Podemos y Ciudadanos ya tienen lo que querían. Confinamientos y Salud Mental. ¿Por qué no han de votar en Catalunya el 14-F?

El jefe de la cúpula militar dimite por el escándalo de la vacunación. Y Marlaska cesa a un "enlace" de la Guardia Civil. Estiraron el brazo para ser banderilleados (que no banderilleros) antes de tiempo. Ya tienen Podemos y Ciudadanos un par de cabezas, como exigían. Un domingo, así, más animado... en un país semi-confinado, España, en donde con estado de alarma por 6 meses, ya sabéis todos que la clase política es un ejemplo de trabajo, bien hacer, iniciativas por doquier... el país político está lleno de vivos. El otro país, el de la Covid, está lleno de muertos.

Nos hacemos eco hoy del texto de una revista británica sobre los confinamientos y la salud mental.
"Por lo que respecta a los confinamientos y autoaislamientos, los estudios se circunscriben a la actual pandemia y uno de ellos, desarrollado en Italia, ha concluido que más de una tercera parte de la sociedad sufrió problemas psicológicos de importancia al llegar al segundo mes de restricciones. Hefferman y varios colegas han investigado el diferente impacto psicológico del confinamiento y el autoaislamiento en la sociedad británica. En su estudio, de próxima publicación, han llegado a la conclusión de que es mucho más dañino para la salud mental el autoaislamiento que el confinamiento. El autor reconoce que falta aún mucho para conocer bien el verdadero alcance de la covid-19 en la salud mental de las personas, pero los estudios sobre el impacto de las restricciones ofrecen, en su opinión, una primera evaluación para adoptar decisiones al respecto". Conviene que lo tengamos en cuenta, si es posible, andémonos con cuidado.

Elecciones en Cataluña el 14-F. ¿Y por qué no?. En Portugal están confinados todos los ciudadanos y, sin embargo, han salido a la calle votando este domingo en unas elecciones presidenciales. ¿Qué problema hay para que voten en Catalunya?. En Portugal ha ido estos días atrás una especie de comisión electoral, puerta por puerta de todos los confinados-enfermos de Covid que, no pudiendo salir de sus casas, dijeron que querían votar. Vestidos con trajes anti-covid, los de esas comisiones instauradas al efecto, llevaban una urna, el enfermo abría la puerta de su domicilio, metía el voto en la urna que portaban los que llamaban a la puerta y en paz. Han ido también a los centros y hogares de internados de la tercera edad a recoger el voto. Y se marcó la fecha del domingo anterior a este para que quienes quisieran evitar aglomeraciones en el día propiamente dicho de las elecciones, votasen de modo anticipado en unos colegios electorales especiales designados al efecto. Si se quiere, se puede... es cosa de organizarse bien. El juego particular de intereses que confluye en todos los implicados en las elecciones catalanas, huele; huele mal... No les preocupa la Covid, les preocupa lo que dicen las encuestas. A todos, desde los sociatas a los indepes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.