Tras la eliminación en Roma, el Braga encara un futuro inmediato con mucho todavía en juego

Para Sporting de Braga y Benfica, la Liga Europa 2020-21 ya es historia. Anoche quedaron eliminados, al ser superados respectivamente por la Roma y el Arsenal. El caso del Benfica, que atraviesa una grave crisis de juego y resultados es notablemente diferente al del Braga, que con llegar a dieciseisavos de la UEL ya habría cumplido su objetivo, aunque siempre queda el amargor de no haber dado un paso más en la competición.

Efectivamente, el Braga cae víctima de sus errores en el match de ida y del nefasto arbitraje que aquel día sufrió. Ahí se decidió la eliminatoria, el 0-2 con que la Roma regresó a su casa fue una losa para el Braga poder remontar ayer en el estadio Olímpico. También ayer, el árbitro de turno, que en general no hizo mal arbitraje, acabó por no señalar otro claro penalty a favor del Braga. Este tipo de árbitros (sueco en este caso) de países digamos periféricos, no suelen ser de muchas garantías cuando un débil (en este caso el Braga) se enfrenta a un equipo de cierto nombre (como puede ser el Roma); así se ha verificado en esta eliminatoria.

El Braga venía jugando desde hace muchas semanas una serie de partidos muy complicada por el esfuerzo que suponía jugar cada tres días y sin apenas entrenar dada la distancia entre los sucesivos match. Aún estará en esas hasta la mitad de la semana que viene. Ahora, juega ya este domingo a las 20 horas, en la isla de Madeira, frente al Nacional y tres días después visita al FC Porto en el partido de vuelta de la semifinal de la Copa de Portugal (empate en la ida). 

Si el Braga lograse pasar a la final de la Copa de Portugal, en la que el otro finalista con seguridad sería el Benfica, estaría garantizando -al menos- un puesto en la Europa League de la temporada venidera. El ganador de la Copa portuguesa tiene derecho a esa plaza de UEL. Y caso de que el ganador de la Copa se haya clasificado para la Champions -de acabar primero, segundo o tercero en la Liga- entonces el derecho de la plaza de Europa League pasaría al cuarto clasificado en la Liga. 

Como el Braga, tal y como marcha en el campeonato, debería acabar en el peor de los casos cuarto clasificado (tiene aún serias posibilidades de ser tercero), una final de Copa, Braga-Benfica, le garantizaría siempre jugar la temporada que viene la Europa League otra vez. También una final entre Porto y Benfica (siempre que estos dos acaben la Liga entre los tres primeros) haría que el cuarto clasificado del campeonato liguero tenga derecho a la plaza de la Europa League que en teoría se atribuye en Portugal como premio al campeón de la Copa de Portugal.

A priori, las plazas cuarto y quinto en en el campeonato de Liga de Portugal dan derecho a jugar la nueva competición Europa Conferencia League, pero dependiendo siempre de quien sea el vencedor de la Copa, pues caso de ser un equipo clasificado para la Champions, el premio de la UEL para el vencedor de la Copa, pasaría al cuarto clasificado en la Liga, de modo que serían quinto y sexto clasificados del campeonato liguero los que accederían a la Europa Conferencia League.

Equipo inicial del Braga, anoche, en el Olímpico de Roma.                                            (Foto : SCB)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.