Punto y final al juicio del "procés" en el Supremo. El alegato de Santi Vila no fueron precisamente los "minutos-basura"...

Terminada la función judicial, Torra se encargó de amenizar la verbena...
(Voz Pópuli)
Siete de la tarde y un minuto...
--Muchas gracias a todos. Visto para sentencia. Despejen la sala.
Lo dijo así el juez Marchena.
El juicio en el Supremo a los 12 encausados por el asunto del "procés" finalizó.
Pasé la tarde delante del televisor para escuchar con atención a los 12 acusados, en su alegato final, en los 15 minutos de que disponía cada uno, para decir sus últimas palabras.
Se emplearon a fondo la mayor parte de ellos : llevaban la lección bien aprendida. Nada que no fuese de esperar. Arremetieron lo suyo contra la Fiscalía, el Estado, los políticos de Madrid..., se hicieron las víctimas en lo habido y por haber, protagonizaron un gran mitin político general, que es a lo que iban. Ni merece la pena escribir al respecto -bien a pesar de algunas auténticas barbaridades que cupo escuchar-; nada realmente digno de ser tenido en cuenta; nada que no se sepa en boca y mente de estos personajes.Vulgaridad en casi todos.

Pero ese no fue el caso, ni el papel del ex-conseller Santi Vila. De este sí fue lo mejor de la tarde. Sus 15 minutos los aprovechó para brillar a gran altura, para dejar en el ambiente la muy notoria sensación de que el no estaba -ni mucho menos- en las tesituras del resto; alegato para transmitir un mensaje reconfortante, digno de ser tenido en cuenta; casi toda su intervención no tiene desperdicio; y para bien.
Perfectamente construido su alegato final, pleno de datos y referencias relevantes, muy válido por lo constructivo, por su afán anterior y actual de tender puentes válidos, de buscar puntos de encuentro reales -no tercas invocaciones a supuestos diálogos que solo son exigencias de una parte-. Los 15 minutos de Santi Vila fueron lo mejor, con mucho, de una tarde tan esperada en el Tribunal Supremo. A los verdaderos amantes de un diálogo sincero entre las partes (no el diálogo=trampa=exigencia del me das lo que yo quiero de los Junqueras y Puigdemones)...bien puede decirse que Santi Vila no defraudó. Ni un pelo. 
EUGÉNIO EIROA



Share: