Los "nuevos" trenes que en Otoño llegarán a la portuguesa Linha do Minho

Portugal no tiene dinero para comprar trenes nuevos (locomotoras, vagones, automotores...). El presupuesto del Estado es el que es y... Pero el Gobierno socialista cree que la apuesta por el tren
es algo que el país no debe perder. Cada vez la demanda de pasajeros es mayor, pero cada vez hay más trenes averiados (y apartados del uso) y aumenta la escasez de material rodante, provocándose numerosas situaciones de servicios previstos que son retrasados, suspendidos o anulados, especialmente en la llamada Linha do Oeste, en la costa, entre Lisboa y Leiria/Figueira da Foz; y también en la llamada Linha do Algarve, la que va de Lagos a Vila Real de Santo António. En esas dos líneas, la situación es casi dramática. En las demás líneas ferroviarias del país, la situación, por veces, es un tanto angustiante.

Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, habiéndose podido sacar a concurso unicamente la provisión de 22 nuevos trenes (unos diésel solo, otros híbridos diésel/eléctricos), ¿qué hacer para resolver el problema de la acuciante falta de material rodante?.
Pedro Nuno Santos, el entusiasta ministro de infraestructuras que sucedió a Pedro Marques (elevado desde el Ministerio al Parlamento Europeo), tiene buenas ideas y más acierto que su antecesor a la hora de encarar y resolver los problemas. Fue así cómo convenció al primer ministro, António Costa, para reabrir unos gigantescos talleres, en las proximidades de Porto, en Guifôes, que habían sido cerrados en 2011, en plena época de recortes dictados por la Troika cuyos inspectores vestidos de negro Bruselas enviaba cada dos por tres para vigilar el déficit del intervenido Estado portugués.

Pedro Nuno Santos hace poco menos de seis meses acabo dando la orden de reabrir Guifôes, contratar más personal, potenciar los otros talleres de reparación y reconstrucción de trenes existentes en Contumil, mejorar lo que hay en Entroncamento... o sea, poner a andar una sección integrada en la CP, compañía estatal de trenes, enfocada a no solo reparar averías surgidas en el día a día, sino a reconstruir -literalmente-, transformar, mejorar, modernizar... todo cuanto material rodante antiguo sea susceptible de ser recuperado, puesto sobre los raíles y acabe por tener presencia y desempeño mínimamente acorde con las necesidades a día de hoy en el ferrocarril portugués.

Seis meses después de aquella orden del ministro Nuno Santos, una especie de reinauguración de los enormes talleres de Guifôes se acaba de llevar a cabo. Y a modo de muestra de lo que se ha venido haciendo ya en estos meses previos, por un plantel de especialistas ferroviarios cuya contratación se ha reforzado de cinco meses para aquí, apareció totalmente recuperada una locomotora eléctrica (de la misma serie 2600, arrinconada como otras varias hermanas, hasta hace poco en una vía muerta en Entroncamento) idéntica a la que vemos arrastrando hace una década 3 vagones metálicos de pasajeros, en la foto bajo estas líneas.
Esas locomotoras, que tienen ya más de 40 años de edad, van a ser renovadas, preparadas a conciencia y puestas casi como nuevas, en esos talleres donde ese personal especializado ha resucitado ya antaño auténticas joyas ferroviarias, como los famosos vagones Schindler, de origen suizo. No se podrán recuperar las 12 locomotoras eléctricas que la CP llegó a tener activas, pero sí entre 6 y 8 de ellas (la primera reconstruida junto a unos vagones de pasajeros, ya está OK y lista para salir de los talleres de Guifôes), las suficientes para crear un parque activo y exclusivo que será dedicado a la Linha do Minho.

En efecto. La llamada Linha do Minho une la ciudad de Porto con la fronteriza población de Valença do Minho. Y desde ahí conecta con vía ferrea al interior de Galicia, sirviendo así de base de para la mayor parte del recorrido del tren internacional Celta, que une Vigo y Porto diariamente 2 veces en cada sentido.
La Linha do Minho tiene un primer tramo desde Porto al nudo ferroviario de Nine (donde propiamente arranca la llamada Linha de Braga) de tal modo que la nueva doble vía que une Porto y Braga, que se usa como Linha do Minho también hasta llegar a Nine, desde aquí en adelante pasa a ser vía única, en dirección ascendente a Barcelos, Viana do Castelo, Caminha, Cerveira y finalmente Valença do Minho, entre otras poblaciones. Esta Linha do Minho, en sus tramos Nine-Viana y Viana-Valença, está siendo electrificada. Las obras -siempre con notable retraso- han dejado hace unos meses OK el tramo entre Nine y Viana do Castelo; y se sigue trabajando en la electrificación desde Viana hasta el Puente Internacional Valença-Tui. Se espera que, a fines del verano, un tren eléctrico pueda ya recorrer íntegramente el trayecto entre Porto y Valença do Minho.

¿Qué material rodante, entonces, usará la CP para la Linha do Minho completamente electrificada?.
No hay otra opción que los trenes que los talleres de Contumil y Guifôes van a recuperar, están recuperando ya. Material antiguo, pero completamente renovado, puesto al día...
Bien. Actualmente, los servicios regionales al completo en la Linha do Minho son los que unen Valença con Porto. Son prestados por los ya populares "Camellos", automotores pintados con los colores de la CP, alquilados desde hace unos años por Portugal a la Renfe. Son automotores diésel con 40 años de servicios, algunos parcheados, otros renovados... alimentados a gasóleo. Serán desde el final de este próximo verano, anti-rentables para usar en una línea electrificada, como entonces será la del Minho.
Actualmente, en el tramo de la Linha do Minho entre el nudo ferroviario de Nine y Viana do Castelo, están prestando servicio automotores-unidades eléctricas también antiguas, renovadas interiormente aunque con asientos muy cutres, válidas para cercanías de verdad, no para ir de Porto a Valença, so pena de horrible dolor de cuello. Estas unidades de la vieja serie 2240 están más para remiendos, como actualmente sucede en ese trozo central de la Linha do Minho, que para asumir todo el trayecto completo en el futuro próximo. Estarán ahí, mientras no estén al completo renovadas todas las locomotoras de la serie 2600 que se van a regenerar, así como hasta que no estén renovados y mejorados los vagones de pasajeros de acero inoxidable tipo Sorefame (14 vagones). Porque una vez rehechos locomotoras y vagones citados sobre los que ahora trabajan cientos de operarios, la CP tendrá 4 trenes compuestos de locomotora + 3 vagones, a los que aún podrá añadir en servicios punta uno o dos de los vagones que quedarán como reserva, también reconstruidos en Guifôes. 
Con esos 4 trenes y un par de unidades eléctricas 2240 como reserva para apuros, la Linha do Minho arrancaría electrificada al completo en el próximo otoño... Ello, sin perjuicio de destinar otras dos locomotoras más de la serie 2600 también regeneradas, para ir alternando con las 4 que inicialmente serían destinadas a esta Linha do Minho. Y también, más vagones Sorefame regenerados durante el 2021 que servirían para completar un parque activo de reserva, de material preparado para relevar al instante al material titular en la línea, caso de averías y urgencias.
Cuando en 2023/24 lleguen a Portugal los 22 nuevos trenes regionales que debe suministrar la firma suiza a la que se ha encargado su fabricación por la CP, podrían 2 de ellos -de los llamados híbridos- ser destinados como refuerzo para los servicios que se esperan para entonces con mayor demanda ya, en la renovada Linha do Minho.

Resumiendo : en el próximo otoño comenzará, gradualmente la operación antes descrita. Trenes compuestos -cada uno de ellos- por locomotora eléctrica de la serie 2600 unida a 3/4 vagones tipo Sorefame reemplazarán a los automotores diésel llamados popularmente "Camellos". Estos automotores serán poco a poco relevados con el devenir de los meses y destinados a reforzar los servicios en las líneas no electrificadas del Oeste y Algarve, donde se producen habitualmente tantos retrasos y anulaciones.

Ya en lo que se refiere al servicio internacional entre Porto y Vigo, el llamado tren Celta, la lógica dicta que, en cuanto la electrificación entre Guillarei y Valença esté lista, una vez terminada al completo también la Linha do Minho, pasen a otro destino los viejos automotores "Camello" que también prestan actualmente el servicio internacional.
Como CP no tiene materiales rodantes nuevos o semi-nuevos para este servicio internacional, se espera que Renfe destine un par de trenes de la serie S-120 para cubrir los 2 viajes en cada sentido entre Vigo y Porto. Eso sería lo lógico; de lo contrario, CP se vería obligada a usar una de las composiciones recauchutadas antes descritas, que no dejaría de ser algo digno desde el momento que ha sido remodelado y reconstruido, pero mucho mejor sería un tren moderno y de prestaciones avanzadas para un servicio de categoría internacional. Cabe esperar que entre las compañías estatales de ambos países se establezca la entente necesaria al caso...
EUGÉNIO EIROA
Trenes idénticos al que vemos en la imagen, renovados totalmente y actualizados, serán el elemento base para los
servicios a prestar por la CP, en la llamada Linha do Minho (Porto-Nine-Viana-Valença do Minho)

Unidades eléctricas como la de esta imagen, cubren actualmente el tramo central de la Linha
do Minho, por fin electrificado, entre Nine y Viana do Castelo.

Este es el tren que sería deseable destinase Renfe, para colaborar con la CP,
para prestar el servicio internacional entre Porto y Vigo


Artículo Anterior Artículo Siguiente