Fin de temporada futbolística en Portugal. Porto, doble campeón; Benfica, ridículo.

1 de agosto, acabó la temporada futbolística en Portugal (que había comenzado hace casi un año, a primeros de agosto). Con la pandemia por medio, no hace falta explicar cómo se ha desarrollado el condicionado calendario. Acabó la Liga días atrás, con el FC Porto como justo campeón; acabó la Copa en la noche de este sábado, con el FC Porto, también, como justo campeón.

Finalmente quedó doblemente claro, por si hubiere dudas : Benfica no fue rival para FC Porto esta temporada. Los de Sergio Conceiçâo, bien a pesar de algunas lagunas ostensibles en su rendimiento, fueron mejores a lo largo de toda la temporada. Y el Benfica fue el equipo decadente que planificó su mandamás, Luis Filipe Vieira. Este, estimulado por la millonada que le pagó el Atlético de Madrid por el traspaso de Joâo Félix, creyó que se iba a comer el Mundo con jugadores de la Cantera y comenzó la temporada con la pretensión de que el entrenador Bruno Lage, al que finalmente le daría la patada, colaborase alineando a cuantos más de la Cantera mejor, a ver si caía otro traspaso tipo Joâo Félix.
Picó el anzuelo Bruno Lage y lentamente comenzó la agonía de Benfica, mientras Porto trabajaba en la formación de un bloque sólido, en donde la Cantera fue un complemento, pero nunca quien asumiese el protagonismo básico del equipo como en el caso del debilitado Benfica...
Cuando Lage quiso despertar del sueño imposible, ya era tarde. Y Vieira, acuciado por las críticas, acabó por echar a Lage, poner a Verísimo y pasar al siguiente escalón del fracaso : acabar la Liga en segundo y ser humillado el Benfica en la final de la Copa, donde con 10 el FC Porto la mayor parte del encuentro, con un penalty a favor el Benfica y hasta con la expulsión del entrenador portista... con todas esas ventajas, Benfica perdió con todo merecimiento y haciendo el ridículo.

Ahora, Vieira llamará de urgencia esta noche a Jorge Jesús, el entrenador que tiene contratado y escondido por el momento fuera de la escena pública; lo llamará ya esta noche y le dirá que necesita presentarlo en público con urgencia, para tapar el ridículo de este sábado en Coimbra, desviar la atención del doble fracaso de la temporada y tratar de que la Opinión pública benfiquista se centre en el futuro y se olvide del nefasto presente.

Frente a este descalabro del Benfica está el doble éxito del FC Porto, que se ha llevado Liga y Copa, justo en un momento en que necesitaba y mucho esto, para paliar los graves problemas económicos que arrastra. Este doble título revaloriza el plantel, ayudará a recaudar más en los traspasos, hará que los jugadores que persigue contratar se ilusionen más por llegar a O Dragâo, aumentará prestigio, imagen y ayudará a reconducir económicamente la entidad, al tener garantizado el cheque de la Champions fase de grupos en la que entra directamente...

Final de Copa en Coimbra, sin público, con el presidente de la República Portuguesa entregando el trofeo. Ganó Porto merecidamente, con dos golazos de cabeza de Mbemba, el central de origen congolés que ha hecho un final de época excelente, confirmándose, cuando Porto más lo necesitaba (lesión grave de Marcano), como el jugador importante que FC Porto precisaba.
Pero Porto jugó muy bien de inicio ante un Benfica ramplón. Así hasta que el árbitro Soares Días dejó a FC Porto con 10, por expulsión de Luis Díaz. Rigor extremo del árbitro que en vez de tener cabeza para no estropear una final, quiso erigirse en protagonista con una actuación autoritaria y drástica en todo instante. Otro habría contemporizado en la primera media hora, advirtiendo sucesivamente a unos y otros de que luego sería implacable... esto no lo hizo el de la pastelería en la ciudad de Porto, se montó en plan sheriff desde el inicio, sacó de en medio al colombiano Luis Díaz, después al entrenador Sergio Conceiçâo y puso así a FC Porto contra la pared. 
Los portistas no se arrugaron por ello, pusieron empeño y acabaron haciendo dos goles al Benfica con todo merecimiento y sacrificio, aprovechando muy bien las jugadas de balón parado y dejando en evidencia la impotencia del Benfica para levantar el partido. Solamente un penalty señalado a Diogo Leite en un roce con un rival (Rafa), ya a balón pasado y seguido por otros jugadores... permitió a Vinicius acortar distancias 1-2. Pero en los minutos que quedaban, el Benfica volvió a ser los rostros de la impotencia mientras los 10 hombres en campo de FC Porto eran unas fieras peleando cada balón como si la vida les fuese en ello.

Taça de Portugal Placard
Dragões vencem encarnados por 2-1 e garantem dobradinha

O FC Porto venceu a Taça de Portugal Placard depois de vencer, esta noite, em Coimbra, o SL Benfica, por 2-1.
Numa final muito disputada e a primeira de sempre disputada sem público, os azuis e brancos, que ficaram reduzidos a dez homens ainda na primeira parte, depois da expulsão, por acumulação de amarelos, de Luis Diaz, garantiram a vitória na Prova Rainha do futebol português com dois tentos de Mbemba, aos 47´ e 58´.
Os encarnados reagiram e Vinicius na conversão de uma grande penalidade, aos 84´, reduziu a desvantagem.
Até final da partida, apesar do claro domínio territorial e de um remate ao poste de Jota nos últimos momentos de jogo, a equipa da Luz não conseguiu evitar a vitória portista.
O FC Porto, depois da vitória na Liga NOS, conquista a 17ª Taça de Portugal da sua história.
O troféu foi entregue pelo Presidente da República, Marcelo Rebelo de Sousa.

Central Mbemba foi eleito o "Homem do Jogo" enquanto o médio recebeu o "Prémio Fair-Play", ambos atribuídos pelos Jogos Santa Casa. Depois do final da partida e de consagrado o novo vencedor da Taça de Portugal Placard, foi tempo de distinguir os jogadores individualmente. Mbemba foi eleito "Homem do Jogo | Jogos Santa Casa", depois da votação electrónica dos jornalistas presentes na tribuna de imprensa do Estádio Cidade de Coimbra. Já Danilo recebeu o "Prémio Fair-Play Jogos Santa Casa", tendo sido distinguido pela sua postura em campo por um comité composto por elementos da FPF, Conselho de Arbitragem e Jogos Santa Casa.

Vitor Bruno, treinador adjunto do FC Porto "Foi uma época atípica, com muitas nuances que nos fizeram constantemente readaptar em treino e até uma maldita doença que apareceu e nos condicionou o nosso dia a dia. Não há muito a falar em relação ao jogo, que dominámos e controlámos, exceção obviamente dos últimos 10 minutos. Acho que aqui o que é preciso realçar são os valores da equipa que encarna o povo do norte, leal, humilde, trabalhador e que nunca vira a cara à luta. Os jogadores foram gigantes, com uma capacidade de trabalho incrível em circunstâncias que não vale a pena falar. Difícil, mas que no fim acaba por valer a pena. Faltou-nos os adeptos e o treinador. Até ao momento da expulsão, o FC Porto controlou, dominou, conseguiu manietar o jogo do Benfica, e depois com bola explorar as dificuldades do adversário. E fizemos isso bem até à expulsão. Depois foi preciso tocar a reunir. Depois, a bola parada é um momento forte para nós e capitalizamos esse momento. Mas é redutor dizer que o FC Porto depende das bolas paradas”.

Mbemba, jogador do FC Porto : “Foi uma vitória difícil, mas muito importante. Não é fácil [marcar dois golos], mas tive essa oportunidade e estou muito feliz. Trabalho para isto, nunca imaginaria chegar à final e marcar dois golos. A equipa uniu-se em torno da expulsão”.

 Imágenes : FC Porto. En una de ellas vemos el emotivo detalle del club y del plantel portista haciendo a Iker Casillas partícipe de este éxito y haciéndole levantar la Copa de Portugal. 







Artículo Anterior Artículo Siguiente