Nuevas entregas por la Xunta de material de protección para el Concello de Vigo

La Xunta de Galicia viene de dar orden hoy de un nuevo envío de material de protección frente a la COVID-19 con destino a los ayuntamientos gallegos. En el caso concreto del Ayuntamiento de Vigo la partida incluye 30.984 máscaras, 52.500 guantes y 123 trajes antisalpicaduras.
Hasta ahora, el Gobierno gallego lleva entregados al Ayuntamiento de Vigo en conjunto 83.972 unidades de material de protección desde el inicio de la crisis sanitaria para los servicios municipales que presta. En total fueron 30.984 máscaras, 52.500 guantes y 492 trajes, enviados en tres entregas realizadas los días 2, 3 y este 22 de abril.
Un material que, según la información facilitada por las propias ciudades y ayuntamientos está siendo destinado la está siendo destinado para su uso, principalmente, en el Servicio de Ayuda en el Hogar, y servicios básicos de Protección Civil, Policía Local o transporte público.
Entre las partidas enviadas se incluyen al mismo tiempo botes de gel hidroalcohólico, garrafas de desinfectante y unidades de lejía.
Hace falta recordar que en un primer momento, el Gobierno repartió material de protección al 100% de los ayuntamientos del área viguesa priorizando al inicio a los ayuntamientos pequeños y medianos y ampliando, posteriormente, las entregas a las ciudades. La Xunta está centralizar las peticiones de los ayuntamientos en relación con las necesidades de material, en coordinación y la petición de la Federación Gallega de Municipios y Provincias.
La Administración autonómica reitera que todo el material entregado, cumple estrictamente con el procedimiento del Ministerio de Sanidad con respecto a su uso, fue inspeccionado y está en perfectas condiciones para poder ser usado.
Concretamente, en el documento "Procedimiento de actuación para los servicios de prevención de riesgos laborales frente a la exposición al SARS-COV-2", versión de 30 de marzo de 2020, coordinado por la Subdirección general de Sanidad Ambiental y Salud Laboral, de la Dirección general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, y en el que colaboran distintos organismos, se indica la posibilidad de utilizar material fuera de la vida útil recomendada por el fabricante, si bien tras una inspección visual, como así se hizo.