6 años atrás todo eran abrazos, ahora no pueden verse ni en pintura...

Se cumplieron esta semana seis años desde que en aquel entonces, el actual alcalde de Vigo prometió una remodelación del estadio de Balaídos para convertirlo en "uno de los mejores de Europa" (exagerando como suele hacer cadea dos por tres)... Dio fechas, prometio tal y cual, aprovechó para meterse otra vez con la Xunta, abrazó un sin fin de veces a Mouriño, se hicieron fotos delante de la maqueta todos sonrientes... y acabaron con el paso del tiempo enfrentados, sin diálogo, con fuertes tensiones entre las partes, etc. etc. etc.

Caballero no cumplió en tiempo y forma con lo prometido. Terminará la reforma del estadio tarde y mal, porque los dirigentes del Celta ya han dicho muy claro que lo que allí se está haciendo, no beneficia sino perjudica los reales intereses del club. Caballero sigue adelante con "su" reforma, la que ha impuesto al Celta, la que no ha sabido hacer en un plazo razonable de tiempo. Ahora echará otra vez la culpa a la Xunta, como si fuese la obligación del organismo autonómico enterrar millones del erario público en beneficio de un club privado, de una sociedad anónima que, además, ya le había propuesto a Caballero asumir ellos la reconstrucción del estadio... pero el Alcalde no quiso, se metió en un barrizal del que ahora saldrá muy en entredicho...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.