Borrell y Leopoldo López. Puestos en gastos podrían también prohibirle que rece el rosario... ¡Vaya por Dios!

La salida -inesperada- del ministro Borrell, con la cantinela de que no permitirán que la embajada de España en Caracas se convierta -con Leopoldo López dentro- en un centro para hacer política (advertencia cacareada absurdamente como queriendo hacerle una gracieta al dictador Maduro)... muestra -otra vez- la línea quebrada que a veces protagoniza el señor Borrell en su desempeño como hombre público.
Si estima que tal Leopoldo puede utilizar la embajada como plataforma para algo, Borrell debería decir lo que procediere -pero en privado- al huésped. Todo menos la estridencia de la manifestación pública hecha por el ministro. Algo que ayuda muy poco a la Oposición venezolana y, por contra, hará feliz al chavismo, que sabe que no puede echar el guante a Leopoldo López al estar acogido a la embajada española, pero que daría lo que fuere porque el huésped de España esté alojado en la embajada pero "neutralizado". 
Hasta ahora, el Gobierno español mostraba la valentía de decir que no entregará a Leopoldo López a la dictadura oprobiosa venezolana. Sobre el brillante mantel acaba de echar un lamparon el ya un poco caduco -políticamente- Borrell con eso de que no le van a permitir a López hacer activismo político allí dentro. Puestos en gastos podrían también prohibirle que rece el rosario...
¡Vaya por Dios!
XAVIER BOSCH


Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes