El experto Michavila pone el dedo en la llaga tras la maniobra del doctor Sánchez buscando unas elecciones generales con pobre participación

El hecho de fijar los comicios el 28 de abril es muy significativo, pues la campaña electoral coincidirá con las vacaciones de Semana Santa. «A mí sinceramente la fecha escogida me ha sorprendido totalmente porque ir a las elecciones con una campaña electoral que la primera semana es Semana Santa y la segunda semana es Pascua, el que convoca las elecciones lo que está buscando es baja participación, porque precisamente para que haya alta participación tiene que haber mítines, tiene que haber debates, tiene que estar la gente pendiente, no en las playas, en las procesiones o en vacaciones de Pascua», ha apuntado el presidente de GAD3, Narciso Michavila, en su visita a la redacción de ABC para analizar el horizonte electoral al que nos asomamos. 
Para Michavila, el «superdomingo» hubiera tenido unas ventajas. «Por un lado, optimización de costes. Y, por el otro, se pueden decidir los gobiernos entre los tres niveles, estilo Suecia. El ir a las elecciones el 28 de abril cuando tienes un mes después elecciones y, por lo tanto, pactos de gobierno, locales y autonómicos, no tiene mucho sentido porque es que ningún partido se va a sentar a negociar el Gobierno de la nación española hasta que no hayamos pasado todos por las urnas locales y regionales», explica.
Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes