Sobre el actual estado -de mejora- de la iglesia ex colegiata de Cangas do Morrazo

Aspecto parcial, frontal iglesia ex colegiata de Cangas
Sábado, 10 de agosto de 2019.
Cangas, 7 de la tarde, calle Real arriba, hasta el espacio central donde lucen siglos de historia, los de la Iglesia Ex Colegiata. Antes, a la derecha, la "fuente del caballo", con la escultura arriba de ese Santiago Apóstol al que sigue faltando una mano, la derecha, y un trozo de su brazo. Pasan los años, nadie pone mano a este lamentable estado del Santiago en piedra y a caballo, que en Cangas sobre la antigua fuente tienen.
Retablo altar mayor iglesia de Santiago de Cangas
Igual sucede con el frontal de la iglesia, figuras descabezadas, amén de erosionadas por el tiempo. Demasiadas ausencias en un pórtico envejecido por el tiempo, santo y seña de una Colegiata que fue, donde no solo se albergan esculturas e imágenes entrañables y valiosas, sino los sentimientos profundos de muchísimos cangueses, lo que ya fueron, los que aún son.
Frontal de la importante iglesia, con nueva o renovada puerta de acceso, tintada de verde oscuro, y cerrada a esas horas a cal y canto. No así las dos puertas laterales del edificio, también renovadas. Por una de ellas accedemos al interior. Han pasado unos años desde la última visita. Sigue habiendo importante humedad en un lateral del interior "altar del Cristo del Consuelo". Y, sin embargo, en otras zonas, como en una labor de poco a poco pero vamos avanzando, se observan evidentes recuperaciones, mejoras, renovaciones, puestas en valor... Santos, Vírgenes, aparecen mostrados ahora con cierto esmero; se evidencia un cuidado que -por lo que fuere- antes parecía no existir, al menos con la agradable intensidad que ahora se observa.
Hay estampitas por muchas partes, acompañando a las imágenes expuestas. Y una flotilla considerable de "cepillos" por todos los lugares. El estado, cuidado, en nada abandonado, con que se nos muestra la iglesia, invita, por si mismo, a contribuir a la causa; más si eres de Cangas. Hasta sientes orgullo de ver aquello en ese estado de esperanza y apuesta por mejorar. Hasta una vitrina con publicaciones a la venta se muestra en el inicio de la nave central.
Pregunto a quien llevo al lado, si le agrada lo que ve : me dice que mucho, que la imagen del Cristo del Consuelo es muy bella; que la rudeza de la talla del Cristo de la Pila impresiona; que el retablo del altar mayor no es precisamente cualquier cosa... Me esmero allí explicándole lo que mi padre me explicó sobre aquella zona de la ex Colegiata canguesa : le señalo el "Cristo de la Minerva" y le digo que es una pequeña pero bellísima talla de ... marfil. Un hombre aún joven, que oye mis palabras, me corrige : no es marfil, es madera. Pido perdón por el lapsus. Y sigo revisitando la iglesia, mientras vuelvo a preguntar a quien me acompaña : ¿qué más te agrada de esta iglesia?. La respuesta es categórica : "el cuidado que se observa, el afán por conservar lo mejor posible esto... es algo que se palpa", me dice.
Acabamos la visita. Salgo con la frase reciente en negrillas, metida en la cabeza. Y concluyo haciendo mío ese mismo pensamiento. Es verdad. Se observa otro tiempo, otra manera de hacer las cosas, otro afán por conservar y mejorar aquello, después de un demasiado tiempo de ir dejando que la vida siguiese sin mas... Se observan notas muy positivas que, por haber nacido en Cangas, solo pueden moverme a sentir orgullo. Y si eso supone tener que reconocer a don Severo Lobato -párroco- la parte de mérito que tenga en el asunto que nos ocupa, no seré yo quien se lo niegue.
Nota bene : hagan click en imagenes para ver más grandes.
Texto : EUGÉNIO EIROA
Fotos : CACILDA MACEIRA

Aspecto parcial nave central de la
iglesia de Cangas do Morrazo


Altar e imagen del Santísimo Cristo del
Consuelo que se venera en la iglesia de
Santiago de Cangas do Morrazo




































Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes