BREAKING NEWS
latest

468x60

header-ad

¡Ya les costó enterarse de que el horno no está para bollos!. Suspenden definitivamente la Feira Franca, en Pontevedra

Déjense de caralladas, déjense de historias, déjense de liarla más de lo que ya está liada... el horno no está para bollos. Con buen criterio, tan buen criterio ahora como mal criterio antes arriesgándose aunque fuese a un "formato reducido", el Bloque gobernante en el Concello de Pontevedra ha decidido este lunes anular el previsto festejo de la Feira Franca.

El Concello de Pontevedra ha anunciado que con el fin de que «non haxa ningún tipo de confusión» se anula la decoración de las calles y plazas y los pasacalles previstos. Permiten eso sí que la hostelería podrá funcionar «coma un sábado normal» cumpliendo los protocolos sanitarios

Y punto pelota. No está esto para fiestas de ningún tipo, ni con formato reducido, ni mediopensionista. Durante la desescalada y durante el propio verano en si, se ha ido tirando demasiado de la cuerda... y ahora corremos el riesgo de que, por haber jugado con fuego, se quemen hasta los hosteleros, bares, casas de comidas... que, como siga esto así, pueden ver sus horarios y condiciones para operar recortadas, lo que sería una enorme desgracia para el sector.

Como ya dijimos en otro artículo : se hizo mal la desescalada. Cuando comenzó el desconfinamiento, este se hizo mal. Debía haber contado con rígidas imposiciones a cambio de la movilidad devuelta. Usted puede coger su coche e ir al monte a pasar el día, o a la provincia de al lado... pero usted va con mascarilla permanentemente obligatoria, guarda dos metros de distancia... Haber convertido en algo sagrado el binomio mascarilla+distancia nos hubiese llevado a un tiempo de rebrotes con muchos menos problemas. Luego, no tener previstos de modo adecuado y suficiente los equipos de rastreo. Junto a eso, el control de los que enfermos o contagiados se aislan, para que se aislen de verdad en sus casas y no salgan a la calle; el tema de los trabajadores temporeros y los que trabajan en precario : garantizándoles que a cambio de su aislamiento tendrían una remuneración en el tiempo de no poder trabajar...
Son cuestiones fundamentales, básicas en esta "guerra", pero cuestiones que se han hecho mal y aún se siguen haciendo mal. Y era básico haber partido para el desconfinamiento teniendo encarrilados esos asuntos. Ahora estamos en tiempos de lamentos.

Ni una sola fiesta, tamaño reducido o sin reducir, debería permitirse. Ya debió de haberse impedido meses atrás lo que, sin embargo, más o menos, se ha ido permitiendo... Hubo, sin embargo, todo debe decirse, organizadores de fiestas populares, conciertos, etc. que no jugaron con fuego, cortaron por lo sano y dijeron, el año que viene, si Dios quiere... Dieron una lección a los propios políticos.
Pero entre políticos que han hecho mal las cosas, ciudadanos irresponsables y aún algunos promotores atrevidos, hemos creado un caldo de cultivo que ahí está, que es innegable.
Hoy llega la noticia de la anulación también del "formato reducido" de la Feira Franca Pontevedra, pero deberían antes, los propios del Concello de Pontevedra no haber hecho lo que en Peregrina hicieron, ni con medidas de seguridad, vallas ni gaitas. Y don Abel, en Vigo, lo mismo con sus mini-conciertos, su terraceo y demás historias. No es un año, no es un momento para fiestas, vístanse estas como se vistan.

Y una advertencia : dejen ya de jugar los políticos con la pandemia, a arrojársela unos a otros. Era patético ver y oír a la señora del Bloque muchos días atrás pidiendo que se declarase en Galicia un estado de emergencia... mientras ella decía eso, sus colegas también del Bloque, en Pontevedra, embarcados estaban organizando las Fiestas de la Peregrina, la Feira Franca y lo que fuese, por muy formato reducido que se hiciere... Estamos hartos ya de tanto doble lenguaje de los políticos.

Ahora, este lunes, se enteran todos, con las cifras de los contagios en la mano, que el horno no está para bollos y que es mejor ni adornar siquiera las calles de Pontevedra para el primer sábado de septiembre. Bien hecho. Mientras, en Vigo, el inefable Abel sigue con las camionetas para aquí y para allá, instalando -y gastando otra vez- 800.000 euros en luces de Navidad... Juzguen ustedes que ya son mayorcitos, ¡caramba!. Con la que está cayendo y la que va a caer en el otoño de gravísimos problemas económicos que se nos vienen encima...





« PREV
NEXT »