Pintadas : urge reformar y endurecer al máximo la ley

Lo de las pintadas hace tiempo que clama al cielo.
Sean donde sean. ¡Ya está bien!. Ahora, de nuevo, en la catedral de Santiago.
Y con estupideces como las que bien pueden leerse.
No hay más solución que la ley, reformándola, con castigos duros, pesados, que hagan escarmentar a los pintores, que hagan abandonar sus intenciones a los pintores en potencia.
Con los actuales paños calientes no se va a parte alguna. A la vista está.




Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes