7 de septiembre. ¿Qué pasa en España?, ¿qué sucede en Portugal?.

En España, a 7 de septiembre, además de la grave amenaza de la pandemia, no hay problemas como se sabe. Somos un país de magníficas cuentas saneadas, con un Gobierno que paga al instante todos los subsidios, el paro, los ertes y demás; que tiene ya presupuestos pactados y aprobados para no un año, sino tres... .

Nada hay en España, al margen la pandemia, que nos preocupe. Se van a fusionar dos bancos y para qué se le va a reclamar a uno de ellos que devuelva los miles de millones que el Estado le prestó tiempo atrás... eso es calderilla, para qué vamos a exigirles nada... ¡Ancha es Castilla!. 

En España lo único que parece urgir es cambiar las leyes para que los Junquera´s salgan de la cárcel definitivamente, Puigdemont regrese bajo palio... eso es lo urgente, el resto no hay que preocuparse de nada, pasan los meses, estamos como estamos, con un Parlamento que parece la Casa de Tócame Roque, pero no importa; los partidos están a lo suyo, cada uno a lo suyo, a sus intereses particulares; pero el país, el interés general de España... ¡eso qué más da!; resolver los problemas de verdad que afectan a los españoles está bien, sí, pero ya veremos cuándo toca, no hay ninguna prisa... ¡Qué país, Miquelarena!

Mientras eso sucede en España, al lado, en Portugal, donde los Socialistas tienen a raya a los comunistas y a los radicales del Bloque, a los que manejan con especial maestría para apoyos parlamentarios puntuales -y nada de entrar en coaliciones de Gobierno-, resulta que se acuestan hoy sabiendo que  "Governo está em Bruxelas a preparar Plano de Recuperação e Resiliência de Portugal". Y ante semejante titular, lees rapidamente, a ver qué pasa : "Ministro do Planeamento, ministro dos Negócios Estrangeiros e Secretário de Estado das Finanças estão em Bruxelas para uma ronda de encontros com representantes da Comissão Europeia para preparar o Plano de Recuperação e Resiliência, que dará acesso a Portugal aos fundos europeus...".

O sea que este Gobierno portugués, que ya resolvió lo del presupuesto del país y la corrección del presupuesto (por lo de la Covid) hace meses, anda ahora ya en fase superior, preparando el "Plan de Recuperación y Resistencia", el vía libre -digamos- para poder recibir cuanto antes los fondos europeos tan necesarios...

Y sigo leyendo : "acompanhados pelo Secretário de Estado das Finanças, João Nuno Mendes, os governantes portugueses têm agendados encontros com os vice-presidentes executivos da Comissão Europeia, Valdis Dombrovskis e Frans Timmermans, assim como com a Comissária para a Coesão e Reformas, Elisa Ferreira, e com o Comissário para a Economia, Paolo Gentiloni..."

Me informa la periodista Ania Ataide que "o Plano de Recuperação e Resiliência terá como base a Visão Estratégica para o Plano de Recuperação Económica de Portugal 2020-2030, de António Costa Silva, após consulta pública e discussão pelos membros do Governo. O documento que será aprovado na próxima semana em Conselho de Ministros terá que seguir para Bruxelas, para que Portugal possa aceder às verbas em subvenções ou empréstimos acordados no pacote europeu de apoio à crise económica..."

No sigo, no hace falta ante tamaña evidencia, simplemente dejo constancia... de que mientras en España andamos a lo que andamos (voy a decir una grosería, por si alguien aún no me entendió a estas alturas : andamos a tocarnos los huevos...), en Portugal no pierden un minuto desde hace tiempo. 

Y mira que el tal Costa, primer ministro, al principio hasta parecía parvo. Resultó que se hacía el parvo y bien que le ha ido...

EUGÉNIO EIROA