“Haremos ver que la biofábrica de Pontevedra es un activo de Ence y también de toda Galicia. Son recursos e ingresos imprescindibles para el futuro de más de 5.000 familias”, afirma el CEO de ENCE

El Consejero Delegado de Ence, Ignacio Colmenares, afirmó en la Junta General de Accionistas, celebrada hoy, que la compañía seguirá defendiendo sus derechos. “Haremos ver que la biofábrica de Pontevedra es un activo de Ence y también de toda Galicia. Son recursos e ingresos imprescindibles para el futuro de más de 5.000 familias”, declaró.

En relación al allanamiento de la Dirección General de Costas sobre la concesión de Ence-Pontevedra, Ignacio Colmenares, recalcó que “estamos convencidos de que la razón jurídica nos asiste, pero también tenemos la razón social: no podemos olvidar que de la biofábrica de Pontevedra dependen más de 5.000 familias”. El Consejero Delegado precisó que la planta dispone de una plantilla fija de 400 empleados, a los que se unen 2.700 puestos de trabajo de contratistas del
área industrial, logística y del transporte, así como más 2.100 empleos en el sector forestal de Galicia.

En enero de este año, y antes del mencionado allanamiento, la Audiencia Nacional dictó sentencia desestimando íntegramente el recurso interpuesto contra la caducidad parcial y condenando al Concello de Pontevedra a pagar las costas, sentencia que confirma la solidez de la posición jurídica y los argumentos de Ence.

Ence ha acordado autorizar al Consejero Delegado y al Secretario del Consejo para que se defienda hasta las últimas instancias el interés de la Sociedad, de sus accionistas, trabajadores y proveedores, incluyendo la exigencia de responsabilidad patrimonial al Estado por los daños y perjuicios causados, y las responsabilidades personales que procedan.
Ignacio Colmenares destacó que “la actividad industrial de Ence se rige por los más altos estándares de responsabilidad medioambiental. Los parámetros de la biofábrica mejoran, ampliamente, las más exigentes normas y autorizaciones ambientales europeas y españolas. Prueba de ello es la riqueza de los bancos marisqueros que se encuentran junto a la biofábrica pontevedresa o que todas las playas cercanas a la misma tienen bandera azul de la UE”.

Además, en su intervención ante la Junta de Accionistas, el Consejero Delegado destacó que “2018 siguió estando marcado por la respuesta al compromiso inversor y social que asumimos en 2016”, en referencia al pacto ambiental firmado con la Xunta de Galicia, que contempla el desarrollo de importantes proyectos de mejora de la eficiencia y medioambientales, así como de ayudas sociales que buscan contribuir a mejorar la calidad de vida de los vecinos de la biofábrica.

En este sentido, hizo referencia a las actividades que Ence lleva a cabo a través del Plan Social de Pontevedra, una de las iniciativas sociales de mayor envergadura de una empresa privada en España, que está suponiendo una destacada contribución a la educación, la cultura y al cuidado del entorno natural de la comarca. “En los dos años de vida del Plan, hemos apoyado con 6 millones de euros un total de 522 proyectos, lo que supone, sin lugar a dudas, una importante aportación a la calidad de vida de nuestro entorno social”, apuntó Ignacio Colmenares.



Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes