19-F : "pasó Caballero por Santiago para reírse de la Comisión, hacer ver que a el nadie le tose y regresar a Vigo subido en la moto que ya nadie frenará..."

Sol. 19 de febrero. Mientras el Gran Mouriño pasea por los montes de Mos junto a la alcaldesa Nídia para ver cómo va la obra de la parte pequeña de la ciudad-deportiva-negocio que allí pretende construir, don Abel -el rey de Vigo- aparece en el Parlamento Gallego para poner a caldo la comisión de investigación sobre "O Marisquiño" (el que alumbró este nombre para el festival urbano quedó descansado). 
Dice don Abel Ramón que no tiene por qué comparecer ante una comisión que no tiene competencias para hacerle declarar allí. Pero el va y, después de decir eso, declara. ¿No vaya a ser...? : no, hombre, no; no es por eso, es que le viene de perlas montar su show cara a las elecciones en puertas. No te confundas. Don Abel no da puntada sin hilo, menos aún con la enorme caja de resonancia que su comparecencia iba a tener... ¡iba a quedarse el sin la oportunidad de menospreciar y etiquetar-otra vez- al "anti-vigués" de Feijóo!. Eso sí, señaló a dedo a López Veiga (el Puerto) como responsable de que el paseo se viniese abajo. Y del brazo de su acólito López Font regresó a Vigo, con la "V" formada entre sus dedos y la habitual sonrisa dientes-dientes que tanto estilan algunos mandatarios y que en el caso del también caballerista Regades, a la sazón delegado de la Zona Franca, resulta ser fabulosa, tanto que popularmente le conocen por "el risitas".
Resumiendo : pasó Caballero por Santiago para reírse de la Comisión, hacer ver que a el nadie le tose y regresar a Vigo subido en la moto que ya nadie frenará, ni siquiera las elecciones municipales donde, todo el mundo dice, ganará por goleada. - JUAN de la OLIVA



Copyright © RÍAS BAIXAS TRIBUNA. Designed by OddThemes