Informe de la Xunta sobre el borrador del nuevo PXOM de Vigo ya está remitido

La Dirección General de Ordenación del Territorio y Urbanismo (DXOTU) acaba de emitir el informe en el que analiza desde un punto de vista urbanístico el contenido del borrador del nuevo Plan General de Ordenación Municipal de Vigo.

Así lo trasladó esta mañana la responsable del departamento autonómico, Encarnación Rivas, en la reunión convocada por el Ayuntamiento vigués con el fin de constituir la Comisión de Seguimiento encargada de analizar la evolución de los trabajos de revisión del PGOM y el calendario de tramitación. La creación de este órgano estaba prevista en el segundo convenio de colaboración suscrito entre ambas administraciones para la cofinanciación del nuevo plan, que incluye una aportación económica por parte de la Xunta de más de un millón de euros.

En cuanto al informe autonómico en materia de urbanismo, se centra, en líneas generales, en aspectos técnicos del borrador que deberán ser revisados, como la información aportada respecto de las redes de servicios existentes en los ámbitos cualificados como suelo urbano, la adaptación plena de su contenido a la Ley del Suelo en cuanto a la clasificación y categorización del suelo rústico, o la articulación de determinados aspectos relativos a los espacios costeros del municipio al modelo territorial del Plan de Ordenación del Litoral (POL).

Agilización de los trámites

Con la emisión del informe de la DXOTU, la Xunta de Galicia continúa agilizando, dentro de sus competencias, la tramitación del nuevo planeamiento de Vigo, después de que el Ayuntamiento le remitiese poco antes del verano el Documento Inicial Estratégico y el borrador del PGOM para que la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda  pudiese iniciar el procedimiento de evaluación ambiental estratégica común.

Así, una vez realizadas las consultas correspondientes a la DXOTU, el órgano ambiental autonómico está ya en disposición de formular el documento de alcance del estudio ambiental estratégico, que, como mínimo, incluirá todas aquellas administraciones públicas que deban emitir informe sectorial de conformidad con la legislación aplicable.

Para cumplir con este trámite, la Dirección General de Calidad Ambiental y Cambio Climático dispone legalmente de un plazo de dos meses, que se cumplen a comienzos de octubre. En todo caso, la previsión de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda es poder contar con el documento de alcance sobre el PGOM vigués a finales de este mismo mes.

Seguidamente, el Ayuntamiento de Vigo elaborará el estudio ambiental estratégico atendiendo a los criterios contenidos dicho documento de alcance y a la legislación vigente.

Hace falta recordar que el urbanismo es una competencia municipal, tal y como se recoge en la Ley del Suelo, que contiene una decidido apuesta por la autonomía municipal e incrementa la confianza en las administraciones locales. Es decir, son los propios ayuntamientos los promotores de este tipo de iniciativas y los que se encargan de diseñar su PGOM de acuerdo con el modelo urbanístico que desean.

En todo caso, el Ejecutivo autonómico está siempre al lado de los ayuntamientos en el impulso de la tramitación y aprobación del planeamiento que permita que todos los ayuntamientos cuenten con un instrumento de calidad en un plazo razonable, hacia un urbanismo responsable.

Teniendo esto en cuenta, será el Ayuntamiento de Vigo el que en los próximos meses deberá aprobar inicialmente el nuevo planeamiento y someterlo a información pública. Cuando remita ese documento nuevamente a la Xunta, esta podrá recabar, en tres meses, todos los informes sectoriales de competencia autonómica, de manera que el ayuntamiento solo tendrá que pedir los estatales.

Finalizado este período y una vez integrado el resultado del mismo en el documento, el Gobierno local solicitará -antes de la aprobación provisional del PGOM- la emisión de la Declaración Ambiental Estratégica, que pone fin al trámite ambiental por parte de la Xunta.

Colaboración y apoyo a los ayuntamientos

El Ejecutivo gallego siempre colabora, supervisa y apoya, económica y técnicamente, el trabajo de los ayuntamientos hasta alcanzar la aprobación definitiva de sus respectivos planes. Gracias a esta labor, 109 municipios cuentan ya con un PGOM adaptado a la normativa urbanística vigente.

En el caso concreto de Vigo, la Xunta trabajó desde el primer momento para dar una solución a la situación urbanística de la ciudad olívica, tras la anulación por parte del Tribunal Supremo del PGOM de 2008. Desde entonces, defendió que la única solución definitiva a la situación urbanística de Vigo era la aprobación de un nuevo plan general y con ese objetivo tendió la mano al consistorio vigués, impulsando otro convenio de colaboración para redactar el nuevo plan (el segundo, ya que la Administración autonómica ya había contribuido a la redacción del PGOM anulado por una sentencia del año 2015).

Además, el Gobierno gallego ofreció respuestas provisionales y urgentes para evitar el parón urbanístico de la ciudad olívica, como la aprobación de la Ley 3/2016, de 1 de marzo, de medidas en materia de proyectos públicos de urgencia o de excepcional interés, para aportar una solución a proyectos de especial interés llevados a cabo por las administraciones, como la ampliación de la Zona Franca, el Ifevi o la Estación Intermodal.

También impulsó un año después la redacción de la Ley de medidas provisionales de ordenación urbanística, solución legal y amparada jurídicamente para permitir que ciertas zonas pudiesen seguir evolucionando a través de una ordenación provisional, capaz de garantizar el desarrollo económico de las iniciativas de pequeños empresarios y particulares.