Cuando el 46,5% no va a votar, los independentistas se ponen las botas y los constitucionalistas tienen lo que buscaron...

Antes de entrar en materia : poco más del 53% de participación en las elecciones catalanas : ¿hace falta comentar lo que significa tal dato?...

Vayamos ahora al grano. Ni los socialistas, que se las prometían felices... y que aún ganando se van a cama con el amargor de saber que los que van a cortar el bacalao son los independentistas... Ni mucho menos los de Ciudadanos y el PP que se han hundido más todavía de lo que últimamente estaban ya en Catalunya. Cada uno se presentó a estas elecciones por su lado, todos rechazaron unirse en una plataforma constitucionalista fuerte... ¿Resultado? : el que se veía venir. Es decir : una repetición de lo que ya había, solo que muchos de los votos de Ciudadanos se han ido al PSC, otros de Ciudadanos se han pasado cabreados, a modo de castigo, a Vox... al igual que alguno del PP también se ha ido a Vox...

Al final : la matraca de la independencia seguirá cada dos por tres, robustecidos en su obsesión por el resultado de las urnas, aunque resulte manipulador interpretar estas elecciones autonómicas como plebiscitarias. 

Al final : cuatro años después, habiendo pasado todo lo que pasó, con lo que no dejó de ser una rebelión en toda regla contra el Estado de Derecho... ha habido unas elecciones en Catalunya y PSC, Ciudadanos y PP han ido cada uno por su lado. Han engordado así a Vox y han servido en bandeja al independentismo otros 4 años para -desde el poder- engordar al monstruo, hasta que un día, quien sabe si no tan lejano como algunos se piensan, no acaba ya por salirse con la suya...

Sigan, sigan por el camino que van Socialistas, Ciudadanos y Populares y veremos antes que tarde, también en el resto de España, el callejón sin salida en el que están metidos en Catalunya. 

P.S. / Lo del PP tiene tela... Una ocasión como esta para arrebatarle en Catalunya votos a Ciudadanos y... acaban por debajo del partido de la que sus ex votantes consideran "traidora" Arrimadas. Entre lo de Catalunya ahora y lo de Bárcenas (convenientemente agitado por la cáscara amarga y sus medios afines), a Pablo Casado y su aparato no le van a llegar recetas para la acidez de estómago que se avecina. Falta en los populares inteligencia política y visión para planificar a medio plazo. Como dirían los hermanos portugueses, están siempre a «correr atrás do prejuízo»... Y por ese camino, no enderezarán el rumbo.

Gráfico del diario "El Mundo"




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.