Lo del Gobierno nacionalista-independentista que rige los destinos del Concello de Pontevedra es -en lo referido al transporte público- una tomadura de pelo

Lo del Gobierno nacionalista-independentista que rige los destinos del Concello de Pontevedra es -en lo referido al transporte público- una tomadura de pelo. Y un ejercicio de doble moral : por un lado alborotan en la Cámara autonómica exigiendo un ferrocarril de cercanías, mientras -por otro lado- tienen desde hace muchos años a la población pontevedresa sojuzgada, imponiéndole su capricho de no propiciar un transporte público urbano, recomendando a la población que vaya a pie (los famosos paneles del "metrominuto" a los que solo les falta la leyenda de "vete a pie que es muy sano").
Asi pues, es grotesco que el BNG muestre en el Parlamento gallego preocupación por los servicios ferroviarios mientras desatiende el transporte público en autobús en la ciudad que gobierna. El Gobierno municipal de Pontevedra, que ostenta el BNG, ignora hace tiempo el requerimiento del Parlamento gallego de puesta en marcha de un servicio de transporte urbano, tal y como es su deber legal como municipio de más de 50.000 habitantes.
No es de extrañar que la conselleira Vázquez Mourelle asegure que “la implicación del Ayuntamiento de Pontevedra con el transporte público y cero son lo mismo”, no solo porque renuncia a invertir en él, sino porque también este municipio mantiene bloqueado el Plan de Transporte Metropolitano en la comarca (lo cual aún es más grave). De esta forma, el Gobierno municipal del BNG en Pontevedra condena, por ejemplo, a los jóvenes menores de 19 años de la comarca a no poder emplear la Tarjeta Xente Nova, con la que el autobús les saldría gratis... - LUIS ARTIME


Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes