En Ourense sigue siendo Navidad... en el mes de febrero.


Lo de los Ayuntamientos y sus luces navideñas ya pasa de castaño oscuro. Y con el amargor ciudadano que desata la pandemia, hasta parece un escarnio. Viene ello a cuento de que en Ourense se estrenó febrero con buena parte del tinglado de las luces navideñas presente en sus calles... La ciudad de los líos municipales, con el polémico Jácome alcalde que también contrató a la inefable empresa andaluza para colocar -y retirar- las bombillitas, sigue con buena parte de ellas ahí, presentes, a la espera de que se retiren. El contrato entre Concello y empresa adjudicataria fijaba el 31 de enero como límite para retirar todo, explica hoy "La Región". Pero llegó el final de plazo y el aparataje del lucerío ahí sigue. Pero lo mejor es que esta situación tiene premio, pues el Gobierno Jácome parece que ha anunciado la continuidad de esta empresa Ximénez como "iluminadora" en Ourense de próximas celebraciones navideñas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.