La Xunta pide al Gobierno Sánchez que rectifique e impida el bloqueo de la estación intermodal de Vigo y del Centro Vialia

La conselleira de Infraestructuras y Movilidad en funciones supervisó los trabajos en la estación de autobuses de Vigo que, con un grado de ejecución del 20%, consiguen un porcentaje alto acorde a la complejidad de la obra y a la necesaria interacción con las otras Administraciones

Ethel Vázquez destaca el avance de la Xunta en las obras de la nueva estación de autobuses de Vigo y le pide al Gobierno de España que rectifique e impida el bloqueo de la intermodal y del centro Vialia.

Subraya la conselleira la apuesta de la Xunta por la estación intermodal de Vigo que, con una inversión global de 18 millones de euros, supone el mayor gasto en las intermodales de Galicia.

Señala Vázquez Mourelle que se sigue esperando a que el Gobierno de España apruebe la cofinanciación de los accesos, que había comprometido hacer en junio y que tampoco fue aprobado ayer por el Consejo de Ministros

Advierte que sin esa aprobación el Ayuntamiento no puede empezar las obras de los accesos, y que las de la estación de autobuses pueden tener que pararse, por lo que el Centro Vialia y el complejo intermodal de Urzaiz no estarían funcionando en 2021

Destaca que la covid 19 no puede ser excusa para que el Gobierno abandone los compromisos con Vigo, para aparcar la Salida Sur o suprimir servicios ferroviarios en Galicia, que en el caso del Eje Atlántico alcanzan una reducción del 40%

También demanda la conselleira al alcalde que se ponga del lado de su ciudad y alce a la voz al lado de la Xunta para que el Ministerio de Transportes cumpla sus compromisos

La conselleira de Infraestructuras y Movilidad en funciones, Ethel Vázquez, destacó hoy el avance de la Xunta en las obras de la nueva estación de autobuses de Vigo y le pidió al Gobierno de España que rectifique e impida el bloqueo de la intermodal y del Centro Vialia.

Vázquez Mourelle, que supervisó esta mañana la marcha de los trabajos de la estación de autobuses que la Xunta está construyendo a un lado de la terminal de ferrocarril y del futuro Centro Vialia, se refirió a la importancia que tiene por sí misma la construcción de la nueva estación de autobuses, más céntrica, moderna y funcional que la actual de la avenida de Madrid, con 30 dársenas y con una capacidad para albergar 500 expediciones de autobuses cada día. Pero también subrayó la relevancia de esta actuación como parte que es de un gran complejo intermodal y comercial, por lo que se espera que pasen 2 millones de usuarios al año, y porque incluye además, con los accesos, una enorme transformación urbana del entorno.

En palabras de la conselleira, “se trata de un proyecto estratégico para el Gobierno gallego, para el fomento del transporte público, para el turismo, para dotarla de mayor competitividad y también para contribuir a hacer ciudad en Vigo”.

Incidió en la implicación de la Xunta con su desarrollo desde el principio: con la aprobación de la ley autonómica que evitó que Vigo quedara paralizado cuando se anuló el Plan General; y con su compromiso con el Ayuntamiento, primero, para cofinanciar los accesos, y después, para duplicar la aportación de la Xunta a esa cofinanciación.

Ethel Vázquez subrayó que esta apuesta de la Xunta por la estación intermodal de Vigo, se traduce en una inversión global de 18 millones de euros, “el mayor gasto en todas las intermodales de Galicia, que se está materializando en la construcción de la nueva estación de autobuses, que se encuentra a pleno rendimiento”, remarcó. Las obras cuentan también con el cofinaciamento de los fondos europeos FEDER.

En estos momentos ya están ejecutados los trabajos de adecuación de la parcela y de preparación de los túneles y, actualmente, las labores se centran, entre otras tareas, nos pilotes del túnel de Lepanto, en la cimentación de la dársena de autobuses y en la loseta del túnel de Vialia.

Apuntó que los trabajos en la estación de autobuses intermodal de Vigo consiguen un grado de ejecución del 20%, porcentaje alto teniendo en cuenta la complejidad de las obras y la necesaria interacción con las otras Administraciones del complejo intermodal; dando así cumplimiento estricto a los compromisos y a los acuerdos adoptados con el Ayuntamiento de Vigo y con el Ministerio de Transportes.

La titular del departamento de infraestructuras y Movilidad expresó la seria preocupación del Gobierno gallego por las expectativas que afronta este gran proyecto en el futuro inmediato, dada la complejidad de estas obras, en la que deben coordinarse los trabajos de construcción del Centro Vialia, con los de la nueva estación de autobuses, y los nuevos accesos, de forma compatible con el funcionamiento de la terminal de ferrocarril provisional.

La Xunta había acordado con el Ayuntamiento y con el Ministerio un plan de obras y un cronograma que preveía la puesta en servicio del Centro Vialia y de la estación intermodal en primavera de 2021. Y para eso, recordó la conselleira, el Gobierno de España tiene que aprobar la cofinanciación de los accesos, que había comprometido hacer en junio, algo que la Xunta sigue esperando, ya que ayer el Consejo de Ministros tampoco lo aprobó.

Ethel Vázquez advirtió que, sin esa aprobación, el Ayuntamiento no puede empezar las obras de los accesos que esperan desde marzo. Y, de forma encadenada, añadió, las obras de la estación de autobuses probablemente tengan que pararse, lo que supondrá que ni el Centro Vialia ni el complejo intermodal de Urzaiz podrán estar funcionando en 2021.

La conselleira aseguró que desde el Gobierno gallego no se encuentra explicación a esta situación, que es gravemente perjudicial para los intereses de Vigo y para la reactivación económica.

Puso el acento en que la covid-19 no puede ser excusa para abandonar los compromisos del Gobierno de España con Vigo, como tampoco pueden ser excusa para suprimir los servicios ferroviarios en Galicia, que en el caso del Eje Atlántico alcanzan una reducción del 40%, ni para aparcar otro proyecto fundamental para la ciudad: la Salida Sur.

Por eso, reiteró la demanda al Gobierno de España para que rectifique, y evite la paralización de la estación intermodal y del Centro Vialia de Vigo, como también demanda al alcalde que se ponga del lado de su ciudad y alce a la voz al lado de la Xunta para que el Ministerio de Transportes cumpla sus compromisos con Vigo.