Galicia. El Parlamento aprueba la Ley de Patrimonio Natural para avanzar en la protección y conservación de la Galicia verde y azul

El Parlamento gallego aprobó esta mañana a nueva Ley de Patrimonio Natural, un texto llamado a proteger y garantizar la conservación de todos los valores y elementos naturales que conforman la Galicia verde y azul con la que se identifica a la comunidad. El nuevo marco legislativo vendrá a reforzar y completar las políticas desarrolladas en los últimos años por la Xunta en materia de conservación del medio ambiente y de la biodiversidad gallegas y se sumará a medidas como la aprobación del Plan de Promoción y Puesta en Valor del Patrimonio Natural de Galicia, la puesta en marcha de la primera Red Gallega de Parques Naturales o la creación de la Red Gallega de Reservas de la Biosfera.

Durante la fase de información pública, el Gobierno gallego estimó, de forma total o parcial, cerca del 65% de las aportaciones recibidas, enriqueciendo así el texto original. Tras completar hoy su tramitación parlamentaria, la ley deberá ser publicada en las próximas semanas en el Diario Oficial de Galicia antes de su entrada en vigor, que teniendo cuenta los plazos habituales, se producirá previsiblemente en el mes de septiembre.

El nuevo marco legislativo vendrá a sustituir y actualizar a la Ley de Conservación de la Naturaleza, con una vigencia de 18 años que hacía necesaria su adaptación a la legislación básica estatal para modernizar el marco normativo gallego en esta materia y sustituirlo por otro capaz de responder a los problemas y necesidades detectados en las dos últimas décadas.

Entre los objetivos principales de la nueva ley figuran consolidar la prevalencia de la protección medioambiental sobre la ordenación territorial y urbanística; garantizar la conservación, el uso sostenible, la mejora y la restauración del patrimonio natural y de la biodiversidad gallegas; y fomentar la información pública y los mecanismos de participación de la sociedad en el diseño y ejecución de las políticas de este área.

Para conseguir estos fines y partiendo de la necesidad de compatibilizar la protección transversal de la naturaleza con su uso y disfrute por parte de la ciudadanía, el texto incorpora diferentes herramientas y novedades desde el punto de vista reglamentario, así como nuevas figuras de protección. Es el caso de las microrreservas, una figura que se crea para aquellos espacios naturales con una superficie de menos de 20 hectáreas con especies amenazadas o hábitats raros; o el espacio protegido de la Red Natura 2000, que incluye las zonas LIC, ZEC y ZEPA y les dará un mayor grado de protección al incorporarlos, por ley, en la Red Gallega de Espacios Protegidos.

También se amplía y modifica el ámbito de los Espacios Naturales de Interés Local (ENIL), que de acuerdo con la ley podrán abarcar más de un ayuntamiento; y se establece que la declaración de un nuevo espacio protegido llevará aparejada la aprobación del correspondiente instrumento de planificación, que tendrá una vigencia indefinida, excepto en el caso de los Planes Rectores de Uso y Gestión, que como mínimo estarán en vigor durante una década.

En lo que respecta a la protección de la biodiversidad, hace falta recordar que en Galicia hay identificadas a día de hoy 126 especies vulnerables y 76 en peligro de extinción. Para garantizar su conservación, se crea por ley el Listado de especies silvestres de protección especial, se regulará por primera vez la conservación y cría de especies fuera de su hábitat, se hará un Catálogo de hábitats en peligro de desaparición, y se fijará un conjunto de prohibiciones relativas a aquellas prácticas lesivas, agresivas o que puedan molestar a las especies silvestres animales.

El texto también introduce cambios sustanciales en materia sancionadora, desde una nueva tipificación de las infracciones, simplificada y en la que desaparecen las de carácter menos grave, hasta un endurecimiento de la cuantía de las multas, que en los casos más extremos se multiplicarán por siete respecto a la ley actual.

En la misma línea, el nuevo marco normativo hace especial hincapié en la reparación del daño causado y en la restauración de los elementos naturales que se puedan ver alterados a su estado anterior. Así, contempla una reducción del 20% de las sanciones en caso de que el infractor admita su responsabilidad.





Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes