Tranvías y Metros. Vigo es gran paradigma de los sucesivos graves errores cometidos con este medio de transporte

El Tranvía moderno, el Metro de superficie, el elemento de transporte que va a electricidad y sobre dos raíles... Una historia que en España no acaba de arrancar plenamente, si lo comparamos con otros países. Más de una vez hemos lamentado que en Vigo no se haya avanzado nada desde aquel interesante estudio previo, en la época del Alcalde Carlos Príncipe, que refería al menos dos líneas de largo recorrido para un tranvía/metro -una a través de Gran Vía y avenida de Samil, desde la estación ferroviaria de Urzáiz hasta la zona de playas; la otra desde la zona de playas por Orillamar hasta Teis-. Ya ha llovido desde entonces, ya... y en vez de haberse dado pasos hacia adelante, lo que se han dado han sido pasos atrás para enterrar definitivamente el salto de calidad en el transporte urbano que Vigo necesitaba. 

La última barbaridad ha sido cargarse la vía abandonada del tren Vigo-Redondela, que desde Urzáiz atravesaba las enormes barriadas de Travesía de Vigo, Teis, Chapela de arriba... Le regaló el Adif una vía de no pocos kilómetros a la ciudad, a la que solo había que poner encima de los raíles un par de tranvías o "metros" enganchados a la línea eléctrica (hasta los postes quedaron) y no se les ocurre nada mejor que cargarse esos kilómetros de infraestructura ferroviaria y transformarlos en un corredor para atletas urbanistas y ciclistas particulares... No tenemos arreglo para estas cosas... gobernantes sin ideas, artistas del populismo, instalados en la vulgaridad, sin visión alguna de futuro.

Estos apuntes sobre el caso de Vigo (en A Coruña también son de nota : desmantelando el tranvía que había recuperado Paco Vázquez en vez de mejorarlo y potenciarlo...) sirven para responder a la pregunta que en voz alta y en las redes de Twitter, se hacía nuestro amigo experto en temas ferroviarios, Miguel Ángel Matute (cuyo tweet reproducimos en foto luego). Una pregunta que nos lleva a recordar, como hoy hemos hecho, lo que más de una vez hemos denunciado en RBT para el caso de la ciudad de Vigo.

Pero es más sonrojante aún porque es errar reiterando los errores sobre las burradas del pasado. Ayer dedicamos el día, aprovechando el inicial sol y nubes con que abrió la jornada, a recorrer lo que era el antíguo trayecto del tranvía desde la zona de Baiona, A Ramallosa-Nigrán, Saians, Canido, Samil, hasta el centro de Vigo (leer pieza aparte que publicaremos en próximas horas). Sirvió para recordar aquel tranvía de antaño (otro día hablaremos del también legendario tranvía de O Porriño) que unía Vigo con su toda su zona de playas, y luego Nigrán, A Ramallosa, Baiona... Y lógicamente pensábamos : si a día de hoy, en vez de haber desaparecido, el tranvía Vigo-Baiona siguiese existiendo, con material mejorado, sería un bombazo turístico... Una veintena de kilómetros de vía férrea entre Vigo y Baiona... ¡qué lujo si los hiubiésemos conservado!. ¡Qué burrada, qué disparo en los pies, acabó siendo su desaparición...!.

Ayer, al pasar por lo que eran las antiguas estaciones de aquel potente tranvía de antaño, aumentaba nuestra indignación. Y creemos que es fácilmente comprensible... ¡Cuantas oportunidades ha perdido Vigo a base de destruir partes de su presente, como método de inviabilizar partes de su futuro!.


Habitual-composición doble del "Tranvía de Baiona", estacionada precisamente en la urbe baionesa. Imagen archivada por Javier Riesgo.




Click en las imágenes para ver a mayor tamaño