Covid). Y así estamos, unos por otros, la casa sin barrer.

Lo de Baleares es solamente un ejemplo. Habría un montón. En Navidad, el personal gobernante político, se puso de medio lado... con aquel no pero si... con aquel no quiero ser el malo de la película... y se toleró lo del allegado, el no conviviente aunque mejor sería que no... se toleró. Y ahora... ahora que llegó el llanto y el crujir de dientes, vienen prohibiciones hasta la de saludar y cambiar unas palabras con un familiar con el que no convives, ni siquiera en la calle que está más ventilada... No hay más que ver la portada de la Prensa de Baleares, correspondiente a este martes.

Mejor no hacer comentarios, mejor no cabrearse, mejor no pedir responsabilidades a quien pudo en Navidad apretar y no aflojar... Mejor no ir más allá que el derecho al pataleo que les queda a quienes sí se "autoconfinaron" en las comilonas de Navidad y Fin de Año, reduciéndolas al núcleo de convivientes. Los otros, los irresponsables, se escudarán ahora en que los gobernantes no lo prohibieron, no lo impidieron taxativamente... Y así estamos, unos por otros, la casa sin barrer.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.