¡Abran las fronteras entre Portugal y España, por favor!. Artículo de Begoña Íñiguez en "Diário de Notícias"

En la imagen, Begoña Íñiguez : transmitiendo desde Lisboa una crónica en uno de los programas de la radiofónica Cadena Cope.

El escandaloso y pertinaz cierre de la frontera terrestre entre España y Portugal sigue haciendo correr ríos de tinta. No es para menos. Un tipo no puede pasar de Tui a Valença o de Chaves a Verín, con índices similares de contagios en esas zonas, pero si puede ir desde Chaves por todo Portugal abajo (900 kms)... O recorrer cientos de kilómetros por donde le plazca en Galicia... Y así, mil contradicciones, en uno y otro estado... El caramelo europeo aquel del espacio Schengen -que nos vendieron durante años- se lo pasan los gobernantes por el forro de sus caprichos... eso parecen entender ante esta situación muchos ciudadanos ibéricos, hartos ya cada vez más...

Muy comentado esta mañana el artículo que la periodista española Begoña Íñiguez publica en las páginas del "Diário de Notícias" lisboeta. Begoña es desde hace muchos años residente en Portugal en su condición de corresponsal en Portugal de la Cadena Cope y "La Voz de Galicia", además de habitual colaboradora en la Radio Renascença y también en algún espacio televisivo en la SIC y RTP. Con la debida venia, por el enorme interés que para las poblaciones raianas y no tan raianas tiene, traducimos al español, a continuación, el interesante artículo de nuestra muy estimada Begoña Íñiguez. Dice así :

¡Abran las fronteras entre Portugal y España, por favor!

Por Begoña Íñiguez

Sr. Sánchez, Sr. Costa, las fronteras terrestres entre Portugal y España están cerradas durante casi tres meses, a excepción de 18 puntos de paso autorizados (PPA) de los cuales solo siete de ellos están abiertos las 24 horas del día : Valença do Minho, Vila Verde da Raia, Quintanilha, Vilar Formoso, Caia, Vila Verde de Ficalho y Castro Marim. 

Por segunda vez en menos de un año, la frontera física, con controles transfronterizos de la GNR en territorio portugués y la Guardia Civil en España, trajo de vuelta los fantasmas de los dos países ibéricos, de antes de su incorporación a la Comunidad Económica Europea, hoy UE, en 1985. “¿Quién nos iba a decir que volveríamos a tener controles fronterizos y que no podría entrar a Portugal para ver a mis nietos?, solía ​​decir mi madre -que estaba muy preocupada- hace unos días.
Aunque lo peor es el gran impacto familiar, económico y social que el cierre de las fronteras ibéricas, desde Valença do Minho hasta Vila Real de Santo António, ha motivado en el día a día de los ocho millones de habitantes de a raia, este territorio único y maravilloso que no conoce una frontera física desde hace siglos, que comparte afectos y lazos familiares. La ministra de Cohesión Territorial, Ana Abrunhosa, reconoció hace unas semanas, cuando la entrevisté : "Soy consciente del daño que ha hecho en el cierre de la frontera".

Una de las cosas que los habitantes transfronterizos no entienden es por qué turistas de diferentes nacionalidades pueden viajar a Lisboa en avión y no está permitido cruzar la frontera terrestre a los ciudadanos ibéricos y más aún a los que viven en a raia. El fin de semana pasado, mi periódico, La Voz de Galicia, publicó un gráfico con la incidencia acumulada de casos de covid-19 en los últimos 14 días en los municipios del sur de Galicia y en Portugal en las zonas de Minho y Trás-os-Montes. En todos estos municipios, la incidencia fue de menos de 100 casos por cada 100 mil habitantes en los últimos 14 días. "No entiendo cómo puede pasar esto; puedo viajar en avión desde Madrid, París o Londres a Lisboa, pero no puedo coger mi coche e ir a Elvas desde Badajoz a ver a unos amigos", me decía -desahogándose- ayer por teléfono una amiga española.

¿No creen que es hora de escuchar a sus ciudadanos?. ¡Abran la frontera, no esperen más. Todos saldremos ganando!.

Hay miles de ejemplos de parejas mixtas, integradas por portuguesas y españoles, españoles y portuguesas, que han venido a enriquecer y fomentar la cultura raiana transfronteriza, la comunión entre los dos países e incluso una propia forma única de hablar, con una mezcla de portugués y español, como ocurre con "o dialeto da Fala", en la Serra de Gata, en Extremadura. ¿Y el Minho y los gallegos del sur, allá por la comarca de O Rosal, que hablan casi de la misma forma?...

Con este cierre fronterizo, no solo están sufriendo las familias raianas, también está sufriendo la economía transfronteriza, el gran motor económico del interior portugués y de las comarcas fronterizas españolas, que están perdiendo población día tras día.

Desde Lisboa y Madrid, señor Costa, señor Sánchez, las cosas se ven desde un punto de vista más central pero que no siempre alcanza a la mayor parte del territorio y sus gentes. Hay miles de trabajadores transfronterizos que a diario cruzan la frontera en su coche para ir a trabajar y que durante tres meses han perdido mucho tiempo en los controles policiales, además de tardar mucho más en viajar porque se ven obligados a hacer más kilómetros, si su frontera habitual está cerrada.

Begoña Íñiguez
¿No creen que es hora de escuchar a sus ciudadanos?.
¡Abran la frontera, no esperen más. Todos saldremos ganando!.






___________________________________________



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.