25 de abril, sempre!. Viva Portugal!.

25 de abril, sempre!. Un año más, Portugal celebra la revolución de los claveles, la caída de la Dictadura. Recordar los momentos que trajeron la libertad al país. Y celebrar. Aunque con muchas limitaciones derivadas de la pandemia del Covid-19, pero sin dejar de remarcar esta tan importante fecha en la historia portuguesa.

25 de abril, sempre!. Una  efemérides que desde 1974 se repite. 47 años desde la madrugada libertadora de los capitanes de abril; la madrugada del día inicial, entero y limpio, del que hablaba la poetisa Sophia de Melo. El día que devolvió a la ciudadanía portuguesa, la soberanía, la libertad y la democracia. Atrás quedaba una dictadura de casi medio siglo.

25 de abril, sempre!. El inicio en Portugal de un nuevo orden político y social que trajo consigo la democratización de la sociedad, la descolonización en los territorios de ultramar, el desarrollo al fin y al cabo.

25 de abril, sempre!. Para reforzar la democracia, para garantizar las libertades, para apostar también por el siempre necesario desarrollo. Y también, como hoy mismo subrayó el presidente Rebelo de Sousa, para obrar con mesura y tino a la hora de juzgar porque "al repasar la historia, no se puede pasar de un "culto acrítico" de glorificación del imperio portugués a la demolición acrítica de todo aquello a lo que se refiere".

25 de abril, sempre!.  Para también mirar al pasado con los ojos del colonizado, en lugar del colonizador, admitiendo siempre que "volver a visitar" el pasado es algo muy complejo para los portugueses mayores de 50 años, que conocieron el imperio colonial lusitano, y que tienen una mezcla de recuerdos que se agolpan en el momento sacar todas las lecciones posibles del pasado, incluido lo bueno y lo malo que tuvo.

25 de abril, sempre!. "Nada como el 25 de abril para repensar nuestro pasado. Es una prioridad estudiar el pasado y diseccionar en él todo lo bueno y lo malo", defendía esta mañana Marcelo Rebelo de Sousa, advirtiendo que es necesario "asumir justicia por hacer" y "sacar lecciones sin miedos ni complejos". "Nunca ha existido un Portugal perfecto o un Portugal condenado. Sólo hay un Portugal que amamos, con sus claros y sus oscuros. ¡Viva el 25 de abril, viva Portugal!".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.