Conciertos. En Oliveira de Azeméis, Jacqui Naylor fue -otra vez más- un gran homenaje a la buena música, a las sensaciones agradables...

Cine Teatro Caracas.
Oliveira de Azeméis (Portugal).
Público de notable calidad en uno de los dos conciertos de despedida de este entrañable teatro-cine que va a ser completamente remodelado con una inversión de 4,5 millones de euros.
10 de mayo de 2019.
Jacqui Naylor (voz) & Art Khu (piano y guitarra).

La voz inconfundible de Jacqui Naylor volvió -un año más- a Portugal. Oliveira de Azeméis y Lisboa aguardaban como citas para una artista que merece mucho más reconocimiento del que por el momento tiene. Desde nuestro punto de vista es una cantante de primerísimo nivel. Lo que sucede es que aún ahora los llamados "críticos" están comenzando a reconocerle su valía. Vogue aún lo hacía en 2018 con expresivo título : Jacqui Naylor is the new voice of jazz-pop.”. En Portugal ya fueron varias las publicaciones que de tres o cuatro años para acá, proclamaron que "A par de Diana Krall, Jacqui Naylor é seguramente uma das vozes mais importantes do chamado Smooth Jazz".
Mas dejemos ahora eso, en la confianza de que, en la próxima década, a esta gran artista californiana debería llegarle el reconocimiento mundial que merece su estilo impactante, su facilidad para encajar en su peculiar y multifacética voz cualquier tema que se proponga, su presencia tan cercana hacia el público cada vez que sube al escenario.
En Oliveira de Azeméis, Jacqui Naylor fue -otra vez más- un gran homenaje a la buena música, a las sensaciones agradables, a la facilidad para conectar con el auditorio que tenía delante. Cierto es que ella tiene a su lado, desde hace más de una década, a un músico de excepción. Compositor, arreglista, intérprete, Art Khu es un pilar fundamental en el que se asienta la trayectoria artística reciente de Naylor, pero también su fuente de estabilidad y felicidad personal, como ella reiteradamente confiesa : Art y Jacqui son pareja en lo artístico y en la vida personal desde hace ya bastantes años.
Cuando Jacqui Naylor actúa acompañada solamente de su marido -como sucede a veces en sus giras por Europa- tenemos la suerte de poder disfrutar de un doble espectáculo : ella como extraordinaria cantante; el como poco menos que insuperable pianista. Y si así fue en Arcos de Valdevez en el pasado otoño, así lo sería en Oliveira de Azeméis. Con una particularidad, que en el reciente concierto en Azemeis, la pareja Naylor&Khu desarrollaron un cierto hábito : cantar ella sobre la música en inicios y finales de los temas, dejando la zona intermedia de las melodías para que Khu se extendiese, recrease, inventase variaciones al piano... produciéndose así deliciosos momentos, tanto en el desempeño del extraordinario pianista que Khu es, como en los encajes, entradas y salidas de la voz de la excelente Naylor.
Fue, otra vez, siempre que Naylor actúa, otra noche para el recuerdo. Y para la historia del Cine-teatro Caracas, por haber decidido su dirección incorporar este elegante e íntimo espectáculo musical a la larga de historia de nombres notables que durante tantos años por allí pasaron.
Como Jacqui bien dijo entre canción y canción : se nos va un local de espectáculos estupendo, ojalá que el nuevo Cine Teatro Caracas no se quede atrás en su impacto y ojalá que muy pronto Naylor vuelva allí en el tiempo de reapertura e inauguración de lo que se va a construir y que tanto promete. Parabens a la Câmara Municipal de Oliveira de Azeméis por su brillante iniciativa de no solo saber conservar lo que se tiene, sino de mejorarlo.
Pasó pues por Oliveira de Azeméis la genial Jacqui Naylor, camino del Palacio de Baldaia, en Lisboa. Y volvió a dejarnos esas esencias imperecederas, consistentes siempre, de la buena mùsica, del mejor estilo norteamericano... Krall, Diana, la canadiense voz que ha vendido millones de discos, es fabulosa, indudablemente. Pero oír a Naylor -y sin entrar en comparaciones, siempre odiosas- no solo no es ningún demérito, es enriquecernos con una variante que tiene igualmente mucho de excelencia. Más cuando ella misma y su marido componen no pocas de sus canciones y estas resultan muy dignar de ser tenidas en cuenta.
En fin, la Vida sigue, como bien se podría decir. Pero a veces la Vida es injusta con quien méritos sobrados tiene para que le sea reconocido el lugar que tanto le corresponde. Tal vez lo mejor en Naylor esté aún por llegar... pero el presente no deja de ser muy de tener en cuenta. Una gran artista.

EUGÉNIO EIROA & CACILDA MACEIRA
(Imagens : "Azeméis é vida")





















Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes