A vueltas con la tan necesaria como urgente salida -y entrada- sur ferroviaria de Vigo

Con muy buen criterio, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, viene reclamando de modo insistente, desde hace tiempo, que el Gobierno central (tan dado a hacer promesas en tiempo pre-electoral, a sacar mapas de infraestructuras y demás shows que el ministro Ábalos protagoniza) comprometa en firme cuanto antes el proyecto de salida sur ferroviaria para Vigo.
Mientras esto sucede, el pasotismo desde hace años en que debía estar ya reclamándolo, por parte del alcalde de Vigo, contrasta notablemente. Don Abel Ramón está más preocupado porque la nueva estación de Urzaiz quede bonita con el mamotreto faraónico del afamado arquitecto (lo que permitirá la explotación del negocio comercial en el lugar) que por machacar a sus colegas socialistas aún gobernantes para que, con absoluta urgencia, se ponga mano al asunto pendiente de la salida sur ferroviaria.
A Caballero le va más hacer mítines populistas en la Porta do Sol, contratar una coral para que cante allí y reclamar el AVE directo por Cerdedo, sabedor de que eso saldrá carísimo, y que esa inversión tan cuantiosa, para los pocos minutos de tiempo de viaje que va a ahorrar, debería ser reconducida en forma de afrontar cuanto antes la obra de la salida Sur y, si acaso, una línea directa con Ourense a través del valle del Tea (línea bastante más barata y mejor en rapidez y ahorro de tiempo, que la tan absurdamente exigida por Cerdedo). - EUGÉNIO EIROA



Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes