Hacia un retomar la actividad en los parques naturales de A Coruña, Pontevedra y Ourense, la próxima semana

La conselleira de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, Ángeles Vázquez, mantuvo esta mañana una videoconferencia con los delegados territoriales de la Xunta en A Coruña, Ovidio Rodeiro, y en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, para informarlos de los trabajos de conservación y mantenimiento de espacios naturales acometidos durante lo estado de alarma y avanzarles que la próxima semana se prevé empezar a retomar la actividad normal en los parques naturales localizados en ambas provincias.
De este modo y de confirmarse que Galicia entra a partir de 11 de mayo en la siguiente fase en el proceso de reactivación, Vázquez Mejuto les trasladó a los delegados que podría reanudarse la actividad en los parques naturales gallegos, también de cara a el público. Esta reapertura afectaría en el caso de la provincia de A Coruña a las Fragas do Eume y al complejo dunar de Corrubedo y Lagunas de Carregal y Vixán, y en Pontevedra, al Monte Aloia.
En este sentido, la conselleira aprovechó la reunión para insistir en la importancia de que el Gobierno del Estado clarifique lo antes posible determinados aspectos a tener en cuenta para poder retomar progresivamente la normalidad en estos espacios públicos y en los centros de interpretación vinculados a los mismos, como pueden ser el número de visitantes permitidos o las franjas horarias. De hecho, recordó que ayer mismo remitió una carta a la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, para pedirle que aclare como va a afectar la siguiente fase a los accesos al Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia.
En todo caso, Ángeles Vázquez subrayó que durante todo el estado de alarma se siguió trabajando la puerta cerrada con el fin de mantener estos espacios en perfecto estado de conservación, señalización y limpieza para garantizar que habían llegado en perfectas condiciones al punto de su reapertura.
Así, tal y como detallaron los responsables de la gestión de los parques naturales en ambas provincias que acompañaron a la conselleira durante la videoconferencia, en el caso de A Coruña se procedió a desbrozar 1,87 hectáreas, así como a la realización de trabajos de retirada de árboles, tareas de señalización y de limpieza del entorno.
Concretamente, en el Parque Natural Complejo Dunar de Corrubedo y Lagunas de Carregal y Vixán los trabajos fueron realizados por una cuadrilla de tres trabajadores, que entre los meses de marzo y abril, procedieron al desbroce de más de una hectárea en la entrada principal del parque, en la zona trasera del centro de interpretación, en la zona de entrada a la playa del Vilar y en varias pistas. También realizaron tareas de limpieza en las playas de Ladera, Bocana y Vilar, recogiendo 400 bolsas de basura con un volumen de 20.000 *m3.
En cuanto a los trabajos realizados en el Parque Natural de las Fragas do Eume, se concentraron en abril, procediendo al desbroce de 0,68 ha en la zona de Xunqueira de Abaixo, en el camino desde Xunqueira hasta Caaveiro, en el centro de Monfero, así como en la limpieza de áreas recreativas, en una superficie de 700 m2.
Los cuatro operarios que formaban la cuadrilla de mantenimiento en Fragas do Eume también procedió con la tala de la hierba en 0,4 ha, con la retirada de madera presente en la carretera a Monfero y también arrancaron ejemplares de crocosmia, una especie exótica invasora, presente en Xunqueira de Abaixo y otras zonas.
Asimismo, le trasladó al delegado territorial de la Xunta en Pontevedra que en el caso del Parque Natural del Monte Aloia, el único espacio con este nivel de protección de la provincia, los trabajos de conservación y mantenimiento se realizaron este mismo mes. En concreto, se realizaron desbroces y desbroces en aquellas zonas en las que se registra más maleza, tala de hierbas, retirada de madera y árboles caídas que puedan estar bloqueando los caminos, así como tareas generales de limpieza de los hábitats del parque y mejora de la señalización actual.

Por todo el expuesto, la conselleira de Medio Ambiente agradeció el trabajo realizado por estos efectivos durante lo estado de alarma declarado para hacer frente a la crisis sanitaria del COVID-19 con el fin de mantener y conservar los valores naturales que atesoran los parques naturales. En este sentido, incidió en la necesidad de mantener un mínimo de actividad en estas zonas, con un grupo reducido de agentes que habían proseguido con la ejecución de tareas imprescindibles para garantizar la conservación, vigilancia y mantenimiento de algunos de los espacios de mayor riqueza natural de la comunidad.

------------------------------------------OURENSE-------------------------

La conselleira de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, Ángeles Vázquez, mantuvo esta mañana una videoconferencia con la delegada territorial de la Xunta en Ourense, Marisol Díaz, y los máximos responsables de la gestión de los parques naturales de esta provincia para dar cuenta de los trabajos de conservación y mantenimiento acometidos en los mismos durante el estado de alarma y avanzarles que la previsión es que la próxima semana pueda procederse a su reapertura de cara al público.
De este modo y de confirmarse que Galicia entra a partir de 11 de mayo en la siguiente fase en el proceso de reactivación, Vázquez Mejuto le trasladó a la delegada que podría empezar a retomarse la actividad en todos los parques naturales gallegos. Hace falta recordar que Ourense es la provincia con un mayor número de parques (tres de los seis existentes en la comunidad) por lo que la reapertura afectaría a la Serra da Enciña da Lastra, a O Invernadoiro y al de Baixa Limia-Serra do Xurés.
En este sentido, la conselleira aprovechó la videconferencia para insistir en la importancia de que el Estado clarifique lo antes posible determinados aspectos a tener en cuenta para poder retomar progresivamente la actividad en estos espacios públicos y en los centros de interpretación vinculados a los mismos, como pueden ser el número de visitantes permitidos o las franjas horarias. De hecho, recordó que ayer mismo remitió una carta a la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, para pedirle que aclare cómo va a afectar la siguiente fase a los accesos al Parque Nacional das Illas Atlánticas de Galicia.
En todo caso, Ángeles Vázquez subrayó que durante todo el estado de alarma se siguió trabajando a puerta cerrada con el fin de mantener estos espacios en perfecto estado de conservación, señalización y limpieza para garantizar que llegasen en perfectas condiciones al punto de su reapertura.
Así, tal y como detallaron los responsables de la gestión de los tres parques naturales ourensanos, desde la declaración del estado de alarma a mediados del mes de marzo se procedió a desbrozar algo más de 4 hectáreas de terreno, así como a la realización de trabajos de retirada de árboles caídos, tareas de mantenimiento de señales, y diferentes labores de limpieza y reparaciones en el entorno.
Concretamente, en el Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés se desplegó una cuadrilla formada por cinco operarios que actuaron durante los meses de marzo y abril en un total de seis rutas: en la ruta de Entrimo; en la de Forcadas a Santa Comba; en la zona del Viso; Fradealvite-Chaos; Ermille-As Conchas; y en la faja de incendios de Salgueiros. En total se desbrozaron 2,85 ha.
En cuanto a los trabajos realizados en la Serra da Enciña da Lastra, con 0,88 hectáreas desbrozadas, los responsables del parque indicaron que las labores comenzaron a mediados de abril y fueron desarrollados por una cuadrilla de tres trabajadores en la zona de la Casa del Parque; en el Camino del Parque-Cementerio; en la zona de Fonte-Pabellón; y en otros puntos como Biobra, en el área recreativo de Bellido, en el campo de la fiesta de Vilar de Silva y en el área de recreo del Castaño.
Los tres operarios movilizados en el mes de abril para encargarse del mantenimiento del Parque Natural do Invernadoiro desbrozaron en total 0,35 ha de terreno y centraron sus intervenciones sobre todo en la zona de Peche de Cabras.
Por último, la conselleira agradeció el trabajo realizado por estos efectivos durante el estado de alarma declarado por el COVID-19 con el fin de mantener y conservar los valores naturales que atesoran los parques naturales. En este sentido, incidió en la necesidad de mantener un mínimo de actividad en estas zonas, con un grupo reducido de agentes que prosiguieran con la ejecución de tareas imprescindibles para garantizar la conservación, vigilancia y mantenimiento de algunos de los espacios de mayor riqueza natural de la comunidad.