"El problema de España es ese centro-derecha fraccionado, mezquino, enfrentados los unos contra los otros, egoísta y encantado de haberse conocido"

Vamos a ver cómo sale de esta el doctor Sánchez. Expresiva la portada que al asunto dedica "El Español". La glorificación de Iceta parece tener un precio, por hacerle senador por la Comunidad Autónoma catalana -designación en el Parlament- que quieren cobrarse los de ERC en forma de asegurarse regalías y otros beneficios para los que están siendo juzgados en el Supremo por el intento de golpe en Cataluña. No les basta con que Iceta sea el más blandengue de los socialistas para con el independentismo catalán. Quieren más. Siempre querrán más, son insaciables. Y es por ello que el titular de "El Español" no puede ser más expresivo, ni más oportuno.
La decisión de nombrar a Iceta presidente del Senado define de buenas a primeras por donde van a ir las políticas del doctor Sánchez en lo referido a Cataluña. Es como una apuesta por una desactivación permanente del dichoso artículo 155, con lo que ello puede suponer.
Creer que el problema catalán se soluciona a base de paños calientes, concesiones, posibles indultos y  algunos obsequios más, parece de una ingenuidad temeraria. El independentismo es insaciable, su cultura del diálogo es la del tu cedes y me das, que yo no muevo ficha; y cada vez que recibo, sigo dando pasos al frente, ni uno solo atrás. Es la cultura del diálogo (negociación con exigencias irrenunciables) tan especial del que tanto se pavonean.
Pero ahora, en España, el que está subido en la moto es el doctor Sánchez. Así lo propiciaron las Derechas famosas, con su echarse cada uno por su lado al monte. No se lamenten ahora, deberían de tener vergüenza política y mejor es que estuviesen callados. El problema de España no es Sánchez -que ya se sabe hace tiempo de que pié cojea-. El problema de España es ese centro-derecha fraccionado, mezquino, enfrentados los unos contra los otros, egoísta y encantado de haberse conocido. Han puesto en bandeja al doctor Sánchez la oportunidad de hacer lo que le venga en gana a poco que claudique ante los compañeros de viaje independentistas y demás especies. Lo malo es que si salen las cosas torcidas quien lo pagará será este país aún llamado España. - JUAN de la OLIVA


Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes