Se desata la indignación en las zonas raianas por la persistencia del cierre de la frontera : vuelven las manifestaciones

El año pasado fueron 104 días con la frontera cerrada... Este año van ya tres meses y la historia continúa. No hay pequeño comerciante que aguante esto en las poblaciones de "a raia", que viven precisamente del intercambio económico entre Galicia y Portugal. Las protestas se suceden cada día... las gentes están hartas y ya nadie entiende nada :

---"Se les llena la boca a los políticos de los dos países con los proyectos transfronterizos, interreg y todas esas caralladas que dicen y hacen... y luego, en lo directo y sencillo, como es que un fulano de Verín pueda ir a Chaves a comprar un buen bacalao que en Verín no tiene; o uno de Chaves pueda venir a Verín a comprar unos productos para tratar su huerta que en Chaves no se venden... resulta que los mismos fulanos gobernantes que tanto presumen de los "proyectos transfronterizos" nos cierran la frontera a cal y canto y aquí no pasa ni Dios... Esto no hay quien lo aguante ni economía modesta que lo resista. Estamos hartos..."

Frases como estas se podían escuchar en la manifestación de ayer en la zona de la frontera entre Verín y Chaves. En Feces de Abaixo la desesperación era notoria...

Indignados por la continuidad del cierre de la frontera hispano-lusa, los comerciantes de Feces de Abaixo y Verín protagonizaron hace unas horas una manifestación para reclamar la apertura de la frontera de Verín-Vila Verde da Raia, alegando su situación desesperada y que ellos viven del movimiento transfronterizo.
Los manifestantes gallegos mostrar su malestar ante el cierre de la frontera, apoyados a distancia por no pocos hermanos portugueses, quienes sin embargo no pudieron concentrarse adecuadamente debido a los grandes controles policiales en el otro lado de A Raia, subraya el diario "La Región".

"Non é lóxico que alguén de A Gudiña poida ir a Verín e un de Chaves non poida vir a Feces, cando estamos en situacións sanitarias similares. Isto é un abuso xa descarado, que só pode entenderse na comodidade das autoridades para controlar así o asunto en vez de ter imaxinación e rapidez para ir acomodando medidas ao paso de cómo vai en cada momento a pandemia", explicaba otro de los manifestantes. Otro, un gasolinero desesperado recordaba que "o meu negocio vive nun 99% de Portugal, non aguanto máis...Vivimos case ao 100% da fronteira!".

Los vecinos de Feces de Abaixo están cansados de la situación que atraviesan desde el inicio de la pandemia -más de medio año con la frontera cerrada en total-, y sienten que "estamos en terra de ninguén, cansados de mirar para o aire e é por iso polo que nos imos facer oír", clamaba Puri Regueiro, de un supemercado, en declaraciones al diario "La Región".

En la concentración, que duró aproximadamente más de una hora, los manifestantes reivindicaron la apertura inmediata de la frontera y se acercaron casi hasta la parte portuguesa, donde dieron vuelta debido a los controles por parte de las fuerzas de seguridad portuguesas.
Además de la movilización de ayer tarde, los comerciantes de la zona de Verín, que mantienen su sostén en el intercambio comercial de A Raia, anunciaron ya que preparan sucesivas concentraciones de protesta.

Según el diario orensano antes citado, los ayer manifestantes indicaron que también están en contacto con comerciantes de otras zonas transfronterizas de Galicia y el Norte de Portugal para entre todos sumar fuerzas y que así las autoridades competentes perciban el enorme malestar de los afectados, ya que como explicaban portavoces de este movimiento de rechazo, "se facemos algo en conxunto, somos máis fortes e escoitarásenos mellor".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.