Prensa Ibérica se hace con los restos del Grupo Z. Reivindicación obligada -desde la nostalgia- de un tiempo magnífico para el Periodismo propiciado por Antonio Asensio Pizarro

Parte de una portada de 1982
Como dirian los hermanos portugueses : "fim da linha" para el Grupo Z (o lo que quedaba de el) tras llegarse a acuerdo para su venta tras años de tener en las ventanas el cartel de "se vende" al mejor postor. Se acaba así la etapa triste en la que el hijo -y allegados a este- del inolvidable Antonio Asensio echaron a perder lo que fue un modélico grupo editorial y de prensa en España.

Conocimos muy bien aquel tiempo espléndido de los primeros tiempos del Grupo Z. El gran trabajo desarrollado por Antonio Asensio Pizarro muy pronto dio sus frutos y aquel gran grupo periodístico -entre otras cabeceras- nos habituó a aquel gran diario "El Periódico" (que inicialmente llegó a publicar "El Periódico de Madrid", "El Periòdico de Barcelona" y "El Periòdico de Catalunya" -este último sería finalmente el que concentraría las tres ediciones/cabeceras en una sola-).
Asensio tenía un enorme olfato como editor. Su irrupción con "Interviú" fue algo bestial, impensable hoy en día,  con cientos de miles de ejemplares cada semana en esa revista; luego lanzó "Tiempo" y también "Panorama" (con mi siempre admirado amigo y maestro Juan Fermín Vilchez al frente); y un montón de cabeceras más... tanto en prensa regional (aprovechando cabeceras decadentes que compraba y reflotaba, también creando nuevos diarios : "Córdoba", "El Periòdico de Aragón", "El Periòdico de Extremadura"...etc. etc.) como proyectos nacionales incluso; así intentó un gran periòdico deportivo llamado "Récord" (con mi también admirado amigo y maestro, Alex Botines al frente)... para finalmente hacerse "Z" con el diario "Sport", en la obsesión por tener un potente diario deportivo en sus filas.
Antonio Franco -izquierda- y Antonio Asensio, el día de la salida
del primer número de "El Periódico".

La historia del Grupo Z dará, sin duda, para escribir un libro. Y aunque -como colaborador que fui de varias de sus publicaciones- algo conozco de aquella primera etapa, hay infinitas voces más autorizadas y sabias para hacer lo que sin duda en algún momento se hará. Y es que, aquella primera etapa del Grupo Z, la coincidente con un Antonio Asensio Pizarro -mientras vivió- como editor, merecería un libro para elemento de consulta y estudio obligatorio en la Facultades de Comunicación existentes en España.
El Grupo Z fue -aunque con epicentro en Barcelona- todo un terremoto, una bocanada de aire fresco, una pedrada en el charco, una ruptura con mucho del inmovilismo existente en la Prensa española. Fue la revolución que hacía falta en aquel tiempo, tras el fracaso que al final había supuesto otro grupo muy interesante -también radicado en Barcelona- el Grupo Mundo, de Sebastián Auger (con Tele Express, el deportivo 4-2-4, Mundo Diario, Catalunya Express, etc.).
No pocos de los jóvenes periodistas que alineaban en el Grupo Mundo desembarcaron luego, tras el entierro de las publicaciones que ocupaban el entonces moderno edificio de la proximidad de la calle Cardenal Reig, precisamente en las publicaciones del Grupo Z.

Viví muy intensamente aquel "nuevo periodismo" durante bastantes años, como corresponsal en Galicia desde la fundación de El Periòdico de Catalunya (recuerdo, entre otras colaboraciones, una portada del suplemento diario de verano que ocupó una entrevista exclusiva mía con Pío Cabanillas -que llevaba años sin hablar con los medios-; o la portada de un domingo, con una gran foto que hice al legendario goleador del Celta, Baltazar, este con la biblia en las manos bajo los palos de una portería en Balaídos...). Y tuve la oportunidad de firmar un contrato para irme a Madrid, a trabajar en la redacción de El Periódico de Madrid, cuya área de deportes capitaneaba José María García, como gran consejero editorial que, al igual que Alex Botines, siempre lo fue de Asensio Pizarro.
Una entrevista de Pepa Roma, en una edición de 1982

"El Periódico" fue un grandísimo diario. Los que quisieron calificarlo de populista, erraron. Aquello no era prensa del "díxome-díxome", aquello era periodismo de calidad, contrastada información y bien pagada a redactores en plantilla y a colaboradores. Porque "El Periódico" y en general las publicaciones del tiempo inicial (el bueno) del Grupo Z, pagaban muy bien el trabajo de sus periodistas (hay que decirlo, alto y claro, en memoria de quien fue su gran editor).
Eran otros tiempos, no los actuales, de una Prensa vergonzante en España, de una explotación sin límites de los periodistas, de una falta de calidad en los contenidos, que comparado con aquellos años a los que me refiero, realmente sonroja al más pintado.

Aquel Grupo Z de legendarios periodistas que sería ahora imposible relacionar al completo, pues tantos y tantos fueron. Y aquel caserón de la calle Roger de Lauria, donde Antonio Franco Estadella supo reunir junto a el, para dirigir "El Periódico", a una cúpula de Redacción de enorme profesionalidad : Juan Fermín Vilchez (¡qué maestro del diseño y la organización de un diario), Alex J. Botines (formidable agudeza periodística), Quim Regás (¡qué excepcional personaje!), Enrique Arias Vega (que luego sería director al igual que Ginés Vivancos, aunque habría una segunda etapa aún de Antonio Franco en la dirección), José Luis Orosa, Julián Lago, Fernando Jáuregui, Ramón Miravitllas, José Luis Erviti, Xavier Campreciós...
Fundado por el barcelonés Antonio Asensio Pizarro, como ya queda dicho, El Periódico de Catalunya publicó su primer ejemplar el 26 de octubre de 1978, en un momento en que existían en Barcelona nada menos que trece cabeceras en los kioscos (agonizaba, eso sí, el Grupo Mundo), tres de ellas deportivas.
Como algún analista bien explicó, "El Periódico" vino a ocupar un espacio mediático vacío en Cataluña: un diario, redactado íntegramente en castellano, de ideología constitucionalista y progresista. Muy bien maquetado, impactaba ya por la propia personalidad que aquel avanzado y esmerado diseño irradiaba a primera vista -al margen de la evidente calidad de todas sus informaciones donde cada línea de texto verdaderamente decía y nunca rellenaba-... Además, dio desde el principio gran cobertura a las informaciones sobre la ciudad de Barcelona y sobre el Deporte, que no tenían tanto espacio en el resto de diarios generalistas. Esto -junto a las constantes exclusivas que publicaba, no pocas a nivel nacional- propició la captación no sólo de nuevos lectores no acostumbrados a comprar prensa, sino también de lectores de otros periódicos.

Recuerdo en aquellos años una jornada-seminario organizada en Barcelona, sobre lo que "El Periódico" encarnaba : aquel "nuevo Periodismo" del que tan orgullosos nos sentíamos los que en aquella publicación conseguíamos humildemente firmar de vez en cuando...
La salida al mercado de "El Periódico" supuso la apuesta por un nuevo concepto de periódico impreso, donde se daba gran relevancia a los elementos gráficos y otras innovaciones. Precisamente en aquella jornada de Barcelona participaba Peter S. Pritchard, uno de los máximos  ejecutivos del USA Today, diario posterior a "El Periòdico" que revolucionaría en los 80 la prensa de los Estados Unidos... Pritchard, en una respuesta a una pregunta que tuve el honor de hacerle, reconocía que "El Periòdico", cuatro años más "viejo" que USA Today... salvando las distancias, había sido un modelo que en parte les había inspirado en los innovadores conceptos que manejaban.

"El Periòdico" tenía en aquellos tiempos brillantes, de oro, del Grupo Z, formidables columnistas de toda condición, entre otros y que me vengan a la mente : Emilio Romero Gómez, Manuel Martín Ferrand, Amando de Miguel, Cándido, Montserrat Roig, Manuel Vázquez Montalbán, Antonio Álvarez-Solís, Josep Pernau... y aquella increiblemente buena tira cómica de Quico el progre, de autoría de J. L. Martín.
Habría para horas y horas escribiendo por mi parte. Imaginen pues, el libro que podrá escribirse de la mano de quienes mucho más y mejor que yo, saben de la historia de "El Periodico" y del Grupo Z.
Valgan simplemente estas líneas, este texto escrito, emanado a borbotones desde la nostalgia de un tiempo que ya no volverá y desde el lamento de que la segunda generación de Asensio no haya sido capaz de salvar -al menos- la grandiosa cabecera de "El Periòdico"- lo que a su padre tanto esfuerzo le supuso.

Ahora, el señor Moll y su "Prensa Ibérica" se harán cargo de lo que queda del Grupo Z, que bien poco es ya para lo que llegó a ser en su tiempo años atrás. Pagará Moll las deudas que ha aceptado, compensará directamente a Asensio II para que tenga el hombre unos milloncillos para vivir tranquilo (Dios no le llamó precisamente a lo que tan bien supo hacer su padre). Y hará Moll lo que le venga en gana con los restos del naufragio que ha adquirido, que para eso es el nuevo dueño. Y se llame o no Grupo Z lo que al parecer acaba de pactar/comprar, nada ya será igual, como casi no lo era en los últimos años, en comparación con en aquel tiempo que malamente hemos evocado en este pobre texto.
Mas permítanme -desde mi orgullo personal, con todo el respeto y muy modestamente- reivindicar aquel tiempo y aquellas publicaciones en donde quedó también mi humilde firma.
EUGÉNIO EIROA
eugenioeiroa@gmail.com


Publicado en PR Noticias




Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes