El cuento de Ruben Amorim, el entrenador cuyos derechos aún no pagó el Sporting al Braga...

Ayer, el FC Porto sufrió en sus propias narices, en su propio estadio, un "atraco" arbitral. Le limpiaron un gol clarísimo y no le pitaron un evidente penalty. El resultado de eso, junto con una actuación irregular del equipo, fue perder ante un Marítimo de Madeira que hizo un gran partido, dicho sea todo.

Al final del partido, el entrenador del FCP, Sergio Conceiçâo, supo separar el trigo de la paja. Y envió un contundente recado a sus jugadores : "quien no sea competitivo tiene ahí la puerta abierta para marchar y dejar el FCP", etc. etc.

En la acera de enfrente, el entrenador del Sporting (de Lisboa), Ruben Amorim, tras el descalabro con el Lask Linz (eliminados de la UEL) lleva tres días diciendo que "a los jugadores no se les puede pedir más, lo dieron todo". Y de paso se mete con los adeptos del Sporting diciendo que "algunos ya desistieron del club". Siguiendo la teoría de Amorim, los jugadores, sus jugadores, pueden estar muy tranquilos, pierden con un rival que no tiene un plantel superior al Sporting y son disculpados por el entrenador, respaldados : "dieron todo lo que tenían", dice el técnico. Un entrenador sorprendente...

Son las dos caras de una misma moneda. Con una diferencia, en el caso del Sporting no hubo árbitro por medio que les atracase... Y así va el fútbol, entrenadores exigentes (como debe de ser) y complacientes (como no debería de ser). 

Por cierto, el complaciente es un entrenador carísimo : al margen su elevado salario, cuesta 10 millones+IVA+penalización por no haber pagado aún el importe de su cláusula de rescisión con el Braga... debe estar por unos 13 millones lo que el Sporting tiene que pagar al Braga por haberle "robado" en plena pasada competición a su entrenador. 

De entonces a aquí, el Sporting no ha pagado al Braga lo que le debe; amenazado con ser denunciado a la UEFA, logró un armisticio y unos meses más de plazo para pagar al Sporting de Braga... Mientras, en la recta final de Liga, el Braga quedó tercero y envió para el cuarto lugar al Sporting... y ahora, en la tan necesaria Liga Europa, el Sporting se ha quedado fuera, eliminado en su propio estadio, por 1-4, a las primeras de cambio si me apuras...

En una de estas, como siga con la trayectoria negativa, al tal Ruben Amorim lo despiden y... a lo mejor resulta que el SCP aún no pagó al SCB lo que le debe

Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado...