La sorprendente "novela de vaqueros" en la que se ha visto envuelto el Sporting de Braga tras "cantar la gallina" de su entrenador Abel Ferreira

Se acabó la "etapa Ferreira" en el Sporting Clube de Braga. El fantasioso entrenador de los arsenalistas dejó de serlo en cuanto le pusieron los millones encima de la mesa. Solo muy pocos meses después de aquellas grandilocuentes declaraciones en las que decía que nunca se iría del Braga por dinero...
Ferreira, después de haber planificado la nueva temporada con un presidente que le respaldó en medio de una opinión de los socios más que dividida sobre su continuidad como técnico del Braga, dejó al club y al presidente en la estacada, después de que se hubiese contratado ya jugadores de su gusto y se hubiese planificado amistosos, concentración e iniciado la pretemporada desde hace unos días. Nada frenó al que atraído por el dinero salió zumbando y diciendo que "ha sido todo muy rápido".
El Braga ha hecho bien en no retener al entrenador : puente de plata -hasta cierto punto- a quien no es de fiar : dice una cosa, hace otra.
Titular de hace poco tiempo... las palabras se las lleva el viento
Se ha ido -de la noche a la mañana- quien en la pasada temporada fracasó notablemente en los objetivos deportivos y, además, salió caro al desvalorizar con su no uso, varios jugadores importantes, que habían costado un notable dinero a un club en el que no sobra un céntimo de euro. Por si ello fuese poco, no dio verdaderas oportunidades -apenas unos minutos basura- a los canteranos internacionales con Portugal en los que el club tenía depositadas tantas esperanzas.
Si el saldo de la primera temporada completa de Ferreira al frente del Braga no fue malo, bien puede decirse lo contrario con respecto a la pasada. Eso sí, mejoró en su palabrería hueca en tantas ruedas de prensa, en las que su incontinencia verbal fue muy celebrada por un cierto núcleo de adeptos del Braga que, hiciese lo que hiciese, tenían a Abel poco menos que por el no va más de los entrenadores de fútbol.

Ferreira
Ahora, cuando media docena de jugadores interesantes, que posiblemente podrían haber sido rehabilitados por otro entrenador, acaban de ser cedidos o malvendidos por el Braga -siguiendo las órdenes del ínclito Abel Ferreira-... cuando todo estaba en marcha para la nueva época, Ferreira da el portazo, se va tras los millones, da las gracias en las redes sociales y se come sus profesiones de fe, declaraciones de amor al Braga y demás charlatanería que encandilaron a unos cuantos adeptos hasta convertirles en fanáticos del técnico, para ahora no pocos de ellos sentirse engañados y traicionados por el santón de los banquillos que iba poco menos que a descubrir la América futbolística en la ciudad de los arzobispos.
El Braga, en medio de esta faena de su entrenador, aún ha logrado sacarle 2,5 millones al PAOK por cederle a su técnico. Los griegos primero ofrecieron 1 millón, luego 2 y... finalmente aceptaron los 2,5 exigidos por el presidente del Braga, "a pronto pago" (pago al contado), además de una cláusula muy interesante : que mientras este caballero Ferreira sea entrenador del PAOK, este club se compromete a no contratar jugadores o técnicos de la estructura del Sporting de Braga.
Cerrado este triste capítulo protagonizado por el entrenador que enseñó la oreja a las primeras de cambio, el Braga ahora afronta la nada fácil tarea de -con muchos entrenadores ya colocados- buscar técnico. 
No pocos de los adeptos del Braga desearían la contratación del entrenador del Belenenses, Silas, un alumno aventajado del "estilo Jorge Jesús"; pero Silas no tiene el nivel IV como entrenador y eso impediría que ocupase el banquillo en los partidos europeos. Esto frena algo a los dirigentes del Braga para apostar por Silas, del que -sin embargo- no faltan excelentes referencias...
Una alternativa sería Sá Pinto, despedido en el Legia de Varsovia antes de acabar la pasada Liga polaca. El ex internacional portugués tiene fama de brusco, iracundo y no cae muy bien al núcleo fundamentalista del Braga, donde se alineaban, entre otros, los más conspícuos seguidores de la "obra" del huido Abel... La contratación de Sá Pinto tendría, pues, cierto caldo de cultivo para el alboroto de algunos a las primeras de cambio, empezando por los "abelistas" que no han asumido aún la repentina marcha de su ídolo desde el banquillo del Braga al millonario banquillo del PAOK.
El tercer nombre que el Braga manejó tras la marcha de Ferreira ha sido el de Renato Paiva, entrenador de las categorías inferiores del Benfica. En el pensaba el Braga para no solo dirigir el primer equipo, sino para convertirlo en una especie de manager general que supiese aprovechar también los indudables valores jóvenes que están surgiendo en la flamante Ciudad Deportiva del club.
Pero el Benfica está haciendo lo indecible para retener a Renato y su salida hacia el Braga no parece ni fácil, ni probable.
Sea como fuere, entre hoy y mañana, el Braga tendrá nuevo entrenador. Con la temporada en marcha, dilatar el proceso sería ir creando problemas, con una eliminatoria de UEFA llamando a la puerta a primeros de agosto... - HÉLDER BARBOSA


Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes