Rosa María Mateo ) Adiós tras una gestión lamentable y un salario "chorudo"

Rosa María Mateo. Adiós. Con 78 años y tras haber colocado a la RTVE -como es sabido- en las más altas cotas de credibilidad y audiencia, resulta que por fin se fue. Se ha ido. Con lo bien que estaba en su casa antes, en edad ya para otros trotes, ella, que no podía decir no a la causa, aceptó que el dedo caprichoso y bobalicón -como diría José María García- la entronizase, para así en el tiempo del Sanchismo y el Podemismo enterrar el crédito profesional que tenía, en un gigantesco esfuerzo de abnegación y sacrificio que no se recuerda en los anales del ente público.

Era "administradora única y provisional", decía que iba a estar en el cargo 6 meses, a lo sumo 9 y casi se tira tres años... "La abuelita", como sus detractores la llamaban, al final, habría logrado "dilapidar el crédito y el prestigio de la televisión pública en apenas dos años; ahora, recuperar las señas de identidad de los medios públicos va a costar muchos más", decía hace pocos días un experto en materia televisiva.

Estúpidos rótulos, controvertidas imágenes y audios polémicos empañaron más todavía los últimos días de la actual administradora única al frente de la corporación pública de la RTVE. Alejada de esta triste realidad de una RTVE hundida, aún a fines del pasado febrero, la señora Mateo se mostraba "orgullosa" de su gestión al frente del ente público, en una comparecencia. 

Según Dircomfidencial.com Mateo percibió 205.613 euros en 2020 por su ejercicio al frente de la corporación pública. Un "chorudo" salario, como dirían los hermanos portugueses.
A finales de marzo Mateo abandonaría sus responsabilidades sobre la corporación habiendo percibido más de 420.000 euros durante todo este tiempo estando al mando de ella, el que ha tomado importantes decisiones de calado para el presente y futuro de la RTVE.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.