Brexit. Galicia denuncia abiertamente que la Pesca ha sido utilizada como moneda de cambio

Galicia será beligerante para seguir defendiendo los intereses de la flota y recuperar los derechos de pesca perdidos en el acuerdo del Brexit

A falta de conocer los términos concretos del acuerdo, la Xunta lo considera sumamente negativo porque parece que se entregó de forma definitiva a la flota británica el 25% de las cuotas de pesca europeas a cambio de cinco años y medio de acceso a las aguas del Reino Unido.

 

El Gobierno gallego señala que esta decisión es alarmante para la flota gallega pues los barcos perderán cuotas importantes de pesca y posibilidades de intercambio que ayudaban a hacer rentables las flotas y las lonjas, entre otros efectos.

La Xunta también considera negativo que Reino Unido abandone la Política Pesquera Común al no tener que aplicar aspectos de difícil cumplimiento y que este Estado propugnó como la normativa sobre la eliminación de descartes-

La comunidad gallega advirtió en numerosas ocasiones del riesgo de que la pesca fuera utilizada como moneda de cambio en las negociaciones, la última el pasado sábado cuando el presidente de la Xunta trasladó por carta al Gobierno central su preocupación


La Xunta traslada su preocupación ante las cuestiones publicadas sobre la Pesca en el marco del acuerdo del brexit conseguido ayer entre la Unión Europea y Reino Unido. La falta de conocer información oficial de sus términos por parte del Gobierno central, que es quien participó en la negociación, el Ejecutivo gallego considera que una vez más la pesca fue empleada como moneda de cambio en Europa pese las advertencias y peticiones realizadas para que en la negociación no se había traspasado esa línea roja. En este sentido, Galicia no se va a conformar con compensaciones por este acuerdo y será beligerante y contundente para recuperar los derechos de pesca perdidos en el acuerdo del brexit.

La Xunta espera a conocer el texto del acuerdo definitivo para valorar las posibilidades de defensa de la cadena mar-industria de Galicia. No obstante, según la información trascendida, el acuerdo es sumamente negativo porque parece que se entregó de forma definitiva a la flota británica el 25% de las cuotas de pesca europeas -cargando más en las especies peláxicas como el jurel, la xarda o el lirio- para comprar el acceso a las aguas del Reino Unido durante solo cinco años y medio.

El Gobierno gallego considera esto alarmante para la flota gallega, tanto a corto como a medio y largo plazo. A corto plazo porque los barcos perderán cuotas importantes de pesca y posibilidades de intercambio que ayudaban a hacer rentables las flotas y las lonjas (donde las descargas procedentes del Gran Sol constituyen el mayor volumen de facturación).

Los efectos a medio plazo pasan porque la posibilidad de renegociación en 2026 de la contraprestación al Reino Unido en forma de cuotas podrá derivarse contra especies demersales, como la merluza, el gallo o el rape, en las que la flota gallega basa sus pesqueras. La Xunta también considera alarmante el acuerdo a largo plazo porque parece que se estropeó la última posibilidad de hacer fuerza en una negociación al entregar el acceso a los comprados europeos de los productos marinos británicos.

A esto hay que añadir las pérdidas y dificultades que supone este acuerdo, por una parte para la flota que faena en aguas del Gran Sol, pues pierde parte de sus derechos y posibilidades de pesca directas y además en cinco años deberá renegociar año a año un acceso que va a ser aminorado en términos de posibilidades de pesca. Por otra parte, también afecta a los barcos que faenan en las aguas del Cantábrico-Noroeste, porque las cesiones a Reino Unido relacionadas con las especies peláxicas ponen mucho más difícil conseguir cuotas ampliadas de especies como la xarda, el lirio o el jurel.

Galicia también considera negativo que Reino Unido abandone la Política Pesquería Común (*PCP), pues no sufrirá la aplicación de aspectos de difícil cumplimiento que este mismo Estado propugnó para su incorporación a la PCP como la normativa sobre la eliminación de descartes. Tampoco tendrán que aplicar aspectos relativos a la sostenibilidad como la minoración de flota al ver aumentadas sus cuotas con los nuevos arreglos para la ordenación conjunta de más de 100 poblaciones de pescados que parece que también podrán seguir pescando en aguas UE.

Para Galicia todo esto demuestra que la pesca es de nuevo empleada como moneda de cambio como aconteció cuándo España entró en la Comunidad Económica Europea, un proceso en el que la flota resultó perjudicada. La comunidad gallega advirtió en numerosas ocasiones de este riesgo, la última el pasado sábado cuando el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo trasladó por carta al Gobierno central su preocupación en relación con la deriva de las negociaciones sobre lo brexit en materia pesquera.

Galicia siempre apostó y apuesta por un acuerdo que permitiera mantener el statu quo mediante el acceso de la flota comunitaria a las aguas británicas a cambio de la entrada de los productos pesqueros del Reino Unido en el mercado comunitario sin ningún tipo de arancel. Se trata de la propuesta que la comunidad defendió desde lo principio y que beneficiaría a las dos partes pues Europa cuenta con una importante flota que faena en aguas británicas y el mercado comunitario es el principal destinatario de los productos pesqueros del Reino Unido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.