Mural de Seoane (hecho en Argentina) es recuperado para el patrimonio público

La Xunta recupera para el patrimonio público un mural realizado por Seoane en Argentina que se exhibirá ahora en el Museo Gaiás

La obra fue inicialmente concebida para la separación de dos espacios en la fábrica de Porcelanas de Magdalena, fundada por Isaac Díaz Pardo al lado del Río de la Plata

 
 
I

Román Rodríguez destacó la importancia de la pieza como “uno de los pocos ejemplos con los que contamos en Galicia del arte mural de Luis Seoane, que sí es abundante en la Argentina y que ahora todo el público podrá contemplar en el Gaiás”

En el año del centenario del nacimiento de Díaz Pardo, el Gobierno gallego recupera así una importante parte del patrimonio artístico y histórico gallego, testigo del fondo vinculo entre dos artistas claves en la Galicia del siglo XX


El Museo Centro Gaiás de la Cidade da Cultura exhibirá de manera permanente un mural realizado en la Argentina por Luis Seoane, que la Xunta de Galicia viene de recuperar para el patrimonio público. Así lo anunció hoy el conselleiro de Cultura, Educación y Universidad, Román Rodríguez, en la presentación de esta pieza, una de las pocas testigos que se conservan en Galicia de la producción muralística de este gran renovador del arte gallega del siglo XX, e impulsor de una obra gráfica, editorial y empresarial de honda huella cultural.

La pieza fue realizada por Seoane en la década de los 70, encargada por Isaac Díaz Pardo para separar el taller y las dependencias administrativas en la fábrica de Porcelanas de Magdalena –Celtia S.A.– que él mismo había fundado en la Argentina. El acto de presentación de la obra en el andar 0 del Museo Centro Gaiás, donde permanecerá a partir de hoy, contó también con la presencia del secretario general de Cultura, Ángel M. Lorenzo; la directora de la Fundación Luis Seoane, Silvia Longueira Castro; y Camilo y Xosé Díaz Arias de Castro, hijos de Díaz Pardo y comisarios de la exposición Las miradas de Isaac.

Se trata de un gran mural de 230 por 390 centímetros y 200 kilos de peso, formado por cuatro paneles de idéntico tamaño perfectamente ensamblados entre sí. Sobre un fondo de táblex de madera y tarjeta pintado –con pigmento amarillo mezclado con arena del río de la Plata–, Seoane plasmó unas formas en relieve influenciadas por elementos de la cultura popular gallega, muy presentes en toda su obra del exilio. En la parte superior, unas ruedas recuerdan a las de los carros de bueys, mientras que en la parte inferior se encuentran las ondas del mar y cuenta con la firma característica del autor en el ángulo superior izquierdo.

El conselleiro de Cultura se refirió a la obra como “una de las pocas muestras que tenemos en Galicia del arte de Seoane en este formateo pictórico, que sí cuenta con una grande presencia en la Argentina”. En este sentido, señaló el conselleiro, “la propia condición del autor como emigrante, exiliado y con propósito de retorno su tierra; así como la conexión de la pieza con la obra artística americana hecha por artistas gallegos, hacen que tanto a nivel histórico cómo artístico y simbólico, la obra sea de un alto interés para preservar y exhibir en una institución pública gallega”.

El titular de Cultura del Gobierno gallego recordó además que este año 2020 se celebra el centenario del nacimiento de Isaac Díaz Pardo, y también el cincuentenario de la creación del primero museo de arte contemporáneo en Galicia: el Museo Carlos Maside (1970), nacido precisamente la iniciativa de Luis Seoane. “Todo esto, además del fondo y estrecho vínculo entre estos dos polifacéticos artistas, junto a la organización en la Cidade da Cultura de las muestras Galicia, de nosotros a nosotros y Las miradas de Isaac, hacen que la adquisición de este mural llegue además en un momento extremadamente oportuno”, remarcó.

La adquisición de la pieza fue realizada tras el certificado favorable emitido por el Consejo Superior de Valoración de Bienes Culturales de Interés para Galicia.
Camilo Díaz Arias de Castro, hijo de Isaac Díaz Pardo, convivió con este mural en la etapa en la que trabajó en la fábrica de Porcelanas en la Magdalena –entre 1965 y 1977–. La obra estaba situada en la entrada principal de la fábrica que daba acceso a la galería comercial de venta al público, en el módulo de la administración –donde tanto él como su padre tenían sus estudios y habitaciones– recordando que pasaba diariamente por delante de ella para ir a la Universidad de La Plata, donde realizaba estudios de Química.

Destaca que, después de poner en marcha a fábrica de Porcelanas de Magdalena, Díaz Pardo encargó a Luis –Seoane con quien había hecho una grande amistad– que había diseñado un mural para adornar la entrada de la factoría. El motivo del mismo era que iba a hacer una visita el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Óscar Alende, con motivo de la inauguración del Laboratorio Cerámico de Magdalena, que incluía un Laboratorio de Formas. Fue el propio Díaz Pardo quien construyó la base del mural sobre el diseño y las indicaciones de Seoane, que en una visita a Magdalena él mismo finalizó y firmó.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.