El Covid se lleva todo por delante. La peregrinación de agosto en Fátima ha sido muy triste...

Nada es igual. El Covid se lleva todo por delante. La tradicional peregrinación de agosto, que concentraba tantos viajeros de diferentes países en Fátima, fue anoche y esta mañana apenas un simple recordatorio de que allí se celebraba algo. 12-13 de agosto de 2020 pasarán a la historia como -posiblemente- la menor concentración de fieles que se recuerda... Es así, miedo, temores, viajes... Era la cita también de los emigrantes portugueses de Francia, de Luxemburgo, de Europa... con su Nossa Senhora de Fátima. Era pero no lo ha sido, este año hay pocos emigrantes, portugueses en el exterior, que retornan unos días en agosto. 

Todo ha cambiado, el Covid, la Covid, llámale como te salga de las narices, ¡qué carajo!, todo lo aplasta. En fin... que Nossa Senhora nos eche una mano, porque ya está visto que los de a pie estamos metidos en un bien lío, al que -digan lo que digan- sigue sin verse la salida del túnel.

Imágenes de la celebración eucarística de la mañana de este jueves, en Fátima. A diferencia de otros años con gentío casi sin lugares donde situarse, tanto anoche como esta mañana sobraban espacios en la gran explanada del santuario, mantener distancia de seguridad no era problema alguno  :






Artículo Anterior Artículo Siguiente