"Yes We Can"... 15 años después, el Braga vuelve a ganar al FC Porto en su casa

Sporting de Braga ganó 15 años después en el campo del Futebol Clube do Porto. 35.000 espectadores asistieron al triunfo de los arsenalistas quienes, esta vez, solamente estaban acompañados por unos 300 adeptos, parte por la hora infame del partido (19:00 en día laborable), parte por el boicot lanzado por los grupos ultras de apoyo al Braga que decidieron despromover la asistencia al partido, en protesta por la política de horarios y días de partido que lleva adelante la Liga Profesional portuguesa.
El boicot no pudo ser más desafortunado : rehuyeron apoyar a su equipo en el día en que se iba a quebrar una racha adversa de 15 años nada menos... los que llevaba el Braga sin ganar en el campo de los portistas.

Cuando Joâo Paulo Días Fernandes, más conocido por Paulinho, colocaba la pelota en el interior de la meta de Marchesín, era el minuto 75 de partido... En lo alto de la arquibancada nascente, trescientos braguistas saltaron de júbilo, cantaban, se abrazaban... solo les faltó gritar a coro el "Yes We Can"... Y en el fondo de sus almas de irreductibles, que esos seguidores ferrenhos tenían y tienen, sí que anidaba el "Yes We Can", como anida en ellos cada vez que van a apoyar al Braga en un partido harto difícil ante uno de los llamados "tres porquinhos"...
Ellos, los más acérrimos seguidores arsenalistas, saben que el Braga -no es la primera vez que se carga a un grande- tumbó un día al Liverpool y al Arsenal. Y a unos cuantos europeos más de gran renombre. Y siendo esto así, ¿por qué no iba a quebrarse, en este viernes de enero de 2020, una mala racha de tres lustros, ante un FC Porto que antaño más de una vez se benefició de la suerte, alguna otra del descarado arbitraje... en sus enfrentamientos con el SCB?.

Hablaba Sergio Conceiçâo al final del partido, en la sala de Prensa, de que el Braga había tenido suerte, había tenido estrelinha (dijo). ¿Llama Conceiçâo estrelinha a que Matheus, en el penalty lanzado por Alex Telles, estuviese soberbio e hiciese -aunque con el pie- un paradón...?. ¿Es estrelinha del Braga o torpeza de Tiquinho Soares el lanzamiento del segundo penalty a favor del FCP que acaba con la pelota estrellándose en el palo...?.
Vamos a ser claros : no tuvo su noche el FC Porto, claro que no; pero algún mérito habrá tenido el Braga, que no se rindió jamás, que tuvo incluso un par de oportunidades de gol cantado que no supieron sus hombres aprovechar...
Un cuadro bracarense que jamás bajó los brazos; que enmendó lo que no iba bien : Amorim sustituyó a un señor central como es Raúl Silva (en día poco afortunado al cometer un penalty y luego mostrándose renqueante) por un chaval del equipo B, David do Carmo, que salvo su inocencia en el penalty que le señalaron y en una bola perdida que comprometió, hizo una buena segunda parte... 
Un Braga que no tuvo un Trincâo en día feliz y tuvo que sustituirlo por Galeno que sin hacer nada del otro mundo, al menos empujó más el equipo hacia arriba...
O sea : que no se queje Sergio Conceiçâo, que si el tuvo problemas, el Braga también los tuvo. Y vaya dando gracias que Trincâo hizo un mal partido, perdiendo muchas bolas y fracasando en sus intentos atacantes; vaya dando gracias que Raúl Silva no estaría tampoco muy feliz en su desempeño, si bien en su descargo hay que anotar las molestias que sufrió a partir del minuto 30... lo que probablemente obligó a Rubén Amorim a sustituirle en el intervalo. Cuente todo Conceiçâo y no quite méritos al Braga, como entre dientes pareció hacer en sus valoraciones del partido...

Ganó el Braga. Y no puede decirse que sea injusto, pues hizo el equipo, en líneas generales, un buen partido, en el global, en nada inferior al FC Porto, salvo el cuarto de hora inicial de la segunda mitad. ¿Defectos del Braga? : no haber sabido retener más la bola, controlar más el partido, cuando el marcador le era favorable... ahí facilitaron en demasía los robos de balón por parte de los muy presionantes hombres del FCP, que tras capturar la bola partían raudos y veloces hacia el área de Matheus.
Pero supo aguantar el Braga, con dignidad y disputando el partido cara a cara, casi a cara de perro al FC Porto. Y cosecharon lo que sembraron : ese esfuerzo merecía cuando menos un empate. Fue triunfo y nada hay que alegar, porque -encima- el Braga hubo de soportar el muy riguroso arbitraje del acomodaticio Carlos Xistra, que mostró dos dos varas de medir : la dura -repleta de tarjetas- para el Braga (¡faltaría más!); la blanda, la comprensiva, la tolerante... para los figuras del FC Porto que, por momentos, casi hicieron del árbitro un pandero.

Finalizado el partido, los dos entrenadores se explicarían en el micrófono de la Sport TV.
Sérgio Conceição lamentou a «infelicidade» que castigou o FC Porto e acabou por conduzir à derrota, por 1-2, em pleno Dragão. «Foi um jogo ingrato. Até aos 15 minutos custou-nos a encaixar na forma de jogar do SC Braga, depois optámos por baixar o Danilo para dar liberdade aos laterais e conseguimos criar mais situações de apuro para o SC Braga. A partir daí fomos superiores até aos 85 minutos, com dois penáltis falhados pelo meio, mas, mesmo depois disso, com caráter para ir à procura do golo. Tivemos situações que podíamos ter finalizado de outra forma e depois, num canto que surge do nada, aparece o segundo golo do SC Braga.
Não merecíamos perder pontos, merecíamos ganhar, quanto mais perder… Já o empate era curto, mas o futebol é isto. Estamos todos insatisfeitos e vamos à procura de fazer uma segunda volta onde não podemos cometer nenhum deslize porque pode custar caro», afirmou o técnico portista à Sport TV.

Rúben Amorim, treinador do Braga, radiante.
O treinador do SC Braga realçou o bom jogo da sua equipa, que acabou por vencer por 2-1, no Estádio do Dragão, destacando ainda a “estrelinha” da sorte.
“Cada treinador tem as suas qualidades, mas depois é preciso ter a estrelinha, e nós tivemos. Merecemos e hoje claramente tivemos esta estrelinha, claramente tivemos nos dois penaltis, mérito para o Matheus, depois o Soares falhou. Jogámos bem, um dia bom e esta vitória foi muito importante”, disse o treinador dos minhotos em conferência de imprensa, sem querer entrar em euforias devido aos bons resultados desde que chegou à capital minhota.
“Não acho que esteja a nascer um novo paradigma. Temos uma ideia e estamos a segui-la, mas os jogadores têm de entender que temos três vitórias e se perdermos com o Moreirense voltamos à estaca zero. Eu tenho isso na minha cabeça, o que hoje é verdade amanhã é mentira”.