Covid-19. Gallegos que aman a Portugal y gallegos que "juegan" con las cifras de Portugal...

La manipulación de las cifras que, lamentablemente, va arrojando la pandemia de la Covid-19, es un hecho innegable, constatable diríamos. ¿Por parte de quien?. Desgraciadamente de no pocos... Tan lamentable como ridículo. Porque la Pandemia y sus números, tarde o temprano, acaban por dejar en evidencia a quien hoy intente manipularlos en favor de vete a saber qué... 

Claro que, mientras tanto, si embaucas al que escucha, al que lee, al que oye... pues a lo mejor hasta te crees que vas ganando la batalla al bicho. Allá cada quien con lo que haga; sea como fuere, quien esto escribe hace tiempo que dejó de torturarse con las cifras nuestras de cada día, las cifras del vecino, o de los hijos de Trump. Le llega con saber que es una enorme desgracia la que nos ha caído encima y que hay que hacer un ejercicio diario de disciplina, autodisciplina, que no solo incluye máscara y distancia siempre, sino dosis de prudencia a aplicar a la más mínima. 
Por ejemplo : este sábado, estando en la llamada "Playa América" (donde por lo que se observa, el Concello de Nigrán no limpiaría con la frecuencia necesaria las toneladas de algas putrefactas que presenta aquella playa), llegada la subida de la marea, tuve que proceder a abandonar el arenal porque... la reducción del espacio por la subida del agua era notoria y la distancia inter-personas -desde mi punto de vista- no era la más aconsejable. Cualquier cuidado es poco, cabría insistir. Y todos estamos en riesgo de enfermar del bicho dichoso. Debemos de vivir con el al lado, pero no ahorrar en sacrificios.

Pero vayamos a lo que nos ocupa, lo de las cifras, que es el show diario de cada día. Que algunos medios de comunicación alimentan con titulares, por ejemplo, que tal vez la mente del sujeto que tituló así sabrá a qué intención responden...
¿Un ejemplo?. Sin ir más lejos, este domingo, la portada de La Voz de Galicia, prestigioso periódico que citamos y elogiamos aquí con frecuencia. Pero lo de este domingo es de nota...

El señor(a) titulador(a) de servicio pone arriba, en cabecera de la portada : "uno de cada tres gallegos vive en un concello con más de tres contagios al día". Lanza el alarmante jeroglífico y así pasamos entretenidos el domingo quienes eso leemos... 
Como complemento aparecen dos subtítulos, o titulares complementarios del titular principal de la portada : "92 ayuntamientos, 50 de ellos de Ourense, llevan 14 días sin virus". Bueno, un consuelo que nos aporta el señor(a) titulador(a), tras inquietarnos con el titular principal...

Pero el hombre, la mujer, de servicio como titulador en "La Voz", no quiere dejar las cosas así. Y -habrá quien diga- en plan tocapelotas a los(las) portugueses, nos ofrece en portada este segundo subtítulo o titular complementario al principal : "Portugal suma 486 casos en un día, la cifra más alta en 4 meses". Y ahí lo deja; es como si quisiera decirnos : consolaros, hay que ver lo mal que anda ya Portugal... De modo que el lector que no sea minimamente reflexivo, al ver eso, sin más, podrá pensar, a la trágala, efectivamente ¡qué mal andan también los portugueses! y de paso anular la excursión que tenía prevista a aquella Serranía de A Peneda, donde -por cierto- no se produjo ningún caso en seis meses de la peste...

¿Tendrá el titulador de servicio alguna manía con Portugal?. Porque, a ver, en la misma "Voz", edición de internet, a las 19:47 del sábado podía leerse : "Nueva jornada de incremento en la incidencia del Covid-19 en Galicia, con un total de 4.137 casos activos y 293 nuevos positivos en las últimas 24 horas". 
O sea que un territorio, Galicia, con 2,7 millones de habitantes, tuvo en un día 293 casos; y otro, Portugal, bastante más grande, con islas incluídas en el recuento, tuvo en un día los 486 casos que el periódico coruñés destaca en su portada. 
Portugal tiene 10,2 millones de habitantes. En la escuela nos enseñaron lo de las reglas de tres, que si a 2,7 millones tocaron 293 casos (Galicia), a los 10,2 millones de Portugal deberían haberle correspondido... "x". Y esa "x" vendría a ser 3,7 veces más que el número de casos registrados en Galicia. O sea, 1.087 casos en 24 horas tendrían que haberse producido en Portugal para que Portugal estuviese al nivel de Galicia... pero se produjeron 486, menos de la mitad de lo que la regla de tres exigiría...

¿Se dan cuenta ustedes ahora, con la pura y dura realidad de las cifras, cómo ese titular que "la Voz" hace a los casos recientes en 24 horas de Portugal es más bien un atropello y -encima- acaba por desenmascarar lo mal que estamos -por desgracia- en Galicia?. 
No es aconsejable camino jugar a sensacionalismos baratos, que acaban por salpicar incluso a quien así actúa.  
Con todo el respeto y admiración que otras veces nos merecen estos colegas de profesión, dejen de hacer ver...  Además, ¿hacer ver desde un titular así...qué?.
Porque gallegos, portugueses, todos tenemos la desgracia encima, amenazante, que oscila en todas partes, que crece, que decrece, que va, que viene... No está en ningún sitio el horno para bollos.
Dedíquense -y buenos medios tienen para ello- a insistir en concienciar, a ser catequistas mañana tarde y noche. Dejen estos shows que a parte alguna conducen y que, encima, pueden suscitar reacciones negativas entre comunidades hermanas, reacciones que a nadie beneficiarían.

A Coruña está lejos de Portugal (es más cerca ir de Vigo a Guimaraes que de Vigo a A Coruña), partimos de eso para intentar comprender el error. 
Y probablemente el titulador, la tituladora de servicio no conozca la realidad que los del Sur de Galicia y próximos al territorio hermano, mucho mejor conocemos. Siendo así, no les quepa duda, es comprensible que Portugal para el, para ella, sea una anécdota, un símbolo de unas vacaciones, unas toallas baratas y un bacalao bien cocinado. 
Para nosotros, para muchos gallegos del Sur, hace mucho tiempo que Portugal es muchísimo más que eso. Y bien que nos va.

EUGÉNIO EIROA