Recuerdan que los análisis realizados a los áridos que se van a extraer en el dragado del Lérez avalan que son inocuos

La presidenta de Portos de Galicia, Susana Lenguas, recordó en el Parlamento que los análisis realizados a los áridos que se van a extraer en el dragado del río Lérez son inocuos, no poseen carga contaminante, por lo que esta actuación no tiene ningún tipo de impacto desde el punto de vista medioambiental. La máxima responsable del ente público subrayó en la Comisión 2ª de Ordenación Territorial, Obras Públicas, Medio Ambiente y Servicios que todo el proceso administrativo para ejecutar este proyecto cumple estrictamente con las normativas vigentes, tanto nacionales como internacionales, por lo que cuenta con todas las garantías.
La Xunta recuerda que la decisión de dragar la ría de Pontevedra tiene que ver con una petición del propio sector pesquero y marisquero, que precisa que se acometa esta actuación para poder desarrollar su labor con normalidad. Los trabajos, destaca el Ejecutivo gallego, supondrán la retirada de áridos -no lodos- tal y como reconoce el propio Ministerio para la Transición Ecológica en una respuesta parlamentaria dada a un grupo de la oposición.
En este sentido, cabe recordar que es el Gobierno central el que determina los puntos en los que se pueden depositar los áridos y las condiciones en las que debe hacerse. En el caso del Lérez, se está evaluando un punto habilitado desde el año 1998, que está fuera del Parque Nacional de las Islas Atlánticas y que no cuenta con actividad pesquera en su entorno. Se trata además, destacó Susana Lenguas, de un punto de depósito que no cuenta con alternativa hacia el sur, mientras que al norte el más próximo está en las cercanías de Laxe, lo que haría inviable la ejecución del proyecto.
Por otra parte, la Xunta recuerda que recurrir a una planta de tratamiento en tierra para enviar los áridos del dragado del Lérez, como propone algún grupo de la oposición, supondría multiplicar de manera injustificada por casi diez -de cuatro millones de euros a más de 30- el coste de un dragado que cumple escrupulosamente con todas las normativas medioambientales. Esa alternativa requeriría además el transporte de los materiales en más de 11.000 camiones por el centro de Pontevedra, con los consecuentes trastornos que eso ocasionaría a los vecinos de la ciudad.


Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes