Portugal. Fallo defensivo del Braga+invento arbitral dan al Sporting la Taça da Liga

Todo se conjuró para que el Sporting de Braga no pudiese ganar esta final. 

1) El pésimo estado del campo, que frenó notablemente el tipo de juego ofensivo que el Braga tiene. Con un campo seco, visto lo que se vio sobre el embarrado terreno, el SCB hubiera vencido sin problemas al Sporting lisboeta. 

2) El árbitro : el designado no tiene categoría ni capacidad para un partido así. Hay dos momentos claves : inventa una falta (falta inexistente) a favor del Sporting, de la que parte un balón en profundidad a la banda derecha por donde entra Pedro Porro y bate cruzado a Mateus. El árbitro obsequia, escandalosamente, con esta falta al Sporting y el regalo se completa con una falta de concentración de la defensa del Braga dejando entrar como Perico por su casa a Porro por esa banda derecha atacante -izquierda de la defensa arsenalista-. Independientemente de la falta inventada y obsequiada al Sporting, están otros errores "humanos" del tal Tiago Martins, también favorables al Sporting, como señalar dos faltitas inexistentes -y seguidas- que acaban por cortar la importante racha de dominio del Braga, en la recta final del partido, en la que el Braga, además de estrellar un remate en el travesaño, embotella al Sporting y crea momentos difíciles a su rival. Pero hay todavía más : el árbitro tenía que haber expulsado a dos de los jugadores hoy en campo del Sporting... bien por acumulación de tarjetas, bien directamente... Fue benévolo Martins, incluso cuando el último Matheus que entró en campo en el Sporting, dió una patada -sin balón y post jugada- en la zona genital a un jugador del Braga..

Resumiendo lo que ha sido esta final de la Taça da Liga : un fallo defensivo unido a un invento arbitral dieron el triunfo al Sporting en una final en la que en ningún momento fue superior al Braga. Estaba claro, con un campo tan calamitoso como el de este sábado en Leiria, que el Braga solamente podría llevarse el trofeo si no fallase en nada, si el árbitro no inventase nada... y acertando luego con la meta rival. Falló el Braga una vez -en la que el árbitro además inventó propiciándose la jugada de balón parado que acabó en gol- y ahí se acabó todo, porque después el buen portero que es Adán y el travesaño de la meta sportinguista se encargaron del resto.

¿Jugó mal el Braga?. No. Pero es evidente que su futbol y su dominio, más que contra el Sporting, se estrellaron contra el barro.

¿Mereció la Copa el Sporting?. Tal y como sucedieron las cosas, lo más justo habría sido llegar a la tanda de penalties. Pero... no cabe duda que la leyenda del entrenador Amorim con la flor en el culo-como en España se dice- se acrecienta cada vez más... 

La suerte también cuenta en el fútbol y este Sporting, con un terreno de juego en condiciones y el Braga actual enfrente (y no mermado por aquella media docena de afectados Covid que en la Liga no pudieron jugar en Lisboa) las pasaría canutas para ganar y lo más probable es que acabase derrotado. Pero el fútbol es así... llovió a cántaros hoy en Leiria, el campo tiene un drenaje cascado ya por los años de uso, no tragó el agua y... en la primera parte, mientras no paró de llover, aquello era infame. En la segunda, aunque algunos charcos allí quedaron, aunque el barro afloró... al no llover comenzó la máquina del Braga a funcionar al menos a medio gas y... el Sporting, dominado al completo en la media hora final del partido, acabó pidiendo al árbitro que pitase el final... tras recurrir a faltas y acabar con el provocador Pedro "Pote" expulsado y haciendo como que se negaba a salir del campo... para perder tiempo.

Queda, para mayor ingloria arbitral, el momento -no iba mucho partido transcurrido- en el que Tiago Martins echó del campo con sendas tarjetas rojas a los entrenadores del Braga y del Sporting. Habría dicho algo al cuarto árbitro Carlos Carvalhal, como quejándose de que el banco del Sporting estaba alborotando cada dos por tres para forzar las decisiones arbitrales, para presionar al árbitro... En la cercanía, Amorim escucharía aquello y respondió con un insulto... el árbitro, en vez de ir allí, dar un tirón de orejas y una amarilla a cada técnico, les sacó directamente la roja y los envió a la grada. Esta es la historia que contó uno de los speakers de servicio de la SIC, pero vete tu a saber si la cosa fue así, porque semejantes personajes televisivos no es que sean mucho de fiar, primero porque hoy también mostraron su ignorancia y desconocimiento sobre quien eran algunos de los jugadores del Braga y... hoy también mostraron -al menos uno de ellos- una tirria anti SCB que... ¡válganos Dios!, inconcebible resulta en una estación de televisión que debería estar al servicio de todo el país y no al servicio, o para reírle las gracias al "grande" (?) de turno lisboeta. Pero ya a mitad de semana, en la semifinal Braga-Benfica habían dado motivos estos mismos sujetos para similar escándalo... Increíble que la estación de Carnaxide no tenga para comentar y narrar un partido de fútbol gente mejor dispuesta. 

Final de la Taça da Liga 2020-21, el Braga quiso pero no pudo. En partidos así no se puede tener una desconcentración defensiva; hay que asegurarlo todo y más en el caso del Braga, que -por lo general- debe contar siempre con el factor arbitral cuando juega con un "grande" (?) y, en el caso del Sporting enfrente, además con la flor en el culo del entrenador Rubén Amorim. Si además de eso, el campo es un barrizal que frena la rapidez atacante del equipo que, por momentos, mejor hace fútbol en Portugal, entonces... ¡apaga y vámonos!.

Sporting de Braga, 0 - Sporting de Lisboa, 1













No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.