"¿Reino de taifas"?) Ahora resulta que Galicia tiene dos fronteras : la del Estado y la de Feijóo...

Tras este tiempo del Covid, si algo ha quedado claro -a quien aún no estaban convencidos de ello-... es lo poco o nada que importa al Gobierno de la Xunta la cuestión fronteriza. Poco o nada... por mucho que de vez en cuando se haga algún mandamás una foto con un português, vayan a una conferencia, se les llene la boca hablando de la Cooperación, el Interreg y unas cuantas inutilidades más. Nada, poco o nada, para lo mucho que había que haber hecho desde décadas hasta hoy. Demasiado tiempo inutilmente perdido, demasiado chau-chau, demasiado postureo... 

Pero no les puedes pedir más, no creen en esto; se ponen a la altura de los jerarcas con despachos ministeriales en Lisboa, que tampoco saben ni quieren saber de lo que pasa en las comunidades fronterizas, en la "raia"... Para todos ellos, los centralistas con despachos en Santiago y los centralistas con despachos en Lisboa (ya no digamos los de Madrid, porque eso clama al cielo), lo de las relaciones inter-fronterizas es una obra de teatro que de vez en cuando hay que representar en algún cónclave al que inviten los organizadores y... luego, cuando de verdad es necesario mojarse, entonces, que le den morcilla al invento.

En el caso concreto del Partido Popular de Galicia -y ya lo dijimos en algún artículo anterior sobre esto mismo- han perdido el tiempo en esta materia; teniendo el poder en la Xunta, más inconcebible todavía... Y si aún se viese propósito de enmienda, todavía; pero no se ve nada... al contrario, se ven excentricidades, protagonismos ridículos que a parte alguna conducen, salvo a enfadar cada vez más a la ciudadanía, que a veces parece sentir que la están utilizando, en las batallitas políticas entre el Gobierno de Feijóo y el de Sánchez.

Lo que acaba de desvelar a las siete de esta tarde de viernes la agencia Europa Press es muy grave. La Xunta exige al Gobierno central que ponga policías a controlar la ya llamada "frontera Feijóo", el cierre perimetral de Galicia que la Xunta no quiere levantar... a pesar de que la Frontera entre España y Portugal sea abierta de nuevo a partir de este sábado... Dicho de otro modo : la Xunta desafía a Sánchez para que Sánchez haga el ridículo ante Costa... Con la disculpa del tema sanitario por medio, la Xunta le dice al Gobierno de Madrid que, a mi me importa un comino que tu hayas levantado la barrera en la frontera con Portugal, yo sigo con la mía puesta, con mi cierre perimetral y te exijo que tu me pongas guardias a impedir que nadie salga ni entre en Galicia...

¡Es un órdago de padre y señor mío!. ¿Esta es la autonomía constitucional, sensata, respetuosa con el Estado, en nada soberanista, separatista, que nos vendió el señor Feijóo cuando nos pidió el voto en las últimas elecciones?. ¡Quien lo diría!.

Utilizar la pandemia para perseverar en las guerras políticas -ahora entre Feijóo y Sánchez- es algo que tarde o temprano puede acabar volviéndose contra quien lo hace. Yerra la Xunta utilizando el asunto de la frontera con Portugal como arma arrojadiza. Yerra Feijóo, Rueda y quienes les asesoran en estas batallitas. Yerran y muestran, no solo insensibilidad hacia los territorios fronterizos, sus habitantes, sus economías... muestran una especie de autoritarismo que no viene a cuento. La Xunta no tiene competencias ni poder de decisión sobre las fronteras exteriores y, por lo tanto, no puede imponer órdenes sobre la movilidad argumentando su cierre perimetral autonómico. Si eso fuese así estaríamos ante la paradoja de un territorio con dos fronteras simultáneas, una autonómica -la que ya empiezan a llamar "la frontera Feijóo"-  y otra estatal. 

La maniobra política a la que asistimos estupefactos, en todo caso, busca dos objetivos :

1) Que el Gobierno central pique el anzuelo y ponga policías por todas las esquinar para vigilar la nueva frontera, la "frontera Feijóo", el cierre perimetral del "reino de taifas". En ese caso, la apertura de la frontera estatal, entre España y Portugal, sería papel mojado -al menos en la zona de Galicia-. Feijóo, Rueda y sus ideólogos, a primera vista se habrían salido con la suya, se sentirían como más poderosos en su "reino de taifas" y se crearía un grave precedente para el futuro, porque el Gobierno del Estado quedaría -especialmente en cuanto a las relaciones con Portugal y ante Europa- a la altura del betún...  Y por cierto, puestos en gastos, una sugerencia a los ideólogos de esta operación : ¿Por qué no exigir ya de paso unos Mossos de Esquadra, una Ertzainza, echar a la Guardia Civil y Policía Nacional e ir facilitando también el camino hacia el soberanismo-independentismo?.

2) Que el Gobierno central no pique el anzuelo, no ponga guardias a vigilar ferreamente el cierre perimetral de Galicia, "la frontera Feijóo". En ese caso, en cuanto suban los números de los contagios Covid, ya sabemos a quien echarían la culpa desde los despachos de Santiago : nos han entrado por la frontera con Portugal que al no defender Sánchez el cierre perimetral que Galicia tenía por ahí han venido los contagios.... (Y así, de paso, podríamos volver a fomentar como en los viejos y necios tiempos, el anti-portuguesismo de algún anormal, la xenofobia...).

Habrá quien diga que la maniobra está muy bien pensada; en teoría los gobernantes de la Xunta, los gobernantes del núcleo Feijóo, no tendrían mucho que perder... en teoría : porque en la práctica van a perder más, están ya perdiendo mucho hace tiempo, en el tema fronterizo desde luego que mucho; solo que ahora, con la que están liando, van a perder mucho más. Y ese tipo de pérdidas acaban siendo irrecuperables en el tiempo... porque cuando se adoptan medidas que poco tienen de racionales, el ciudadano al que se le afecta el bolsillo, o simplemente su bienestar, acaba por reaccionar mal, irrecuperablemente mal.

El paso dado de exigir por carta a Marlaska guardias para defender la "frontera Feijóo" es un error grave, muy grave. Y acabará teniendo a la larga consecuencias políticas. Ahora va a resultar que Galicia tiene dos fronteras : la del Estado, la de lo que aún se llama España, y la nueva "frontera Feijóo" que pretende seguir imponiendo cada vez que el lo crea oportuno. ¿Con qué razón va a encararse luego con el Bloque, cuando a este le acusa de ser independentista y desestabilizador del Reino de España?. ¿Acaso no desestabiliza también... quien en la práctica no respeta lo que los Gobiernos de España y Portugal han decidido, que es abrir la frontera?.

Es grave, muy grave este desafío. Porque certifica lo de los "reinos de taifas"; la pretensión en cada autonomía y ante una situación global como es una pandemia, de hacer cada taifa lo que le viene en gana; lo que cree, amparado en un Estado de Alarma, que le conviene a sus administrados... 

Esto fue una gran Democracia tiempo atrás. A la vista de algunas situaciones actuales, no se sabe muy bien lo que es actualmente...

EUGENIO EIROA

Jueguen, jueguen algunos políticos con fuego... sigan perdiendo el crédito que ya veremos cómo acabamos... Hoy en Internet, en las redes, alguien andaba con historias como la de este mapa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.