Podemización, balcanización, Recalde, Aizpurua, el Rey, la caverna, los obispos y... ¿acaso Sánchez no mintió?

Ha llegado el día. Ha llegado la hora. Ha llegado el cava enviado por ERC para que don Pedro lo ponga en la nevera y lo descorche con sus Lastras entrada bien la tarde de este día después de Reyes.Ya pasó la Pascua Militar, el Rey se ha portado bien, no ha hecho alusiones, ni ha lanzado indirectas en su discurso. Hasta ha dado las gracias a doña Margarita. Todo está en orden, perfectamente controlado, como le gustaría a don Pablo, admirador de Evo y de Nicolás. Todo está atado y bien atado, previa promesa de pagos, eso sí, de lo que sea... aunque ese lo que sea, sea demasiado. ¡Qué más da!, lo importante, ¿verdad Pedro?, es que esta noche de martes, otra vez, dormiremos en Moncloa con todas las bendiciones. Y a partir de ahí, ya veremos qué pasa, ¡ancha es Castilla!.
Revista de Prensa

Para el director adjunto de VozPópuli, el periodista de largo recorrido, Álvaro Nieto, estaríamos ante "La podemización del PSOE, la balcanización de España. Iglesias ha impuesto su discurso y sus propuestas a Sánchez. En el PSOE creen que la estrategia es acertada, pero minusvaloran al jefe de Podemos, que ha muerto y resucitado en menos de un año".
El que fue redactor-jefe de El País y subdirector de la revista Tiempo, explica que "Sánchez, que ha dado sobradas muestras ya de que sus principios son volubles, ha decidido sobrevivir cediendo en todo lo que le han pedido unos y otros para tener a cambio esos 167 votos con los que este martes presumiblemente saldrá elegido. Iglesias no sólo coloca cinco ministros en el Gobierno (él mismo y su pareja incluidos, en un extraordinario caso de nepotismo que nadie se atreve a denunciar), sino que ha conseguido que sus propias tesis y postulados se abran paso en el programa de Gobierno y hasta en la dialéctica empleada por los dirigentes del PSOE..."
Y también : "El problema es que Sánchez minusvalora a Iglesias y su cuadrilla. Los dirigentes de Podemos tienen muy claro su modelo de país. Llevan años aplicándolo en Latinoamérica, donde han sido asesores de varios gobiernos. Es verdad que los ministerios que gestionarán son meros floreros sin mayor trascendencia, pero no conviene caer en el error de creer que Iglesias se quedará manso como un corderito por haber tocado al fin moqueta.
No obstante, si el problema fuera Podemos, la cosa no sería tan grave. El verdadero desastre es que el nuevo Gobierno no sólo pretende llevar a cabo la agenda del populismo neocomunista español, sino que necesita para sostenerse a todos los enemigos declarados de España (Bildu, ERC, BNG…) y como consecuencia de ello Sánchez ha tenido que prometer lo que en circunstancias normales ningún político sensato habría prometido..."

El veteranísimo periodista Miguel Angel Aguilar desliza una advertencia en medio de su crónica de lo que sucedió en el fin de semana en el Congreso, en las sesiones de la investidura. Como si quisiera dejarnos algo claro : " ...Cuando nos manifestábamos en San Sebastián tras el atentado a José Ramón Recalde, nos salieron al encuentro los aplaudidores de la violencia y les gritamos “¡Sin pistolas, no sois nada!”. Pero ahora intuimos que sin Constitución nosotros tampoco seremos nada. Porque es la Constitución la que nos da amparo y es de ella de donde dimanan nuestros derechos y libertades. Si se evaporara regresaríamos al estado de arbitrariedad y quedaría proclamado aquello de barra libre y ¡sálvese quien pueda!..."

Marcello, el habitual columnista de República.es tiene claro que "La Transición democrática española que alumbró la Constitución de 1978 ha llegado a su fin de la mano de Pedro Sánchez. Y como consecuencia de su deriva inconstitucional y de sus pactos de investidura -que él prometió que nunca haría en la pasada campaña electoral- con Podemos, ERC y Bildu.
Partidos que aprovecharon los debates de la investidura para hacer alarde de sus conquistas con las que Sánchez compró (PNV incluido) sus votos. Al tiempo que se humillaba en el Parlamento, aceptando en silencio y mirando hacia otra parte, las soflamas que incluso contra su persona, la Constitución y el ordenamiento jurídico español lanzaron ante sus narices los portavoces de los partidos que le acompañan (nadie sabe durante cuánto tiempo) en la incierta legislatura y travesía que está a punto de comenzar.
Pablo Iglesias desde UP ensalzando a los presos y prófugos condenados y reclamados por sedición y malversación por el Tribunal Supremo; Gabriel Rufián de ERC acusando de golpista a la Junta Electoral, dando por hecho los indultos -‘amnistía’, les llama- a los condenados por el TS y amenazando a Sánchez con su ‘o hay Mesa de Gobierno o no hay legislatura’; y Merche Aizpurua insultando al Rey y haciendo apología de ETA..."

Salvador Sotres, articulista en ABC y comentarista en la Cope, dice en el día de los Reyes Magos que "El Rey es una las pocas historias hermosas que los españoles podemos contarnos en este momento tan triste de nuestro destino. No la ocultemos. No renunciemos a defenderla. No digamos que no nos queda esperanza, proyectémonos en ella..."

Ya el muy culto comentarista, Pedro G. Cuartango, haciendo análisis pasadas horas de lo sucedido en la jornada del domingo, subraya especialmente lo que algunos infravalorizan : "... el discurso de la diputada de Bildu a quien debería haber ofendido es a un PSOE que tan alto precio pagó por el terrorismo en los años de plomo. Pero Sánchez escuchó sin inmutarse una intervención en la que Aizpurua afirmó que vivimos en un Estado fascista y autoritario, descalificó al Rey y aseguró que la Transición consistió en un pacto de impunidad. Pero fue muy clara: Bildu ha optado por abstenerse sólo para hacer posible el derecho de autodeterminación.
«Esperamos que sus buenas palabras se conviertan hechos», advirtió la representante de la izquierda abertzale al candidato socialista, que, en lugar de recordarle que su partido sigue sin condenar los 850 asesinatos de ETA y que tiene las manos manchadas de sangre, subió a la tribuna para hablar del euro, la globalización y el cambio climático.
Pero la mayor desfachatez que se oyó en el Hemiciclo fue la afirmación de Aizpurua de que la Justicia española se ha instalado en «la venganza» como si el tiro en la nuca que practicaba ETA fuera como el agua bendita con la que se unge a los recién nacidos. También señaló que Otegui fue encarcelado por sus ideas políticas, lo que volvió a soliviantar a quienes no han perdido la memoria.
Por todo ello, el discurso más demoledor contra Sánchez, el que le ha dejado desnudo y le ha quitado todas sus coartadas, no fue el de Pablo Casado, ni tampoco el de Santiago Abascal, ni el de Inés Arrimadas. Fue el de ayer de Mertxe Aizpurua..."

El editorial del diario La Razón recuerda un hecho tremendo : "El 16 de mayo de 2005, Pilar Ruiz Albisu, madre de Joseba Pagazaurtundua, asesinado por ETA dos años antes, escribió una carta al líder de los socialistas vascos entonces en la que le dejó una frase que hoy es todo un símbolo: «Dirás y harás muchas cosas que me helarán la sangre». Y añadió: «Hay muchos ciegos que serán leales a lo que hagáis, aunque nos traicionéis, porque sólo ven las siglas». Fue una premonitoria declaración que, de cuando en cuando, remueve la memoria democrática de este país marcada por uno de los episodios que constituyeron la mayor defensa de nuestra democracia: la resistencia contra el terrorismo nacionalista vasco....".
Y concluye el editorial con lo siguiente : "...la investidura y los pactos que llevaran a Sánchez de nuevo a La Moncloa han supuesto una merma de la legitimidad de las instituciones democráticas. El gran logro de esta estrategia aventurera es haber creado un frentismo que supone acabar con el pacto de la Transición. Sánchez debería tener en cuenta que se corre un alto riesgo sumando a su frente a fuerzas como las herederas de ETA. Decía Pilar Ruiz Albisu en su carta: «La defensa de la vida y de la libertad y de la dignidad es más importante que el poder o que el interés del Partido Socialista»."

Hablando de lo que viene : los señores ministros de Podemos; el diario El País va anticipando la lisonja e incienso propios al caso y, dedica en las últimas horas, desde la pluma de Milagros Pérez Oliva, no pocas líneas a glosar la figura del "académico comprometido" Manuel Castells, para decir, entre otras cosas que "En los últimos años se ha implicado en el devenir político español e internacional desde tribunas periodísticas y foros de debate. Ha expresado sin tapujos críticas aceradas a la forma en que se abordaba desde las instituciones del Estado el conflicto político catalán y también a la forma en que se ha gestionado la crisis económica en España y en Europa. Comprensivo con las causas que han llevado al auge del soberanismo en Cataluña, ha abordado también el papel que desempeñan las nuevas identidades religiosas, culturales y nacionales en el mundo global. La línea de pensamiento que ha expresado en sus artículos periodísticos ha estado en sintonía con las nuevas corrientes políticas de la llamada izquierda transformadora. En las elecciones brasileñas hizo un llamamiento a los intelectuales para impedir la elección de Jair Bolsonaro y en las últimas municipales apoyó la candidatura de Ada Colau como alcaldesa de Barcelona. Ahora responde a su llamada para una tarea tan comprometida como formar parte del Gobierno en estos tiempos de polarización extrema".

Rubén Amón, habitual columnista de El Confidencial, dice ante lo que acontecerá a mediodía de este 7 de enero : "...la siniestra investidura de Pedro Sánchez merecería haberse urdido en la clandestinidad, alevosa y nocturnamente: un Gobierno que se exilia de la Constitución y que se encomienda a la extorsión del soberanismo incurriendo en el problema nuclear de la desigualdad entre españoles. ¿Cómo pueden pavonearse Sánchez e Iglesias de haber apuntalado un gran proyecto social, solidario, cuando el soborno de ERC implica una diferencia jerárquica y hasta categórica entre catalanes y no catalanes?
No puede hablarse de igualdad ni de justicia mientras las ambiciones de Sánchez las hayan subordinado a una temeraria subasta de privilegios territoriales e identitarios. La propia abstención de Bildu proporciona a la orgía soberanista un obsceno argumento de euforia. No puede hablarse de un proyecto progresista. Lo contradice el populismo justiciero de Iglesias y lo contraindica la regresión nacionalista de los pueblos elegidos, pero ocurre que Sánchez se ha convertido en acelerador y benefactor providencial del sueño cavernario. Derecho tenía a la investidura porque no había alternativa posible, pero el patriarca narcisista ha decidido ungirse de cualquier manera y a cualquier precio..."

En "La Vanguardia", el columnista Enric Juliana habla de : " “Gobierno ilegítimo”. Esta es la consigna central de la ofensiva por tierra, mar y aire contra la alianza de las izquierdas. Está a punto de nacer un “gobierno ilegítimo”, contra el que valdrá todo. Esta es la línea de ataque, aunque no todos los atacantes porten el mismo estandarte.
Por tierra, mar y aire. Bronca en el Congreso, maniobras en los tribunales y manifestaciones en la calle. Se está poniendo en marcha la tercera gran ola de crispación política, como ha señalado con acierto el politólogo Lluís Orriols. La primera se desató inmediatamente después de los Juegos Olímpicos de 1992. La segunda cobró fuerza tras la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero en marzo del 2004. La tercera empieza ahora, cuando, después de su infructuosa e innecesaria aventura de noviembre, Pedro Sánchez está a punto de ser investido presidente en coalición con Unidas Podemos y el decidido apoyo vasco, con el mandato de intentar hallar una salida para el serio conflicto de Catalunya que no pase por el estado de excepción. Un conflicto que, en buena medida, es fruto de las dos oleadas de crispación anteriores...."

También en La Vanguardia, el incombustible Fernando Ónega (fue subdirector del diario oficial del Movimiento llamado "Arriba" y escribía todos los días la columna "El Péndulo", de inserción obligatoria en los diarios de la cadena del Estado entonces franquista...) da una sacudida a los obispos a propósito de la investidura : "Según publicó este diario, la Conferencia Episcopal llamó a “orar por España” ante la investidura de Pedro Sánchez. Es lo bueno que tiene ser creyente: ante una gran tormenta, la oración consuela, alienta y da esperanzas. A veces Dios Nuestro Señor las atiende y a veces no, que el Altísimo tiene otras averías que reparar. En este caso de la investidura parece que anda dudoso. Yo creo que estaba por echar una mano a los curas, a los obispos y demás personal religioso y de derechas, pero después escuchó al impío Sánchez asegurar que no se rompería nada y decidió darle un margen de confianza. Estrecho, de sólo dos votos, pero que le permiten demostrar que bajo su mandato no se romperá España ni se romperá la Constitución.
La Conferencia Episcopal pudo haber hecho otra recomendación evangélica, que es la de “amaos los unos a los otros, como yo os he amado”, pero no la hizo y ahí están las consecuencias: se aman entre sí los del mismo bando o bloque, aunque se den abrazos con la navaja en la liga, y odian al bloque contrario, con acusaciones de traición y golpe de Estado, de fraude y de mentiras, de indignidad y falta de ética, que ha sido la sido la banda sonora de algo que iba a ser un debate y degeneró una sucesión de choques. Se confirmó que a una larga lista de acuerdos entre afines correspondió una larga lista de rencores entre diferentes...."

El veterano periodista Luis Herrero nos recuerda cómo llega Sánchez a esta su investidura, tras haber hecho todo lo contrario de lo que decía y prometía en su campaña electoral. ¡Cuántos no lo habrán votado y se sienten ahora estafados...!. Dice Herrero : "...Era malo, decía Sánchez, caer en manos del extremismo doctrinario y populista de Pablo Iglesias. Y, sin embargo, las líneas maestras de la política social que defendió en su discurso son un copia y pega de las propuestas podemitas. Era malo, decía Sánchez, depender del extremismo centrífugo del separatismo catalán. Y, sin embargo, ha aceptado todas y cada una de sus imposiciones. No era verdad, como decían los voceros de Ferraz hace un mes, que el precio de salida de la abstención de ERC fuera un programa de máximos que iría moderándose a la baja a medida que avanzara la negociación con el PSOE.
Cotéjese lo que decían Junqueras y Aragonés antes de la primera reunión entre Lastra y Rufián con el texto del documento final y se verá con toda claridad que los republicanos no han renunciado a ninguna de sus pretensiones originales. A ninguna. Ni a la mesa de gobiernos, ni al debate sobre el derecho de autodeterminación, ni a la amnistía de los presos del procés, ni al referéndum en Cataluña.
Los republicanos han impuesto los términos del acuerdo en el fondo y en la forma. También en la forma. El problema de convivencia en Cataluña ahora se llama, por imposición unilateral de los independentistas, "conflicto político". La Constitución, "marco del sistema jurídico-político", y el referéndum, "consulta a la ciudadanía de Catalunya". Las tres grandes promesas electorales de Sánchez, en materia de política territorial, han periclitado: la ley para penalizar los referéndums ilegales, el compromiso de acabar con el adoctrinamiento en las aulas y el propósito de desmantelar la maquinaria propagandística de TV3.
El Estado se desangra y el Gobierno que debería defenderlo —no suplantarlo— se abraza a quienes lo vampirizan..."

ESTA ES PARTE DE LA PORTADA DEL DIARIO "GARA" (diario pro independentistas vascos).
EN ESE DIARIO TRABAJÓ LA DIPUTADA AIZPURUA ANTERIORMENTE...


Share: