Galicia. ¡Y al ecológico tranvía, que lo zurzan...!

Inmenso error. Ciudad de A Coruña : obreros especializados colocan alquitrán encima de lo que eran los raíles de una línea de tranvías, recuperada en su día por el legendario alcalde Paco Vázquez, echada a perder años después por los que le han sucedido en el cargo.
Enterrar el pasado, se llamaría lo que ilustra esta foto que fue portada ayer de El Ideal Gallego. Pero no es solo enterrar el pasado, es enterrar el futuro... porque si un medio de transporte es de futuro, es precisamente el tranvía, eléctrico al fin y al cabo, en nada contaminante.
Era una hermosa línea turística, que daba la vuelta a la península que acoge la punta de la no menos hermosa ciudad herculina. Hace tiempo que el tranvía por allí no pasa. Pero ahora tenemos la constatación, por si hubiere alguna duda, de que jamás volverá a pasar... Hasta ahí llega la inoperancia de los gobernantes. Alegando que era costoso, que tal y cual, arrinconaron en unas cocheras los recuperados tranvías de Paco Vázquez. Ahora, cuando aún quedaban los postes por donde se alojaba el tendido eléctrico, han mandado ir a los del chapapote a tapar los recuerdos, las vias por donde alegre y turístico iba y venía el famoso tranvía, el único tranvía que quedaba en Galicia y que tanto había costado recuperar.

Claro que... estos incapaces de A Coruña no son los únicos. En Vigo tenían, por la vieja vía del tren entre Vigo y Chapela, la oportunidad de colocar un tranvía para transportar pasajeros que uniese Vigo y Redondela, a través de barrios enormes como los de Travesía de Vigo, Teis-A Guía, Cuatro Puentes, Chapela de arriba, Rande y Redondela... ¡Que si quieres arroz, Catalina!. Como en A Coruña : a lo fácil. Allá chapapote, se tapan las vías y ya tenemos un carril para que la gente haga footing y vaya en bicicleta. Aquí, en el Vigo-Chapela, desmontaremos los carriles, pondremos asfalto, cuatro hierbas y... ¡hala, a correr y a hacer bicicleta!. Y al ecológico tranvía, que lo zurzan...
Mucha boquilla, mucho chau-chau de la contaminación y demás historias para quedar bien y luego,
la realidad es la que es.















Share: