Con la puerta cerrada, el fútbol alemán de la Bundesliga vuelve este sábado

El negocio es el negocio... había demasiado dinero en juego, demasiadas posibilidades de que el potencial de los clubs se desmoronase (aún así notarán en parte el impacto del coronavirus...). Desde este sábado que en Alemania vuelve el fútbol profesional, aunque sea a puerta cerrada, la bola vuelve a rodar por los terrenos de juego. Luego de Alemania vendrán varios países importantes en el mundo del balompié : se supone que España y Portugal, entre otros, en semanas venideras...
Queda por resolver en España y Portugal lo de las retransmisiones por la tele. Si son en abierto, no habrá problemas. Si son en televisión de pago... ¡cuidado con bares abarrotados, por mucha distancia que se trate de imponer a la clientela!, esos bares así, atestados por el fútbol, pueden acabar siendo una bomba de relojería. El fútbol profesional, con su vuelta, arregla su problema : perder lo menos posible de dinero pendiente, de eso es de lo que se trata. Pero si los partidos televisados no son en abierto... ¡a ver en qué lío nos metemos!.

La Bundesliga alemana se reinicia este sábado tras una interrupción de 66 días y  la lucha por el título que libran el Bayern, el Borussia Dortmund y el RB Leipzig.
El plan para regresar, con partidos a puerta cerrada y con estrictas medidas preventivas, tendrá que mostrar que funciona no sólo sobre el papel sino también en la realidad.

El derbi del Ruhr, entre el Borussia Dortmund y el Schalke, es sin duda alguna el plato fuerte de este sábado por la tarde. El director deportivo del Dortmund, Sebastian Kehl, ha calificado el partido como el “derbi más extraño de la historia”.
El Dortmund es segundo, con cuatro puntos menos que el Bayern, y, a falta de nueve jornadas, todavía sueña con el título de la Bundesliga, que sería el primero desde 2012.
En principio, el Dortmund parte como favorito aunque tendrá dos bajas importantes, ambas por lesiones musculares, que son las de Emre Can y Axel Witsel. A ellas se agrega la del capitán Marco Reus, que todavía no está recuperado.
El Schalke es actualmente sexto y lucha por mantenerse en las posiciones que dan la clasificación para la Liga Europa.

El RB Leipzig, tercero en discordia en la lucha por el título con cinco puntos menos que el Bayern, recibirá también el sábado en la tarde al Friburgo.
El líder, Bayern Múnich, visitará el domingo al Union Berlín en el último partido del fin de semana que se jugará a las 18:00 hora local.
La pausa le ha dado algo positivo al Bayern que es el regreso de su goleador Robert Lewandowski que en el momento de la interrupción estaba de baja. 
Aunque el Union Berlín en esta temporada se ha mostrado capaz de fastidiar a los grandes -derrotó el Dortmund- el favoritismo del Bayern en este partido es claro.
Los bávaros tienen dos bajas de jugadores potencialmente titulares Philippe Coutinho y Corentin Tolisso.

Los equipos alemanes han regresado a los entrenamientos en grupo en los últimos diez días, después de que haber estado entrenando en pequeños grupos y eso es algo que hace que haya temores a un aumento de lesiones.
Aunque se espera que la forma física sea buena hay situaciones en un partido de fútbol que implican frenazos súbitos, cambios de dirección y cambios de ritmo que no son fáciles de afrontar y asumir.
La posibilidad de los cinco cambios en cada partido, que ha abierto la FIFA y que  la Bundesliga admite, puede aliviar un poco esa situación.
El tipo de partidos que empezarán a verse es una incógnita. Se trata de una situación nueva para todos los jugadores y probablemente aquellos equipos que mejor se adapten tendrán cierta ventaja.

El siguiente es el programa completo de la jornada en Alemania:
Sábado:
Borussia Dortmund-Schalke, RB Leipzig-Friburgo, Hoffenheim-Hertha, Fortuna Düsseldorf-Paderborn y Augsburgo-Wolfsburgo.
Eintracht Fráncfort-Borussia Mönchengladbach.
Domingo:
Colonia-Maguncia y Union Berlin-Bayern .
Lunes:
Werder Bremen-Bayer Leverkusen .

Ambiente en un partido del Uniòn Berlin. Este domingo esas gradas estarás completamente vacías. 

Share: