BREAKING NEWS
latest

468x60

Balonmano Cangas, Camiña, Blázquez, inhabilitación, "Franquito" y la pandemia

Enero de 2021. La Federación Española de Balonmano inhabilita por 2 años al hasta hace poco presidente del Balonmano Cangas, una vez que el Comité Nacional de Competición habría ratificado el proceso (al fin y al cabo, para quitar de en medio) al histórico dirigente cangués, Manuel Camiña.

Si, como parece, hace ya dos meses que Camiña presentó su dimisión ante la gestora que ahora rige el Balonmano Cangas... resulta ridículo que inhabiliten a un señor que, ahora mismo, desde hace dos meses ya no es presidente. Queda usted inhabilitado... vienen a decir en este inicio de año los federativos. ¿Como presidente?, ¿como qué...?. "...inhabilitación para ocupar cargo o desarrollar cualquier actividad deportiva o federativa relacionada con este deporte durante dos años...". Pero si Manuel Camiña ya no ocupa cargo alguno en el Balonmano Cangas, ni en el Balonmano... ¿qué inhabilitación es esta?. Inhabilitan al que no siendo ejerciente, como es el caso, en realidad no podría ser inhabilitado... 

---Es por si le da por volver...

Por si resucita, vamos... quieren ustedes decir. Mátenlo bien, no sea que salga del ataúd, abra la caja y...monte otro pollo a los que gobiernan la Federación. Porque la FEB es una cosa y los que mandan en ella, otra.

En la resolución federativa se explica que la sanción está justificada por «la realización de declaraciones y manifestaciones reiteradas que constituyen actos notorios y públicos atentan a la dignidad o decoro, y que implican falta de respeto, menosprecio y desconsideración» contra el presidente de la Federación Española y sus órganos de gobierno.

Manuel Camiña siempre fue un luchador y un rebelde ante lo que estimase injusto. Y una excelente persona, dicho sea de paso; un tipo noble, de gran valía como dirigente deportivo, al que se debe en gran medida lo que el Balonmano Cangas es, lo que vino a ser... Camiña es el alma máter del Balonmano en Cangas y uno de los grandes símbolos del Balonmano en Galicia y en España. Esto, evidentemente, molesta. Hace mucho tiempo que molesta a advenedizos, modernillos y pedantes que en el Balonmano, como en otros deportes, no faltan.

Uno pensaba que, en estos tiempos de la peste, cuando los clubs deportivos están ahogados, con la soga más que apretada al cuello, porque sus fuentes de ingresos se desvanecen día a día, todos los afanes de la Federación estaban concentrados en la Salud de los practicantes del Balonmano y, al tiempo, en una política de ayudas, o de apoyos para conseguir financiación para los clubs que, como el Cangas -y no exageramos- pasan la boina por las puertas de las casas, para recoger donativos que les permitan sostener, aunque sea mínimamente, su estructura deportiva; atacada primero sanitariamente por la plaga que el equipo sufrió con la Covid-19 en sus propias carnes; ahora con la otra plaga, la económica, derivada de la situación de pandemia.
Uno pensaba que en la Federación se ocupaban las 24 horas y más si hubiere, justamente de esos dos asuntos fundamentales... Pero se ve que no, que tienen tiempo sobrado, de ahí que se dediquen también a cobrar facturas...

Parece ser que en la lista de deudores, con el número 1, tenían anotado a un tal Manuel Camiña, a la sazón pilar fundamental, alma mater de ayer, de hoy, de siempre, del Balonmano Cangas. Y han pasado la factura al cobro en este inicio de año...

En su día, en las batallas entre el Balonmano Cangas (Camiña) y la Federación (Blázquez), el dirigente cangués habría hecho unas declaraciones, fuera de tono, erradas sin duda (y sobre las que mostró arrepentimiento público con posterioridad), en las que no dejó en buen lugar al gobernante federativo... La factura ahora es por 2 años de inhabilitación y 3.005 euros de multa. Hay quien dice que es el último capítulo de la guerra que protagonizaba el presidente del Balonmano Cangas con el de la Real Federación Española de Balonmano, Francisco Blázquez.

Desde Competición justifican la sanción porque entienden que las declaraciones no se limitan a una crítica “más o menos ácida” hacia la gestión de la federación y sus dirigentes, que estaría amparada por la libertad de expresión. “Se dedica a verter comentarios ofensivos e injuriosos”. La resolución recoge que durante meses el expresidente del Balonmano Cangas se dirigió a Francisco Blázquez como “generalísimo”, “Franquito”, “tipejo”, “subnormal”, “payaso”, “idiota” y que lanzó “sospechas de manipular, presionar, comprar o que quiere ‘trincar pasta’, que atentan sin ningún género de dudas a la dignidad o decoro deportivo” del presidente de la Rfbm.

En los tiempos difíciles del primer semestre del año pasado, entre la primavera y el verano de 2020, ambos dirigentes protagonizaron una serie de enfrentamientos habiendo por medio discusión sobre el pretendido el final de temporada y un posible descenso del conjunto cangués que de ahí se podría derivar, la situación de la Liga Asobal y las elecciones...
Sería en medio de aquellos conflictos, cuando el dirigente del club cangués hizo unas declaraciones contundentes y por las que se le abrió un expediente que ahora resuelve el Comité Nacional de Competición.
Camiña habría presentado alegaciones en la recta final de 2020, pero se fueron a la papelera, desestimadas, como era de esperar. 

Camiña, cuando aquello se produjo, es posible que no cuidase las formas, es posible que no fuese en nada políticamente correcto, pero también hay que tener en cuanto el contexto en que aquello se producía y que recordaba el propio Balonmano Cangas ayer : el organismo que le está imponiendo ahora la sanción a Manuel Camiña ha ejercido una agobiante persecución a nuestra entidad, buscando por todos los medios que se produjese el final de liga de la temporada pasada del modo injusto y fuera de lugar que deseaban, con una gran pandemia vigente y con todo lo que ello reportaba de anormalidad a nivel deportivo...

En el Balonmano Cangas están convencido de que la sanción está relacionada con la postura que adoptó el club hace casi un año en la votación para elegir al presidente de la Asociación de Clubes de Balonmano (Asobal). El Cangas apoyó la reelección de Adolfo Aragonés frente a la candidatura de Jaume Conejero, que contaba con el apoyo de la Rfbm.

Con la factura ahora pasada al cobro por el Comité de Competición de la Federación, el presidente de la misma logra posiblemente lo que no le desagradará nada, la marcha de Manuel Camiña; no porque le inhabiliten (no se puede inhabilitar a quien ya no ejercía desde hace dos meses y había presentado su dimisión para no dañar a su club del alma). Pero sí... la Federación de Blázquez logra quitar de en medio a Camiña. Y el Balonmano Cangas, sin Camiña, será otra cosa; pero ya no será igual...

Qué grande habría sido Blázquez y la Federación, sancionando a Camiña si lo entendían merecedor de tal cosa, pero acto seguido, apelando a la unidad y concordia en estos tiempos difíciles, ejerciendo el perdón, el indulto, la comprensión de que el propio escenario tan difícil de la pandemia alimentó aquellas tensiones, en las que la actitud de Camiña (al margen sus inadecuadas formas) no tenía de fondo otra razón de ser que la defensa de los justos y nobles intereses del Balonmano Cangas; no buscaba nada para si, ni tampoco tenía nada personal contra el propio Blázquez; no era Camiña contra Blázquez, era el presidente del Cangas contra el presidente de la Federación, que aunque pueda parecer lo mismo, no es lo mismo... 

La Federación tenía la oportunidad de sancionar y al mismo tiempo perdonar, sin que sirviese de precedente, buscando lo que el Balonmano español tanto necesita en este tiempo tan difícil de la peste... Pero han preferido cobrar la factura, sin más... y han logrado hacer más grande, más gigante, la figura, la leyenda de quien como dirigente deportivo durante más de medio siglo, ha demostrado que su trayectoria es tan grande que imposible resulta que este episodio vaya siquiera a ser una mancha imborrable; más cuando ya manifestó en su momento su arrepentimiento por un tono y formas que no fueron las adecuadas pero que -en lo que realmente se discutía de fondo- no podían ni pueden retirarle razón

"Llevo más de cincuenta años ligado al balonmano pero ha llegado el momento de dar un paso al lado. Me siento con fuerzas, pero no quiero perjudicar al club", explicó Camiña, a quien sus compañeros de junta gestora han intentado convencer, sin éxito, para que continuase al frente del club. Este se lamenta de que la decisión de su ya ex presidente de no apoyar "al candidato avalado por Francisco Blázquez" en las últimas elecciones a la Asobal, haya terminado con la etapa de Camiña en el club gallego.
"Desde entonces ha sido una persecución continua, Blázquez ha intentando de todas las formas posibles dañar a nuestro club por la decisión de Camiña de no apoyar a su candidato. No se lo perdona", denuncia el portavoz del BM Cangas, club que en los próximos abordará el relevo de su histórico ex presidente, en una asamblea convocada al efecto.


P.S. / Hace 7 años, a Manuel Camiña le hicieron un interesante reportaje en el diario Marca. Refleja detalles sobre una vida como dirigente en la que además de presidente ha hecho de todo, hasta barrer las escaleras del pabellón de O Gatañal, antes limpiar las gradas del pabellón de Romarigo y antes cargar con las porterías desde los bajos del edificio del Concello, en la calle Real, para colocarlas luego en un trozo de las avenidas de Cangas, junto a la Alameda, donde se comezó a jugar al balonmano federado en aquella población... Y se comenzó a jugar al Balonmano en Cangas, allá por los años 70 del siglo pasado, porque había un tal Manuel Camiña que, junto a sus ayudantes, cargaban cada domingo por la mañana con las porterías guardadas en el caserón de la calle Real, para llevarlas e instalarlas cientos de metros más abajo en las avenidas, delante de la farmacia de Colomer y la tienda de ultramarinos del Bogador. Es probable que el señor Blázquez no tenga un historial tan sacrificado como este; es probable...




Manuel Camiña

« PREV
NEXT »