Acusan al PPdeG y Xunta de implantar "un estado de alarma permanente" por la vía de la "Lei de Saúde"

¿Qué pasará con esta ley si alguien acude con ella al Constitucional?. Luis Bará es uno de los que han condenado con firmeza el texto legal aprobado esta semana en el Parlamento de Galicia.


Graves acusaciones se producen mientras los populares aprueban solo con sus votos una ley que podría estar invadiendo competencias del propio Estado español.

Fuertes críticas a la Xunta y al Partido Popular de Galicia se han sucedido en las últimas horas por parte de diferentes sectores, tanto políticos como no políticos, por su "Lei de Saúde" para Galicia, que consideran hecha de prisa y corriendo, plena de tics autoritarios, propia de recorte de libertades individuales, etc. etc. etc.. El tema, que es más serio de lo que parece, ha abierto una notoria división en la sociedad gallega, según quienes están en contra de buena parte del texto de esta ley, de la urgencia con que ha sido tramitada y advierten que si alguien opta por llevar el caso al Constitucional, probablemente el texto saldría de allí con serios recortes...

La ley, insisten sin embargo los populares, busca "medios para que la Xunta pueda actuar dentro de la seguridad jurídica". Lo repitió su portavoz parlamentario, Pedro Puy, para quien el texto legislativo, registrado en la Cámara por su grupo en noviembre, pretende "proteger mejor la salud y hacerlo con garantías para que los administrados no se vean sujetos a decisiones arbitrarias". La posibilidad de que el gobierno obligue a la población a vacunarse, bajo la amenaza de sanciones de entre 1.000 y 60.000 euros, es solo uno de los apartados más llamativos -pero no el único polémico-, redactado a propósito de la inmunización contra el COVID, pero hay otros varios aspectos que también preocupan a PSOE, BNG y Ciudadanos, entre otros colectivos, que ven en la ley una muestra de autoritarismo, recorte de libertades fundamentales y pretensión de tener y obligar en Galicia a lo que no se tiene ni se obliga en otras partes del Estado español.

BNG y PSOE mostraron así en el Parlamento gallego, su oposición a la "autoritaria" ley de salud, que ven como "un estado de alarma permanente".
El diputado socialista Julio Torrado ha afeado a los populares la "falta de voluntad de discusión" y ha explicado que, el único elemento en el que podrían "ponerse de acuerdo" con el grupo que sostiene al Gobierno en relación a esta reforma, a la que se oponen, es "en que es una aberración"

De hecho, Torrado ha considerado que el articulado propuesto sirve solo para "alimentar el delirio bolivariano autoritario" con la intención de "llevar a rango de ley el poder absoluto para sancionar, para dirigir y para no tener que dar ninguna explicación", algo que establece un "estado de alarma permanente".

El diputado del PSdeG ha argumentado su oposición indicando que el texto "vulnera derechos fundamentales y libertades públicas aprovechando momentos de incertidumbre y miedo", como el actual, e "incurre en algunos problemas legales" relacionados con los derechos constitucionales.

En la misma línea, la diputada del BNG Iria Carreira ha afeado que la ley "no ponga encima de la mesa cuestiones de índole sanitaria, si no solo punitivas", lo que la convierte en un "catálogo de sanciones" que, además, profundiza "en la culpabilización del pueblo gallego" en relación a la pandemia, en lugar de exigir "más recursos sanitarios".

Al igual que el diputado socialista, la nacionalista ha visto en esta reforma la implantación de un "estado de alarma permanente por la vía legislativa", sin que "se imponga un límite temporal fijo más allá de 'el tiempo que sea necesario'", ha dicho. Por el contrario, ha criticado, nada dice sobre "falta de personal sanitario" o de "recursos". "Los instrumentos que pone el PP contra la pandemia son restricciones y sanciones", ha zanjado.

Beatriz Pino:  "el presidente de la Xunta confunde el refuerzo de la sanidad pública con la limitación de las libertades individuales de los gallegos.
La coordinadora de Cs en Galicia considera que Feijóo confunde el refuerzo de la sanidad pública con la limitación de las libertades individuales de los gallegos. “Los gallegos deben ser libres en sus actuaciones. Durante esta pandemia hemos visto como la sociedad gallega se comportaba de forma responsable ante las medidas restrictivas impuestas desde el Gobierno Central y desde la Xunta”.
“La reforma de la ley de salud es un parche que no ahonda en los problemas reales del sistema sanitario gallego sobre el que creemos, pasa de puntillas”. Así lo ha asegurado este miércoles la coordinadora de Cs en Galicia, Beatriz Pino, tras dar luz verde el Parlamento de Galicia a la Lei de Saúde con los votos a favor del PP y los votos en contra de PSOE y BNG.“Falta diálogo en un tema tan crucial, más cuando hablamos de derechos fundamentales”.
La responsable de la formación liberal ha señalado sobre la reforma de ley de Sanidad “parece más un parche sacado en el último momento, pero no creemos que profundice en los problemas reales del sistema sanitario como son la precariedad laboral de sus trabajadores, o la falta de sanitarios en atención primaria que sufrimos en Galicia”.

Desde Cs Galicia creen que "el presidente de la Xunta confunde el refuerzo de la sanidad pública con la limitación de las libertades individuales de los gallegos. Los gallegos deben ser libres en sus actuaciones, y durante esta pandemia creo que todos hemos visto como la sociedad gallega se comportaba de forma responsable ante las medidas restrictivas impuestas desde el Gobierno Central o desde la Xunta, muestra de ello, ha sido la menor incidencia de casos que hemos tenido en nuestra Comunidad en comparación con otras durante los tres picos de contagios de la pandemia”.
Entendemos, afirma Ciudadanos, que una ley no puede ir contra los derechos fundamentales de un ciudadano, como es la decisión de vacunarse o no vacunarse. “El esfuerzo debe centrarse, y ahí todos debemos remar en positivo, para que se ponga más empeño en mejorar los números de ciudadanos vacunados”. “La Xunta debe ofrecer soluciones y garantías a la población de forma gratuita, con el acceso a todo el calendario de vacunas, pero no creemos deba obligar a ningún ciudadano a vacunarse bajo amenaza de sanción”.
Explica Ciudadanos que en vez de crear una ’Ley de Pandemias’, exclusiva para Galicia, el PPdeG podría trabajar sumando esfuerzos a nivel nacional para crear una Ley que afecte a todo el territorio nacional. “La salud pública no debería entender de fronteras y debería manejarse de la misma manera en todo el Estado”. “La Xunta está invadiendo competencias que no le corresponden”.

"Confinar dereitos fundamentais das galegas e galegos, convertendo un problema de saúde pública nun problema de orde pública"

O BNG rexeita a modificación da Lei de Saúde por pretender limitar e confinar dereitos fundamentais das galegas e galegos, convertendo un problema de saúde pública nun problema de orde pública. As enfemidades, dixo Bará, “non se combaten con multas se non con médicos”.
Luís Bará, comezou a comparecencia de prensa criticando o procedemento para a aprobación desta Lei, que en vez de ser un proxecto de Lei do goberno ("tempo tiveron, anunciáronno no verán e chegou a ir ao Consello da Xunta) tramítouse como proposición de Lei urxente do PP "co claro obxectivo de vetar a participación e o debate da sociedade (colectivos sanitarios, concellos, CES…) e aforrar e eliminar informes xurídicos". Trátase, en palabras do deputado nacionalista, dun caso de “filibusterismo parlamentario”, no que se perverte o Parlamento ao poñelo ao servizo do executivo.

Bará asegurou que se trata dunha “Lei de orde pública en vez dunha lei de saúde pública”. Deste xeito lembrou o deputado que cando estamos no medio dunha grave pandemia, con máis de 2000 persoas falecidas, o PP en lugar de medidas sanitarias aprobou medidas restritivas e represivas, con multas que poden chegar aos 600.000 euros no caso das sancións máis graves, e cargando toda a responsabilidade de control nos concellos.
"É unha Lei acusatoria e culpabilizadora, que trata como sospeitosa a toda a poboación e traslada as responsabilidades aos comportamentos individuais e ás medidas restritivas e punitivas, para eximir de responsabilidades ás autoridades sanitarias". O deputado nacionalista lembra que "xa existen mecanismos para sancionar condutas irresponsábeis, e o que fai falta é reforzar o sistema de saúde".

"A Lei de Saúde que aprobou o PP crea un estado de alarma semipermanente, cando este debera ser extraordinario e regulamentado. Así :
• Suspéndense ou limítanse dereitos fundamentais, sen límite temporal fixo: o tempo que se considere “necesario”.
• Outorga ás autoridades sanitarias superpoderes policiais, sen ningún tipo de control e sen ter que render contas no Parlamento.
• Impón medidas como tratamentos ou probas diagnósticas contra a ética médica.
• Paradoxalmente non establece medidas de intervención en residencias de maiores (non incluídas na Lei), cando foron o principal foco de mortalidade na pandemia".

Para o BNG, salientou Luís Bará, as prioridades na loita contra a pandemia deben ser outras. O que salva vidas non é o control e as sancións; o que salva vidas é ter un sistema sanitario de coidados público e forte, e tamén un sistema robusto de investigación e ciencia.
As propostas que foran realizadas polo BNG e non escoitadas pela maioría parlamentar do PP, ademais de favorecer a participación, o diálogo e o debate, buscan reverter os recortes dos últimos once anos e construir un novo sistema de saúde corrixindo as deficiencias e as ineficiencias :
• Dotar ao sistema de saúde de máis medios, máis profesionais e con mellores condicións laborais.
• Reforzar a atención primaria que é, xunto coa medicina preventiva, a base do sistema, con 200 millóns de euros.
• Reforzar a atención hospitalarios, cun plan de choque que permita recuperar as 600.000 consultas menos, as 20.000 probas diagnosticas menos e as 3.000 operacións menos que se realizaron até o de agora, co evidente deterioro e agravamento de enfermidades crónicas, cardiovasculares e de detección e
tratamento do cancro.
• Dar unha maior atención á saúde mental e á atención psicolóxica.
• Recuperar as áreas sanitarias comarcais suprimidas pola Xunta do PP.
• Crear us sistema de saúde pública: rede de alertas e vixilancia epidemiolóxica, sistema público de rastrexo para detectar gromos e cortar as cadeas de transmisión.
• Creación dun sistema público de investigación sanitaria que integra as tres fundacións públicas e centros de investigación universitarios para impulsar o desenvolvemento científico e tecnolóxico. Na Galiza hai profesionais de investigación punteiras en condicións laborais indignas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.