!, has retratado la situación... triste y lamentable en la que estamos...

---Y no hablemos de la economía y de los impuestos que nos quieren subir. Eso queda para otro día si te parece. Voy a ver si caliento un poco de leche y acabamos con el bizcocho ese que aún queda algo por ahí...

---Hasta mañana amigo, si Dios quiere...

---Hasta mañana



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.